Características principales de los espacios bibliotecarios colaborativos

Key Features of Collaborative Library Spaces
by Traci Lesneski. Demco, October 6, 2017

Texto completo

Los usuarios de la biblioteca buscan servicios, recursos y espacios, desde los solitarios hasta los altamente colaborativos, que les ayuden a jugar, crear, estudiar, trabajar y socializar. Las bibliotecas que superen el enfoque único de los espacios de colaboración se encontrarán en una mejor posición para apoyar las múltiples necesidades y oportunidades de aprendizaje de sus usuarios.

Los clientes suelen pedir a los profesionales del diseño que creen espacios de colaboración. Con la tecnología actual, las personas pueden colaborar en cualquier momento, en cualquier lugar y con cualquier persona de todo el mundo. Pero a veces necesitan estar cara a cara, y necesitan espacios que no se limiten a permitir la colaboración. Necesitan espacios que eleven el trabajo en colaboración.

En el caso de las bibliotecas, proporcionar mobiliario que favorezca el trabajo en grupo o añadir una pizarra blanca y un monitor en la pared de una sala de estudio son buenos puntos de partida. Pero el espacio de colaboración exige mucha más reflexión y planificación para tener éxito.

Lo que hay que tener en cuenta

  1. Las muchas razones por las que los usuarios de la biblioteca pueden desear colaborar con alguien.

Las bibliotecas ofrecen espacios en sus comunidades para trabajar, crear, aprender, jugar y socializar. Las necesidades de espacio de colaboración para el juego (como el desarrollo de una plastilina) son muy diferentes a las que se necesitan para la educación (como la reunión con colegas de investigación).

Hay casi tantos tipos de necesidades de espacio como formas de colaborar. Cada tipo de espacio de colaboración puede requerir un tipo de mobiliario y un nivel de privacidad específicos, así como una acústica, una iluminación y una tecnología (o ninguna tecnología) diferentes.

  1. El papel de la biblioteca como socio en la innovación para los sectores público, sin ánimo de lucro y privado del mercado.

Prosperar en la economía de red requiere la capacidad de colaborar, comunicarse, trabajar en grupo, resolver problemas de forma creativa y pensar de forma crítica. Las bibliotecas proporcionan no sólo el espacio, sino también la asistencia en la investigación y los recursos para que una amplia variedad de usuarios prosperen, incluidos los grupos de coworking, las organizaciones no gubernamentales (ONG) y las empresas con y sin ánimo de lucro.

  1. El papel de la biblioteca como socio directo e indirecto en la educación.

Los educadores de todos los niveles están evolucionando sus pedagogías, actualizando las instalaciones de los edificios y adaptando los planes de estudio para responder a la necesidad de dotar a nuestra sociedad de habilidades para la economía del conocimiento. El aprendizaje práctico e interactivo ha despegado en la educación y en las bibliotecas. Todas las bibliotecas, incluidas las públicas, las especiales, las universitarias, las escolares y las corporativas, son socios indispensables en la educación debido a los recursos, servicios, espacios y experiencias que proporcionan.

  1. Cada vez son más las personas que utilizan la biblioteca para estancias largas.

El número de personas que utilizan la biblioteca como oficina, taller o terreno de experimentación ha aumentado exponencialmente. Prepárese para afrontar estancias más largas y múltiples demandas que compiten por sus espacios de colaboración.

5 características de los grandes espacios de colaboración

  1. Adaptabilidad

Por lo general, las bibliotecas no pueden permitirse el lujo de disponer de un espacio personalizado para cada tipo de actividad posible (ni es necesario, ni siquiera prudente). Los presupuestos planos o decrecientes implican aprovechar al máximo cada metro cuadrado. Sin embargo, las bibliotecas se esfuerzan por ser todo para todos los usuarios y evolucionan continuamente a medida que cambian las definiciones personales de la importancia de la biblioteca.

