Luchando contra las noticias falsas: lecciones de la Guerra de la Información

 

wooden-puppet-disinformation-forum

Helen Lee. Bouygues. Fighting Fake News: Lessons From The Information Wars, The Reboot Foundation, november 2019

Texto completo

 

Las noticias falsas son un problema que amenaza las raíces mismas de la democracia moderna. Sin embargo, no hay una solución fácil o simple. Hay demasiados incentivos para difundir información falsa. Las naciones a menudo promueven noticias falsas como parte de campañas de desinformación para promover agendas políticas. Los especuladores generan noticias falsas y las distribuyen ampliamente para obtener ingresos publicitarios. El diseño de plataformas de medios sociales en línea permite – y a menudo estimula – la distribución generalizada de noticias falsas. El resultado es una cantidad significativa de desinformación que atraviesa el panorama de los medios de comunicación en todo el mundo.

 

Este informe pretende responder a estas preguntas, y se basa en revisiones de la literatura, entrevistas con expertos, evaluaciones de los sitios web del estado, y nuestra propia investigación independiente realizada con miles de personas a través de una plataforma en línea.

La investigación sobre el impacto de las noticias falsas es escasa. Aunque la investigación sobre la propaganda se remonta a décadas atrás, las noticias falsas modernas suelen difundirse a través de las redes sociales en línea y se presentan más claramente bajo la apariencia de “noticias”, lo que las diferencia de la propaganda estatal.

Es más, las nuevas tecnologías pueden empeorar el problema con frecuencia. Por ejemplo, los bots se extienden cada vez más por las redes sociales, amplificando a menudo los mensajes de noticias falsas. Un estudio estima que entre el 9 y el 15 por ciento de los usuarios de Twitter son bots y, al menos algunas investigaciones sugieren que juegan un papel clave en la amplificación de las noticias falsas.

Las noticias falsas tienen otros costos: los principales medios de comunicación y los sitios de verificación de hechos tienen que dedicar tiempo a desacreditar la última mentira viral. Los académicos también sospechan que los informes contradictorios entre los medios de comunicación falsos y los medios de comunicación reales pueden llevar al escepticismo o a la desconexión de todos los medios de comunicación, tanto falsos como legítimos.

La proliferación de noticias falsas también llega en un momento en que la confianza en las fuentes de noticias legítimas ha alcanzado niveles históricamente bajos Sólo el 32 por ciento de los estadounidenses dicen que confían “mucho” o “bastante” en los medios de comunicación para informar sobre las noticias “de manera completa, justa y precisa”, lo que constituye el nivel más bajo jamás documentado.

Otro temor es que la combinación de noticias falsas y redes sociales en línea, al menos tal como funcionan actualmente, produzca altos niveles de extremismo. Dado que las redes sociales quieren llamar la atención de los usuarios, suelen sugerir material que a los usuarios les puede gustar, basándose en lo que ya han visto. Las demostraciones con YouTube consideran que el mero hecho de seguir los vídeos sugeridos conduce rápidamente a contenidos cada vez más extremos.

Dada esta dinámica, las noticias falsas plantean claros riesgos para la democracia. Los gobiernos democráticos dependen de que los votantes estén bien informados, sin embargo, las elecciones en todo el mundo se han visto sacudidas por las campañas de desinformación. Muchos países occidentales han acusado a Rusia, por ejemplo, de utilizar noticias falsas para perturbar las elecciones, y los actores políticos han utilizado noticias falsas para promover sus agendas en varios países, incluyendo Myanmar, Filipinas e Indonesia.

La información falsa y la manipulación de los medios de comunicación siempre estarán con nosotros. Pero los cambios en la tecnología -y en el consumo de los medios de comunicación- han hecho más difícil que los ciudadanos detecten información débil y han hecho que la influencia de las noticias falsas sea más nociva y generalizada.

Esta investigación revela que más de un tercio de los estudiantes de secundaria en Estados Unidos dicen que “rara vez” o “nunca” aprenden a juzgar la fiabilidad de las fuentes. La buena noticia es que el interés por los programas de alfabetización mediática está creciendo. Varias organizaciones están presionando a favor de los programas de alfabetización mediática y también proporcionan planes de estudio, herramientas y otros recursos a las escuelas.

Por qué las herramientas de descubrimiento y la alfabetización informacional no son suficientes: volver a conectar con fuentes de referencia

 

10-reference-desk

 

Magi, Trina J. Why discovery tools and information literacy are not enough: Reconnecting with reference sources, C&RL News, vol. 80, n.10 (2019)

Texto completo

 

Tal como afirma la autora “Una estudiante me dijo una vez: “Eres como un asistente de información” después de que coloqué una fuente de referencia correcta en sus manos. En verdad, no había hecho nada extraordinario. Solo hice lo que miles de bibliotecarios de referencia han sido entrenados para hacer durante décadas.”

