Archivo por meses: enero 2016

Metric Tide: Informe sobre Métricas de Evaluación y Gestión de la Investigación

 

Wilsdon, J., L. Allen, et al. (2015). [e-Book] The Metric Tide Report of the Independent Review of the Role of Metrics in Research Assessment and Management London: HEFCE, 2015.

Texto completo

The Metric Tide Report  es un informe independiente que sostiene que los investigadores tienen la oportunidad de influir en la forma en que se mide la ciencia en la educación superior y la investigación. Y propone un marco para las métricas responsables, dando una serie de recomendaciones dirigidas a los líderes universitarios, a quienes financian la investigación, a editores e investigadores individuales. En conjunto, estos nuevos diseños deben asegurar que los indicadores y de la infraestructura de datos subyacente desarrollen formas que apoyen las diversas cualidades y los impactos de la investigación, un uso más amplio de indicadores cuantitativos, y la emergencia de las métricas alternativas de impacto social, podrían apoyar la transición hacia un sistema de investigación más abierto, responsable y orientado hacia el exterior. Si bien aún se pone demasiado énfasis en los indicadores mal diseñados – tales como los factores de impacto de revistas – que puede tener consecuencias negativas, como se refleja en la Declaración de San Francisco sobre la Evaluación de la Investigación (DORA), que ahora cuenta con más de 570 organizaciones firmantes  y 12.300 investigadores a título individual.

Las métricas de evaluación científica conllevan una reacción de compromiso con una comunidad. El uso de datos y evidencias en la evaluación de la investigación informa sobre las decisiones que universidades y organismos de financiación realizan desde una perspectiva granular para llevar a cabo un análisis en tiempo real de las actividades realizadas por sus investigadores. Los investigadores tienen también la responsabilidad de sacar el máximo provecho de las posibilidades de los datos. Sin embargo el uso contundente de métricas tales como los factores de impacto de revistas o el índice h no responden en toda su extensión a estos objetivos. Algunas de las cualidades de la cultura académica simplemente realizan una sencilla cuantificación, por lo que se evidencia que ahora es más necesario que nunca tener en cuenta los indicadores individuales que pueden atenuar esta perspectiva parcial para hacer justicia a la riqueza y pluralidad de cada investigación. Los criterios de evaluación a menudo están mal diseñados lleganddo a distorsionar el comportamiento de los investigadores y la determinación de las carreras académicas.

El trágico caso de Stefan Grimm, cuyo suicidio en septiembre 2014 llevó a Imperial College a poner en marcha una revisión del uso de métricas de rendimiento, es un recordatorio de que lo que está en juego en estos debates es algo más que el diseño de los sistemas de gestión eficaces. Las métricas detentan un poder real, por eso deben ser constitutivas de valores, identidades y medios de vida.

Las métricas deben apoyar, no reemplazar, la opinión de expertos, a pesar de que la revisión por pares, con sus defectos y limitaciones, sigue contando con un amplio apoyo. Todos sabemos que la revisión por pares no es perfecta, y que seguirá siendo la base principal para la evaluación de los trabajos de investigación, propuestas y ejercicios de evaluación; aunque al mismo tiempo se debería seleccionar cuidadosamente y aplicar indicadores cuantitativos que puedan ser un complemento útil a otras formas de evaluación y toma de decisiones. Un sistema de investigación madura necesita una geometría variable de la opinión de expertos, tanto a nivel cuantitativo como contar con la aplicación de indicadores cualitativos. La calidad académica es altamente específica en relación al contexto, y es razonable pensar en términos de cualidades de investigación, en lugar de luchar por una sola definición o medida de la calidad.

 

Los autores estadounidenses piden el 50% de las ganancias de las ventas de sus e-books

 

The Authors Guild Fair Contract Initiative: A Fresh Look at the “Standard” Contract

Texto comopleto

El Gremio de Autores de Estados Unidos está exigiendo que los editores comiencen a pagar a los autores el 50% de los ingresos que genera un libro electrónico en lugar de 25% que perciben en la actualidad. Por lo que están tratando de conseguir un acuerdo más justo con los grandes editores  y agentes en virtud de la “iniciativa de contrato justo”.

