Hacer de la lectura una experiencia. Reflexiones sobre mediación y formación de lectores

Munita, Felipe. Hacer de la lectura una experiencia. Reflexiones sobre mediación y formación de lectores. Lima : Biblioteca Nacional del Perú, 2020

Texto completo

En este volumen, Felipe Munita aborda el tópico de la mediación de lectura y escritura desde múltiples aristas, subrayando la importancia de este proceso y el rol que juegan los mediadores en la construcción de una sociedad más justa. El libro se articula a partir de una entrevista realizada al autor por la promotora de lectura Cucha Del Águila, precedida por el artículo «De lo que sucedió a Catalina, y del donoso y grande escrutinio al mediador de lectura», que introduce al lector en la perspectiva de mediación desde la reflexión sobre una experiencia educativa concreta y transformadora.

En nuestros días, el enfoque de mediación es motivo de reflexión continua en el campo del fomento de la lectura. En ese marco, este libro ayudará a los mediadores a situar su labor en tanto constructores de las condiciones que hacen posible que niños y jóvenes se sientan invitados al universo de la cultura escrita.

Pequeñas Bibliotecas Libres. Planeta Biblioteca 2022/07/11.

Pequeñas Bibliotecas Libres

Planeta Biblioteca 2022/07/11.

Ir a descargar

Una pequeña biblioteca libre es una caja de madera hecha con materiales reciclados pintados de vistosos colores que se coloca en un lugar de paso y sirve como punto de intercambio de libros, y como punto de encuentro para las personas que no sólo comparten libros de manera altruista, si no que también desarrollan un sentido de comunidad entre sus vecinos. Se trata de bibliotecas sin bibliotecarios, en las que la gente sin más pone los libros que ya leyó, y que quiere que otros lean, si ningún tipo de registro, ni de transacción, simplemente igual que alguien deja un libro, otro al que le interesa lo coge sin más. La propuesta fue idea de Todd Bol en 2009 después de colocar una de las cajas en su propio jardín para homenajear a su madre, que era maestra y que siempre tuvo gran amor por animar a leer a sus alumnos. Una década después, la organización celebra que en el mundo ya hay instaladas oficialmente más de 100.000 Pequeñas Bibliotecas Libres.  

Ampliación del tesauro histórico del diccionario de inglés Oxford (OED)

OED100: Expanding the Historical Thesaurus of the OED

Ver completo

The Historical Thesaurus of the OED (HTOED) es una red semántica de sentidos O ordenados por concepto o significado. Permite a los usuarios explorar las distintas formas en que se han expresado los significados en inglés a lo largo del tiempo y descubrir qué sinónimos había para determinadas palabras en distintos periodos. Sus datos también se han utilizado para apoyar otros proyectos de investigación, como el etiquetado semántico de corpus históricos y el análisis de patrones metafóricos en inglés.

¿Necesitamos todos los componentes del Marco de Excelencia en Investigación?

Do we need all the components of the Research Excellence Framework?

Mehmet Pinar
Tim Horne
May 11th, 2022

Ver original

El Marco de Excelencia en Investigación (REF) se basa en tres áreas de evaluación: resultados, impacto y entorno. Sin embargo, Mehmet Pinar y Tim Horne afirman que estos elementos se correlacionan hasta el punto de que la evaluación de todos ellos es en gran medida ineficaz. Si este es el caso, plantean la pregunta: ¿ha llegado el momento de eliminar uno de estos elementos en el próximo ciclo del Research Excellence Framework (REF)?

Pronto se publicarán los resultados del próximo marco de excelencia investigadora. El reciente REF es otra iteración de los sistemas de financiación de la investigación basados en el rendimiento empleados anteriormente en el Reino Unido, que evalúa el entorno de investigación de una institución de enseñanza superior, los resultados de la investigación y el impacto de su investigación. Este proceso de evaluación se lleva a cabo para rendir cuentas sobre el dinero público, proporcionar información de referencia y establecer criterios de reputación, además de informar sobre la asignación selectiva de la financiación de la investigación.

Desde su introducción en su forma actual en 2014, el REF ha recibido muchas críticas. Por ejemplo, la introducción del elemento de impacto en el REF causó cierta preocupación entre los académicos, ya que pensaban que se verían obligados a producir una investigación más «impactante», en lugar de llevar a cabo su propia agenda de investigación.

La investigación ha revelado que el proceso de evaluación estaba sesgado a favor de las universidades de investigación intensiva: Las universidades del Grupo Russell, o las que contaban con miembros del comité que participaban en la evaluación, tendían a obtener puntuaciones inesperadamente más altas. Incluso los miembros del comité que evaluaron los elementos de investigación tuvieron problemas para hacerlo. En resumen, la evaluación de todos los elementos -productos de la investigación, entorno de la investigación, impacto de la investigación- puede haber adolecido de parcialidad o subjetividad.

Además, el REF es caro, ya que el coste de la realización del ejercicio del REF en 2014 se estimó en 246 millones de libras.

Dada la doble preocupación por la objetividad y el coste, en un trabajo reciente, se utilizaron herramientas estadísticas para evaluar la utilidad de la REF como una evaluación que considera multitud de dimensiones. Si todas las dimensiones están positiva y altamente correlacionadas, se puede obtener una asignación de fondos y unos resultados de rendimiento similares utilizando menos dimensiones, lo que sugiere que algunos de los elementos adicionales son redundantes.

Nuestras conclusiones son las siguientes: los tres elementos de la evaluación -entorno, impacto y resultados- están muy correlacionados y son positivos. Por lo tanto, la eliminación de un componente de la evaluación conduce a cambios relativamente pequeños en la asignación de fondos y en las clasificaciones. En consecuencia, sostenemos que el REF podría simplificarse eliminando un elemento, lo que reduciría el coste de llevar a cabo el ejercicio del REF y daría lugar a asignaciones de fondos y clasificaciones más o menos similares.