Cuando los estudiantes se acercan al mostrador de referencia o llegan a consultas de investigación individuales diciendo: “He estado buscando durante horas y no puedo encontrar lo que necesito”, hay algo casi mágico en responder con una fuente de referencia que hace el truco. Sin embargo, lo que parece magia es en realidad la habilidad experta de la Biblioteconomía de referencia. Nuestra capacidad para ahorrar tiempo a los usuarios y aliviar su frustración proviene de conocer fuentes especiales de información, hacer una buena entrevista de referencia y relacionar las fuentes con las preguntas. También viene de saber que a veces es mejor y más rápido consultar una fuente de referencia directamente en lugar de hacer una búsqueda por palabra clave de artículos o libros. ¿La disponibilidad de cientos de bases de datos y la adopción de herramientas de descubrimiento nos han hecho olvidar esto?

 

Kit de herramientas para elaborar Recursos Educativos Abiertos (REA)

2019-11-09_12-12-55

Descargar

La Asociación estadounidense de Bibliotecarios Escolares (AASL) ha lanzado un nuevo conjunto de herramientas para ayudar a los bibliotecarios escolares en los esfuerzos para crear y seleccionar recursos educativos abiertos (REA) que ampliarán su papel como líderes dentro de sus escuelas. El kit de herramientas REA está disponible gratuitamente.

El uso del kit de herramientas ayudará a los usuarios a comprender cómo los bibliotecarios escolares pueden interactuar y colaborar con los educadores, administradores y otras partes interesadas para lograr los objetivos de implementación de REA de su comunidad.

 

La Biblioteca Nacional de los Países Bajos está experimentando con inteligencia artificial para describir automáticamente las publicaciones

whitepaper_omslag_engels

“Exploration Possibilities: Automated Generation Of Metadata” National Library of the Netherlands, 2019.

Texto completo

 

En los últimos meses, un equipo de empleados de la Biblioteca Nacional de los Países Bajos (KB), junto con investigadores de diferentes universidades, ha explorado las posibilidades de describir automáticamente las publicaciones. Los resultados provisionales de esa exploración ahora están disponibles en un documento técnico.

Mientras los bibliotecarios han estado describiendo libros manualmente durante décadas, varias bibliotecas ahora están experimentando con métodos para crear metadatos automáticamente.

Gracias al creciente volumen de publicaciones en formato electrónico y al aumento de las aplicaciones de inteligencia artificial (IA) como el aprendizaje automático, se da una posibilidad cada vez mayor para que los ordenadores interpreten textos electrónicos y ayuden a los bibliotecarios al describir publicaciones.

Durante el webinar de LIBER, Martijn Kleppe, jefe de investigación de la  Biblioteca Nacional de los Países Bajos (KB) enfatizó las lecciones aprendidas y aconsejó a los colegas que estaban considerando experimentar con técnicas de IA para describir automáticamente las publicaciones.

En el libro blanco ‘Explorando posibilidades de generación automatizada de metadatos’, los autores presentan los resultados de sus primeras exploraciones.

 

El MIT anuncia un marco para guiar las negociaciones con los editores académicos hacia una ciencia más abierta e inclusiva

 

istock-955988522

MIT FRAMEWORK FOR PUBLISHER CONTRACTS

Ver

Unirse al MIT Framework for Publisher Contracts

El MIT reconoce que el valor de la investigación publicada se origina en el trabajo llevado a cabo por autores, revisores y editores, y el apoyo de las instituciones que financian la investigación. Además, los beneficios para la sociedad son mayores cuando esta investigación está libre e inmediatamente disponible para que todo el mundo pueda acceder a ella, leerla y usarla; sin restricciones y para cualquier propósito legal. The MIT Framework for Publisher Contracts guiará la contratación con los editores según sus propias pautas para compartir sus investigaciones y ayudar a garantizar que las comunidades académicas mantengan el control de la comunicación académica.

 

Las Bibliotecas del MIT, junto con el MIT Committee on the Library System y Ad Hoc Task Force on Open Access to MIT’s Research, anunciaron que han desarrollado un marco basado en principios para guiar las negociaciones con los editores científicos. El marco surge directamente de los principios básicos de la ciencia abierta y la investigación abierta articulados en las recomendaciones del Grupo de Trabajo sobre Acceso Abierto a la Investigación del MIT.

El marco afirma el principio general de que el control de la investigación y su difusión debe quedar en manos de los académicos y sus instituciones. Su objetivo es garantizar que los resultados de la investigación científica estén disponibles de forma abierta y equitativa para un público lo más amplio posible, a la vez que se proporcionan servicios valiosos a la comunidad del MIT.

“El valor del contenido académico proviene principalmente de los investigadores, autores y revisores, es decir, de las personas que crean, revisan y mejoran el conocimiento”, dice Roger Levy, profesor asociado de ciencias cognitivas y presidente del Comité del Sistema Bibliotecario. “Creemos que los autores deberían tener más derechos sobre sus propias producciones intelectuales.”

En el modelo propuesto por el MIT, las instituciones y los académicos mantienen los derechos de compartir su trabajo abiertamente a través de repositorios institucionales, y se paga a los editores por los servicios que valoran los autores y los lectores, como la gestión de la curaduría y la revisión por pares.