 

 

Según los autores los tiempos han cambiado en el mundo de la edición, pero los contratos que firman sobre un libro no han seguido estas pautas, normalmente estos están llenos de una gran cantidad de términos y condiciones adicionales, además de estar redactados en un lenguaje que sería reconocible para autores del siglo pasado.

Con la llegada del libro electrónico, la impresión bajo demanda, importantes reducciones de precios, y las librerías en línea la situación es completamente distinta a la que se daba con el formato analógico. Contrariamente a ello los editores han añadido nuevas cláusulas que en muchos casos extralimitan las condiciones que existían en el formato impreso con el objetivo final de evitar cualquier pérdida potencial para sus negocios, transfiriendo todo el riesgo en el autor. Incluso en muchas ocasiones cuando el autor pide explicaciones y se cuestiona los términos hostiles de los contratos se le dice que las cláusulas “no son negociables ” Por ello el gremio de autores estadounidenses (The Authors Guild) quiere que los  editores dividan sus derechos con los autores y que se les pague el 50 por ciento de las ganancias de los libros electrónicos que venden. Para ello se han organizado en torno a una iniciativa denominada “Fair Contract Initiative” (Iniciativa de Contrato Justo).

El Gremio ha afirmado que los contratos estándar de hoy en día no son justos ya que sólo perciben el 25 por ciento de los ingresos netos del editor, aunque los autores más vendidos si han logrado obtener una división de los beneficios en torno al 50%, de los obtenidos mediante la venta de libros electrónicos, se les pide que firmen acuerdos de confidencialidad para mantener estos términos en secreto. En otros casos algunos autores han llegado a obtener el 50% de regalías, pero sólo después de que hayan vendido un mínimo de 10.000 copias.

Según las últimas cifras de la Asociación de Editores de Estados Unidos, Los libros electrónicos representaron el 23% en 2012, incrementándose esta cifra al 27% de todas las ventas comerciales de 2014. En cuanto a beneficios, los libros electrónicos generaron ingresos de 1.3 mil millones de dólares en 2013, un incremento del 3,8%  respecto a 2012. El gremio ha declarado que los editores no han seguido el ritmo de los tiempos y quieren que los autores obtengan una parte mayor de los beneficios. Ya que consideran que un trato justo para los autores es una parte esencial de la fuerza y la diversidad de la cultura que representan, instando a los editores a eliminar los acuerdos unilaterales y políticas que son evidentemente injustas para los autores.

Informe MOOC y criterios de calidad.

 

Informe MOOC y criterios de calidad. [e-Book] Madrid, CRUE, 2015.

Texto completo

Informe (versión 1.0) presentada en las Jornadas  “360º TIC: una visión completa de las TIC en el sistema universitario español para una evolución necesaria”, organizadas por la Sectorial CRUE-TIC en  Toledo, Abril, 2015. Informe MOOC y criterios de calidad: Coordinador: Miguel Gea. Informe realizado por el subgrupo de trabajo Tendencias en recursos educativos y de Criterios de Calidad en nuevos entornos de aprendizaje,dentro del Grupo de Trabajo de la Sectorial CRUE-TIC “Formación Online y Presencia en Internet” en colaboración con la sectorial CASUE.

 

Downtown Book Boxes: cajas de libros de préstamo libre

 18367912-standard
 

 

 

Downtown Book Boxes es una manera maravillosa de ofrecer interacciones cotidianas entre las artes visuales al tiempo que ayuda a difundir el amor por la lectura. En el fondo se trata de conectar al público con materiales de lectura gratis y recursos para convertirse en un proyecto que explota otra manera de llevar la biblioteca a las comunidades que sirve, sobre todo acercar la biblioteca a aquellos que habitualmente no la utilizan

Hace unos meses nos hacíamos eco de las pequeñas bibliotecas libres, una iniciativa individual para poner a disposición de sus convecinos libros y lectura de forma gratuita. Una propuesta vecinal de alfabetización y amor por la lectura mediante la construcción de pequeñas bibliotecas ciudadanas para el intercambio de libros gratis en todo el mundo.Una nueva forma de estas pequeñas bibliotecas libres es esta otra iniciativa llevada a cabo en el estado de Alabama denominada Downtown Book Boxes.