Debido a esta inevitable y continua evolución, los diseñadores han promovido la flexibilidad como una buena práctica de diseño de bibliotecas. Una sala de cuentos por la mañana puede ser una zona de juegos interactivos por la tarde. Una mesa de estudio estática del año pasado puede ser una estación de Wii este año. Sin embargo, lo que suele faltar es la escalabilidad de la flexibilidad, desde la escala de la infraestructura del edificio hasta la escala del mobiliario y todo lo demás.

Los espacios pueden diseñarse de manera que los usuarios puedan cambiar la iluminación, reconfigurar las paredes, añadir tableros de anuncios o marcadores, cambiar la disposición del mobiliario e incluso cambiar el acceso a la electricidad o la temperatura del espacio.

  1. Igualdad de condiciones para el intercambio de conocimientos

Para contribuir en igualdad de condiciones a un debate, cada uno de los participantes debe tener un acceso equitativo al conjunto de conocimientos, así como la capacidad de compartirlos. Cada persona aporta un punto de vista único, experiencia y conocimientos especiales.

Una colaboración eficaz requiere que el intercambio de conocimientos se produzca de forma transparente y accesible para todo el grupo. La naturaleza de lo que colaboramos también está evolucionando. La colaboración implica ahora todos los sentidos, no sólo la vista y el oído.

Los proyectos pueden requerir un lugar no sólo con espacio para los participantes, sino también con la infraestructura y las herramientas necesarias para moverse con fluidez a través de varios medios para ilustrar, compartir, investigar y debatir ideas.

  1. Zonificación

La zonificación de la biblioteca es clave porque, aunque ofrecer espacios de colaboración es una necesidad, son sólo uno de los muchos tipos de espacios de una biblioteca. La variedad y la elección de experiencias son necesarias, pero la atención a la acústica también es vital, ya que muchas personas siguen acudiendo a la biblioteca en busca de tranquilidad y descanso. Los conflictos acústicos pueden evitarse ubicando estratégicamente las zonas de colaboración de la biblioteca.

Zonifica el interior de su biblioteca para separar las actividades activas y ruidosas de las tranquilas. Ten en cuenta la naturaleza humana al planificar la ubicación de los espacios de colaboración. Por ejemplo, muchas personas hablan más alto de lo normal cuando están en una conferencia telefónica, y los espacios de creación suelen generar entusiasmo y un intercambio bullicioso de experiencias e ideas. Elegir materiales de acabado para las zonas de colaboración que refracten o absorban el sonido puede ayudar a amortiguar las zonas más tranquilas.

  1. Espacio en blanco

La multiplicidad de tecnologías, muebles, accesorios y opciones en un espacio puede distraer. Nuestros cerebros están programados para buscar patrones que den sentido a nuestros mundos visuales y pueden fatigarse y abrumarse cuando encuentran demasiadas cosas que procesar. Eliminar algunas de esas distracciones puede ayudar a proporcionar claridad y concentración.

  1. Oportunidad

Algunas de las mejores colaboraciones se producen de forma accidental. Un ejemplo de ello es la conversación de la oficina en la fuente de agua. Además de ofrecer espacios diseñados intencionadamente para la colaboración, también puede fomentar las colaboraciones fortuitas.

Invita a este tipo de encuentros colocando asientos y herramientas en nichos cercanos para realizar pausas improvisadas, y ubica las zonas y espacios de colaboración a lo largo de caminos muy transitados para recordar a los usuarios de la biblioteca la oferta.

Y no olvides aprovechar los espacios exteriores. La naturaleza y el aire fresco estimulan el pensamiento creativo, lo que a menudo hace que la colaboración sea más eficaz.

Los usuarios de la biblioteca buscan servicios, recursos y espacios, desde los solitarios hasta los altamente colaborativos, que les ayuden a jugar, crear, estudiar, trabajar y socializar. Las bibliotecas que superen el enfoque único de los espacios de colaboración se encontrarán en una mejor posición para apoyar las múltiples necesidades y oportunidades de aprendizaje de sus usuarios.