El “MIT Framework for Publisher Contracts” nos proporciona un punto de partida para imaginar revistas como un servicio”, dice Chris Bourg, director de las Bibliotecas del MIT. Para ello, las bibliotecas del MIT buscan ofrecer servicios que mejoren el uso, la reutilización, el análisis, el descubrimiento, la conservación y la preservación de esos productos. En un panorama de comunicaciones académicas en rápida evolución, tales servicios pueden ser ofrecidos por plataformas y recursos comerciales, sin fines de lucro o propiedad de la comunidad.  En este marco las biblioteca del MIT guiarán las negociaciones con los editores, en apoyo de los siguientes objetivos

  • Términos alineados con la misión, los principios y las políticas del MIT, tal como se describen en las recomendaciones de 2019 del grupo de trabajo del Instituto sobre acceso abierto a la investigación del MIT.
  •  Términos que representan un precio justo y sostenible para los servicios de valor añadido prestados por los editores.
  • Términos que preservan y protegen el control de los estudiosos y las comunidades académicas sobre su propia producción intelectual.

Los principios básicos de un marco MIT para los contratos de los editores son:

  • No se exigirá a ningún autor que renuncie a ninguna política de acceso abierto de una institución o financiador para publicar en cualquiera de las revistas de la editorial.
  • No se exigirá a ningún autor que renuncie a los derechos de autor, sino que se le proporcionarán opciones que permitan la publicación, al tiempo que se le otorgan a los autores extensos derechos de reutilización.
  • Los editores depositarán directamente los artículos académicos en los repositorios institucionales inmediatamente después de su publicación o proporcionarán herramientas o mecanismos que faciliten el depósito inmediato.
  • Los editores proporcionarán acceso al contenido suscrito como parte de todos los contratos, sin restricciones en cuanto al análisis computacional no consuntivo del corpus del contenido suscrito.
  • Los editores garantizarán la conservación digital a largo plazo y la accesibilidad de sus contenidos mediante la participación en archivos digitales de confianza.
  • Las instituciones pagarán un precio justo y sostenible a los editores por los servicios de valor añadido, basado en modelos de precios transparentes y basados en los costes.

Por lo tanto, estos seis principios básicos del Marco del MIT permiten a los investigadores y a las instituciones de investigación seguir sus propias pautas para compartir sus investigaciones y ayudar a garantizar que las comunidades académicas mantengan el control de la comunicación académica.

El MIT tiene la intención de basarse en este marco como guía para las relaciones con los editores, independientemente de las acciones de las instituciones homólogas o de otras organizaciones; instituciones que van desde las grandes universidades de investigación hasta las escuelas de artes liberales han decidido respaldar el marco en reconocimiento de su potencial para promover la investigación abierta como un bien público.

El modelo equilibra los derechos de autor con los beneficios para el usuario al asegurar que la investigación publicada llegue a la audiencia más amplia posible. Este enfoque tiene por objeto realinear el sistema editorial actual con las necesidades de todas las partes interesadas dentro del sistema y, de ese modo, crear un cambio positivo para todos.

 

Directrices de OpenAIRE para administradores de los Sistemas de Gestión de la Investigación (CRIS)

rim

OpenAIRE Guidelines for CRIS Managers

https://guidelines.openaire.eu/en/latest/cris/index.html

 

La gestión de la información de investigación (RIM) es la agregación, conservación y utilización de la información sobre la investigación y se está convirtiendo en un área de creciente interés y relevancia en muchas bibliotecas universitarias. Un CRIS, también conocidos como Research Information Management o RIMS (Sistemas de Gestión de la investigación) son sistemas de información que sirven para recoger y difundir toda la información relacionada con las actividades de investigación de una institución.

Las Directrices proporcionan orientación para que los administradores de CRIS expongan sus metadatos de forma compatible con la infraestructura de OpenAIRE. Al implementar las Directrices, los gestores de CRIS apoyan la inclusión y, por tanto, la reutilización de metadatos en sus sistemas dentro de la infraestructura OpenAIRE. Para los desarrolladores de las plataformas CRIS, las Directrices proporcionan orientación para añadir funcionalidades de apoyo a los gestores y usuarios de CRIS. El intercambio de información entre los distintos sistemas CRIS y la infraestructura OpenAIRE es un ejemplo de intercambio de datos punto a punto entre sistemas CRIS, ya que la propia infraestructura de OpenAIRE es un sistema CRIS.

CERIF (Common European Research Information Format) es un modelo de datos estándar para la información sobre la investigación y una recomendación de la Unión Europea a los Estados miembros. La Unión Europea transfirió el cuidado y la custodia del CERIF a euroCRIS (http://www.eurocris.org), una organización sin ánimo de lucro dedicada a la interoperabilidad de los sistemas de información sobre investigación (CRIS). Además de un modelo de dominio y un modelo de datos formal, CERIF incluye un mecanismo para construir perfiles XML (subconjuntos especializados) para escenarios específicos de intercambio de información. El perfil OpenAIRE de CERIF soporta la recolección e importación de metadatos desde los sistemas CRIS.