Downtown Book Boxes, o cajas de libros de préstamo libre, se trata de cajas hechas de bastidores de prensa de las que se utilizan en Estados Unidos para la adquisición de periódicos en la calle, llenas de libros y colocadas en la calle. Esta iniciativa se ha llevado a cabo en Huntsville (Alabama) en la que además han participado artistas  locales para diseñar y decorar estas cajas con colores pintorescos como las que vemos en la foto. Seis artistas del Norte de Alabama fueron elegidos para convertir las cajas de libros en obras de arte: Willette Battle, Susie Garrett, Chandler Hayes, Amanda Massey, Gina Percifull y Logan Tanner. Se trata de unaa combinación de arte y aprendizaje a través de bastidores del periódico local Huntsville Times reutilizados.

18367922-large

La iniciativa y la primera donación de libros se hizo a cargo de la Asociación de Amigos de la Biblioteca Pública del Condado de Huntsville-Madison, y se anima a los miembros del público a pedir prestado un libro y devolverlo, o poner a disposición de sus vecinos otro libro en canje. Se trata de la versión de las pequeñas bibliotecas libres llevada a cabo por la biblioteca y la asociación.

Comunicación Científica y Derechos de Propiedad Intelectual

 

Srinivasa Rao  and M. Al (eds.). [e-Book]  Scholarly Communication and Intellectual Property Rights, BS Publication, Hyderabad, 2014.

Texto completo

Este libro trata sobre los Derechos de Propiedad Intelectual y el impacto de la comunicación académica, derechos de autor y plagio, etc.

¿Cuáles son las herramientas 2.0 más usadas por los investigadores?

 

17852155895_a4739a0ebf_o

Ver estudio original

Hace unos meses anunciamos en Universo Abierto que la Universidad de Utrecht estaba haciendo una encuesta sobre las herramientas más populares utilizadas por los investigadores de todo el mundo “Most popular tools for single research activities“ ya disponemos de resultados preliminares al respecto. Estas cifras representan los primeros 1.000 respuestas. En conjunto, los 1.000 encuestados mencionan más de 1000 herramientas diferentes algunas no incluidas en la encuesta preliminar. Estos datos son de gran utilidad para conocer que herramientas están utilizando los investigadores, cuales son las herramientas emergentes que tienen una mayor proyección de futuro, y de esta manera los responsables en bibliotecas universitarias orientar la formación que impartimos a nuestros investigadores hacia estos recursos. Es importante poner de relieve que quienes han contestado a la encuesta son investigadores que utilizan estos recursos.

¿Qué herramientas o sitios web utilizas para buscar información científica?

A la pregunta de que sitios web utilizan para buscar literatura profesional ponen de manifiesto que la herramientas más utilizada son Google Schoolar en un 92% de los casos, seguido de Web of Science en un 47%, PubMed un 45%, Scoupus un 29%, Mendeley un 22% y WorldCat en en 20%. (Ver tabla).

¿Qué herramientas o web utilizas para acceder a la literatura científica?

A la pregunta de que herramienta utilizan para acceder a la literatura profesional. En el 93% de los casos utilizan un acceso a recursos institucionales como bases de datos a texto completo, catálogos, paquetes de revistas, etc. La mitad de los encuestados utiliza redes sociales científicas como ResearchGate (46%) El botón de acceso abierto (39%), envían un correo al autor para pedirle el artículo en un 30% de los casos, otros recursos un 23%, plataformas de pago por uso (7%)

¿Qué sitios utilizas para disponer de alertas y recomendaciones?

La mayoría utilizan Google Schoolar en un 68% de los casos, ResearchGate (39%), otros (35%)JournalTOCs (21%), Mendeley (16%), Browzine (5%) F1000 (4%)

¿Qué herramientas utilizas para leer o anotar?

El formato predominante en comunicación científica sigue siendo PDF, por ello los investigadores utilizan Acrobe Reader en un 85% de los casos, seguido de formatos HTML en un 47%, Mendeleydispone de una herramienta de lectura y anotación asociada e integrada al gestor de referencias que utilizan ya un 26% de los investigadores de la muestra. ReadCube es otra herramienta de gestión de referencias que también permite anotar documentos de manera integrada y que es utilizada por el 9%.

¿Qué herramientas utilizas para analizar datos?

Cuando se trata de analizar datos la herramienta preferida de los investigadores con un 77% de las respuestas de la muestra es Excel, un 34% utiliza otras herramientas no contempladas en la encuesta, R lo utiliza un 34%, SPSS un 24%, Matlab un 18%.

¿Qué herramientas utilizas para escribir?

Respecto herramientas que utilizan para escribir documentos científicos predomina Word, la herramienta clásica de Microsoft (86%), seguido de Google Drive/Docs (55%), LaTex un 25% y otros un 14%

¿Qué herramientas o webs de gestión de referencias utilizas?

En cuanto a los programas de gestión de referencias bibliográficas para documentarse, citas y mantener su bibliografía personal la herramienta más utilizada es Medeley en el 41% de los casos, seguido de EndNote la herramienta clásica de Thompson Reuters que aún utilizan el 41% de los investigadores, seguida de Zotero utilizada por un 31% de los investigadores, y RefWorks en un 17%.

.

¿Que sitios utilizas para archivar o difundir tus publicaciones?

La mayoría de los investigadores recurren al repositorio de su propia institución para depositar y dar visibilidad a sus trabajos de investigación en un 53% de las respuestas. Otro sitio popular para depositar los trabajos de investigación es ResearchGate (50%) en el que difunden sus investigaciones prácticamente la mitad de los autores. De los repositorios temáticos los más populares y utilizados son PubMed y ArXix con un 18 y un 19% respectivamente. En el ámbito de las Ciencias Sociales SSRN (5%)

¿Cuáles herramientas utilizas para decidir a que revista envías un manuscrito para su futura publicación?

Esta pregunta es muy interesante, a que recursos acuden los investigadores para decidir donde publicar. Journal Citation Report de Thompson es aún el recurso al que se dirigen la mayoría de los investigadores cuando desean decidir a que revista envían el artículo en un 45% de los casos, aunque llama la atención que el 34% de los investigadores también utilizan DOAJ, el directorio de revistas en Acceso Abierto para tomar esta decisión, ello quiere decir que consideran este recursos en abierto como importante para la visibilidad e impacto futuro de sus trabajos. Igualmente sucede con SHERPA/Romeo un recursos sobre la gestión de derechos de comunicación pública de una obra, es decir que el acceso abierto es un tema importante para los investigadores cunado toman la decisión de elegir una revista en la que publicar, ya que se preocupan de que el sitio en el que publican les facilite depositar en un recurso OA.

¿Que sitios o herramientas utilizas para publicar?

Aunque los autores tienen en cuenta el acceso abierto, aún siguen prefiriendo publicar en las revistas clásicas en un 83% de los casos , si bien la publicación en revistas OA ruta dorada ya supone el 49% de los sitios preferidos por los autores para publicar.

¿Qué herramienta utilizas para difundir presentaciones?

SlideShare es la herramienta preferida para difundir presentaciones para el 61% de los investigadores, otras herramientas un 33%, FigShare el repositorio de datos de ciencia abierta crece deprisa con un 25% y Vimeo un sitio para difundir vídeos de calidad un 12%

.

¿Qué redes o herramientas 2.0 no académicas utilizas para difundir la investigación?

Twitter (82%), WordPress (35%), Otras (24%) Wikipedia (22%) son las herramientas genéricas no académicas para difundir una investigación.

¿Qué perfiles de herramientas académicas utilizas?

El 70% de los investigadores dispone de perfiles en Google Schoolar, un 62% dispone de perfil enResearchGate, un 49% en ORCID, y un 36% en Academia.edu

.

¿Qué sitios utilizas para medir el impacto?

La mitad de los investigadores utilizan Web of Science para medir el impacto de su investigación,Journal Citation Report de Thompson es utilizado por el 45%, y Almetric.com (44%) se configura como la tercera herramienta utilizada para este fin, incluso por delante de Scopus, y otros recursos altmétricos como ImpactStory o Plos article level metrics.

Finalmente también se ha avanzado un estudio sobre las herramientas combinadas correspondientes a estas respuestas , First 1000 responses – tool combinations con el objetivo de saber qué herramientas se utilizan juntos. Haciendo clic en la imagen puedes ver el mapa interactivo.

.

Estudio comparado de las tasas e impuestos sobre los libros impresos y electrónicos en el mundo

 
 

VAT/GST on Books & E-books : an IPA/FEP Global Special Report[e-Book] The International Publishers Association (IPA), Federation of European Publishers (FEP), Julio 2015

Texto completo

 

La Unión Internacional de Editores (IPA) y la Federación de Editores Europeos (FEP) han publicado un informe que detalla los tipos de impuestos (IVA) con que se cargan los libros impresos y digitales de todo el mundo, que pone de relieve los amplios contrastes entre ambos formatos, así como las diferencias existentes entre diferentes países y regiones.

Entre las principales conclusiones cabe destacar:

– La tasa media de IVA / GST que se aplica a los libros impresos es del 5.75%.

– La tasa media de IVA / GST que se aplica a los libros electrónicos es del 12,25%.

– Dinamarca aplica el tipo de IVA más alto del mundo para los libros impresos (25%).

– Hungría aplica el tipo de IVA más alto para libros electrónicos (27%)

 

A nivel mundial, sólo el 22% de los países aplican el tipo de IVA ordinario a los libros impresos, mientras que en el caso de los libros digitales el 69% de los países aplican un IVA ordinario.

En 37 países aplican el mismo tipo de IVA para el formato impreso y los libros electrónicos. Y en 35 países se aplica una tasa mayor de IVA a los libros electrónicos.

La tasa media de IVA / GST que se aplica a los libros impresos es de 5.75%. La tasa media de IVA / GST aplicado al los ebooks es del 12,25%. Chile es el único país de América Latina que no aplica tasa cero de IVA a los libros impresos. Israel es el único país de Oriente Medio que aplica una tasa normal a los libros impresos. Las tarifas estándar de IVA en Asia (8,6%) son significativamente más bajas que en Europa (21%). La mayoría de los países africanos encuestados (8 de 13) tienen tasa cero de IVA en los libros impresos. Dinamarca aplica el tipo de IVA más alto en los libros impresos (25%). Hungría aplica el tipo de IVA más alto en libros electrónicos (27%).

En el informe también se incluye un llamamiento a los responsables políticos encargados de establecer estos impuestos para que los países consideren establecer un IVA de tasa cero en libros y libros electrónicos.

 

Humanidades digitales: mejores prácticas en Francia

 
 

Hazoumé, J.-J., O. Le Deuff, et al. [e-Book]  THATCamp Saint-Malo 2013 : Non actes de la non conférence. Paris, Éditions de la Maison des sciences de l’homme, 2014.

Texto completo

PDF encuentro 2014
ePub encuentro 2014
PDF  encuentro 2012
ePub encuentro 2012

 

 

Impulsado por el Centro para la Historia y Nuevos Medios de la Universidad George Mason en Washington, los creadores de Zotero y Omeka, el THATCamps son reuniones informales entre expertos en Humanidades Digitales que les permiten compartir experiencias y buenas prácticas en este campo de la investigación en expansión. Más de ochenta personas de toda Francia y de todas las disciplinas de las humanidades y las ciencias sociales participaron en el evento. Esta reunión tuvo lugar casi tres años después de la primera de su tipo en Francia, en la que se dio a conocer el Manifiesto de las Humanidades Digitales. Este libro es el registro de los intercambios que tuvieron lugar durante  las conferencias.

 

El papel de la biblioteca universitaria y sus consecuencias futuras

 
 
Rick Anderson. A quiet culture war in research libraries – and what it means for librarians, researchers and publishers.  Insights: the UKSG journal (2048-7754) Published on 07 Jul 2015
Texto completo
Una de las tensiones centrales que se plantea la Biblioteconomía moderna es cómo asignar los recursos limitados para cumplir con los propósitos de hacer del mundo un lugar mejor y a la vez servir a nuestras comunidades locales, proporcionándoles los servicios y colecciones que necesitan para apoyar la enseñanza, el aprendizaje y la investigación de nuestra institución.
.
.

Antes de la llegada de Internet las bibliotecas no tenían más remedio que ocuparse de las necesidades locales e inmediatas. Con la llegada de la era digital el mundo de la información académica cambió radicalmente asumiendo la obligación de tener que ocuparse de nuevas cuestiones más allá de la esfera de los objetos físicos, lo que conlleva un cambio de perspectiva que afecta a los objetivos principales que debe cumplir la biblioteca de investigación.

De este modo se ha creado una brecha cada vez mayor entre los que creen que el objetivo fundamental de la biblioteca universitaria y de investigación es apoyar y promover los objetivos de la institución de acogida y los que creen que el papel más importante de la biblioteca es el de ser un agente colaborativo del progreso y apoyo a la comunicación académica. Aunque estas dos áreas de la actividad no son mutuamente excluyentes, están en mutua competencia debido a los escasos recursos; y las decisiones que se tomen en priorizar uno u otro punto de vista, lo que tendrá importantes consecuencias, tanto a nivel micro (para los usuarios y las instituciones atendidas por cada biblioteca) y a nivel macro (que afectaría a los miembros de la comunidad académica más amplia). La tensión entre estas dos visiones del mundo está creando fricción dentro de los profesionales y la ciencia de la información: ya que los presupuestos son cada vez más ajustados y obligan a elegir o priorizar uno u otro modelos. Este conflicto y el apoyo a una u otra tendencia tendrá consecuencias a lo largo de los próximos años tanto entre los usuarios de las bibliotecas que acceden a los contenidos de investigación como para los editores y otros proveedores para quien las bibliotecas son una o quizás la más importante base de clientes.

La guerra cultural que actualmente se está librando en las bibliotecas de investigación se debate entre dos escuelas generales de pensamiento: la primera considera que la misión más importante y fundamental de la biblioteca de investigación es servir las necesidades académicas de los estudiantes, eruditos e investigadores de su institución; la segunda considera que existe una misión más importante y fundamental, que es considerar la biblioteca de investigación como un agente global de cambio en el mundo para la mejora de la comunicación científica. Dos objetivos a priori y teóricamente no excluyentes, aunque en la práctica, sin embargo, el conflicto entre ambos es inevitable, porque los programas y proyectos que representan una u otra tendencia entran en competencia debido a que los recursos para el desarrollo de uno u otro modelo son estrictamente limitados. Por lo que la biblioteca de investigación se enfrenta a tener que tomar una decisión sobre cual es nuestro objetivo principal, optar por una estrategia predominantemente local o una global, en ello radica el conflicto. Desde 1995 nuestra función ha sido -cada vez más- garantizar a nuestros clientes el derecho colectivo a acceder y utilizar los documentos digitales alojados en la institución En este contexto, con muchas más opciones de acceso disponibles, es más fácil (y más fructífero) cuestionarse asuntos como el relativo a la justicia y equidad de acceso a la información y a sus productos.

En el cambio de lo institucional que consideran más apto optar por un modelo global, el acceso a un libro impreso o a un número de la revista no es escalable; ya que no permite el acceso más de que a una o dos personas que pueden utilizar cualquier documento físico en un momento dado. El acceso a un libro electrónico o a una revista digital, sin embargo, es en términos funcionales casi infinitamente escalable. Por esta razón, las bibliotecas recientemente se han visto capaces, por primera vez en su historia, de pensar en términos de proporcionar acceso a distritos electorales más allá de las fronteras de su instituciones de acogida. Un hecho que nos predispone a discusiones complejas sobre el adecuado uso de los recursos institucionales locales.

Cuando la información sólo se ceñía a objetos físicos, la mayoría de los problemas que tuvimos para hacer frente a la hora de adquirir esos objetos eran relativamente simples en comparación con los temas que tratamos en un entorno de información que se caracteriza por el acceso autorizado a recursos y contenidos alojados externamente en un contexto de sistemas de gestión de derechos a cambio de pagar peajes de acceso. Todos los cambios mencionados anteriormente han hecho posible la aparición de un sistema de acceso a través de un complejo de sistemas, modelos y plataformas que hacen posible tanto el acceso como la reutilización ilimitada de información académica que está disponible gratuitamente para todos los que tienen acceso a la red digital. Estas barreras tienen en cuenta cuatro aspectos: acceso, costes, derechos y financiación.

Responsabilidades locales vs. responsabilidades globales.

La solución pasaría por cuestionarse la siguiente pregunta ¿cómo debe cada una de nuestras bibliotecas equilibrar su responsabilidad con las necesidades de su institución de acogida y compaginar este aspecto con su responsabilidad de contribuir al cambio y mejora de la comunicación a nivel global?

En alguna manera tenemos que decidir y elegir entre ambos puntos de vista que aunque compatibles, la limitación de recursos hace necesario dar prioridad a uno u otro modelo

Hay un argumento reiterativo entre los profesionales que afirma que cada vez que una biblioteca contrata una licencia con una poderosa editorial contribuye a la perpetuación de un sistema insostenible y ampliamente perjudicial, que consume  grandes porciones de los presupuestos de las bibliotecas, y que apoya la publicación de baja calidad con revistas de baja demanda. Por otro lado, también puede ser cierto que para una biblioteca concreta, a pesar de todos sus múltiples aspectos negativos es la forma más rentable de proporcionar a sus usuarios fácil acceso al contenido que necesitan para hacer su trabajo.

Por otra parte cada vez hay más repositorios y revistas OA que dependen para su financiación, en su totalidad o en parte, de la pertenencia a la biblioteca. Muy a menudo estos esquemas proporcionan poco o ningún beneficio directo, local y más concretamente a la biblioteca o a sus usuarios; en cambio, ofrecen un mecanismo por el cual la biblioteca puede apoyar activamente el acceso más amplio y más abierto a los productos de la investigación para el público en general. Las bibliotecas en este sentido están contribuyendo a un propósito global, pero para ello utilizan fondos locales que están lejos cubrir la satisfacción de las necesidades inmediatas y locales.

Muchas bibliotecas están experimentando con dejar de lado los fondos para financiar las APC (gastos de procesamiento de artículo) en favor de los académicos locales y científicos que desean publicar en lugares OA Gold que imponen cargos por parte del autor. Este enfoque supone una reorientación de fondos muy similar a la representada por el pago de la membresía en un programa OA. El dinero que se podría haber utilizado para tener una gran cantidad de artículos disponibles para la comunidad local de acceso limitado, en este caso se utiliza para poner una porción de artículos a disposición del público en general, es decir trabajar para crear un ecosistema de comunicaciones académicas más justo y equitativo.

Como bien dice Rick Anderson tenemos que elegir entre seguir siendo soldados al cuidado de nuestras comunidades o ser revolucionarios que tratan de cambiar el sistema.  la solución propuesta por Anderson es intentar jugar a ambas posiciones y no caer en uno de los dos lados de la cuestión. Reconociendo que es poco probable que cualquier persona o institución se decante completamente de un lado o del otro, y que una mezcla de ambas funciones sería lo natural y deseable.

 

“Nos encanta la Biblioteca, pero vivimos en la Web” cómo los usuarios de bibliotecas universitarias ven los recursos y servicios en línea

 

new-yorks-design-projects-for-libraries-of-the-future-_l-0

 

Harrop, H. ; Kay, D. ; Stephens, O ; Schmoller, S. “We Love The LibraryY,But We Live on The Web.”: Findings around how academic library users view online resources and services.Colin Carter of Innovative Interfaces, Sero Consulting 2015

Texto completo

 

Encuesta realizada a más de 4.000 usuarios de siete grandes bibliotecas universitarias en el Reino Unido publicado con el sugerente título “We Love the Library, but We Live on the Web” – Findings around how academic library users view online resources and services (2015) que informa sobre cómo los usuarios interactúan con los servicios relacionados con las bibliotecas y cuáles son los principales retos a cumplir por parte de las bibliotecas en función de las expectativas de los usuarios. El informe incluye los resultados de los hallazgos de la encuesta llevada a cabo en las universidades: Universidad de Glasgow; Universidad de Hull; Universidad de Keele; London South Bank University; Queen Margaret University, Edinburgh; Queen’s University, Belfast; y Wellcome Library. La encuesta y el informe fueron gestionados por Sero Consulting (www.serohe.co.uk).

Los resultados sugieren que las bibliotecas pueden satisfacer más y mejor las necesidades de sus usuarios mediante la inclusión de todo tipo de recursos de la biblioteca – incluyendo recursos multimedia -a través de una sola fuente de descubrimiento que sea eficaz; además de proporcionar flujos de trabajo más directos orientados a la investigación electrónica; la habilitación de funciones sociales; y capacitar a los usuarios en el uso de aplicaciones. En conclusión, las bibliotecas deben aprovechar la oportunidad de atraer a los usuarios a través de un entorno más amplio como es el espacio web.

El comportamiento del usuario y el ecosistema de la tecnología están cambiando rápidamente, por lo que la comunidad bibliotecaria tiene que” tomar el pulso “de su base de usuarios con el fin de mantener un alto nivel de servicio. Se trata de una encuesta independiente que ayudará a las bibliotecas ofrecer la mejor experiencia posible a sus usuarios en la Web.