Esto pone de manifiesto que el importe total de la financiación de la investigación relacionada con la calidad (QR) reasignada entre las distintas IES sería de sólo el 1,46%, 1,05% y 4,41%, respectivamente, del importe distribuido, cuando se elimina de la evaluación el elemento de entorno, impacto y producción. Evidentemente, estos porcentajes de reasignación son pequeños, por lo que un REF simplificado tendría poco efecto en la distribución de la financiación de la RQ, pero podría reducir el coste de la realización del ejercicio del REF y el estrés del personal académico y de los servicios profesionales.

Sobre la base de las conclusiones, es necesario responder a dos preguntas para el próximo ejercicio sobre REF: 1) Si los organismos de financiación tuvieran que excluir un elemento, ¿cuál de los tres elementos debería eliminarse? 2) Si los organismos de financiación tienen previsto incluir nuevos elementos en la evaluación, ¿qué tipo de criterios de evaluación podrían incluirse?

Para esta última pregunta, este documento ofrece algunas pistas. Basándose en análisis propios, se puede afirmar que si los futuros marcos incluyen nuevos elementos, estos nuevos elementos no deberían estar muy correlacionados con los otros elementos existentes, ya que de lo contrario su inclusión en la evaluación supondría un aumento de los costes de la misma, pero produciría una asignación de fondos y una clasificación más o menos similares.

Por otra parte, este documento no ofrece una respuesta específica a la primera pregunta. Sin embargo, se pueden articular las posibles consecuencias de la eliminación de diferentes elementos.

En otro trabajo reciente de Pinar y Unlu, se constata que la inclusión del elemento de impacto en la REF en 2014 y su mayor importancia en la REF2021, es probable que aumente la brecha de financiación relacionada con la calidad (algo más de 1.000 millones de libras esterlinas de financiación principal de RQ se distribuyen cada año sobre la base de los resultados de REF) entre las IES y en la mayoría de las áreas temáticas. Por tanto, si se excluye el elemento de impacto de la REF, es probable que se produzca una asignación de fondos relativamente más equitativa entre las IES. Ello se debe a que existe una gran diferencia entre las universidades que hacen un uso intensivo de la investigación y las demás en cuanto a los resultados del elemento de impacto.

Por otra parte, la diferencia de rendimiento entre las IES es relativamente menor en función de los resultados de la investigación y la eliminación de los resultados de la investigación probablemente aumentaría la diferencia entre las IES.

Al considerar el entorno de la investigación, varios trabajos indican que las medidas cuantitativas, por ejemplo, los ingresos de la investigación o la realización de doctorados, explican gran parte de la variación de las puntuaciones entre las presentaciones; y otros indican que la evaluación de las declaraciones narrativas del entorno de la investigación puede reflejar en gran medida la calidad de la redacción, más que los propios entornos de investigación subyacentes. Por lo tanto, podría considerarse un elemento de entorno simplificado, que incluya sólo métricas.

En general, como ocurre con cualquier decisión de inversión pública, la decisión se reduce a un compromiso de equidad y eficiencia. La teoría de la eficiencia sostiene que la financiación debería asignarse más a los productores más eficientes (es decir, los institutos con mejores resultados). Por otro lado, el argumento de la equidad sugiere que la financiación debería distribuirse de forma más justa entre los institutos.

Según la fórmula de financiación utilizada por los organismos de financiación, éstos favorecen claramente la eficiencia, ya que la financiación asignada a la investigación líder en el mundo es cuatro veces superior a la distribuida a la investigación excelente a nivel internacional, y no se proporciona ninguna financiación a la investigación reconocida internacionalmente. Sin embargo, también existen argumentos relevantes para asignar más fondos a las llamadas IES de bajo rendimiento: Hay que proteger a las IES que se esfuerzan por convertirse en una universidad más orientada a la investigación. Esto está estrechamente relacionado con la idea de proteger las industrias nacientes.

Los cuatro organismos de financiación de la investigación del Reino Unido (Research England, el Higher Education Funding Council for Wales, el Scottish Funding Council y el Department for the Economy of Northern Ireland) encargaron a RAND Europe una revisión en tiempo real del REF2021 y ofrecen la oportunidad de que las partes interesadas den su opinión sobre el próximo REF. Basándonos en estas conclusiones, sostenemos que la cuestión básica de la exclusión o inclusión de los criterios de evaluación debería volver a plantearse cuidadosamente como parte de esta revisión. Aunque los elementos REF han llegado a considerarse inherentes al proceso, quizás estaríamos mejor sin todos ellos.

Entrevista a Julio Alonso Arévalo y Marlene Quinde sobre Bibliotecas, Lectura y Makerspaces

Entrevista en «La academia en la nube» de la Universidad Nacional Abierta y a Distancia (UNAD) de la zona Amazonia y Orinoquia de Colombia entrevistado por Henry Bernardo Mancera Prieto

Con motivo del Día Internacional del Libro y el Día del Idioma Julio Alonso Arévalo comparte sus conocimientos en torno a la historia de las bibliotecas, biblioteconomía, hace referencia a algunas obras literarias y destaca además el valor de la lectura.

Marlene Quinde Cordero comparte experiencias en torno a los proyectos creados para la Universidad de Cuenca y el Canal de Youtube CuentaCultura. -Makerspaces, espacios creativos y de experimentación, en los que hacemos comunidad. Proyecto adaptado a la realidad local. Stortytelling, programa que cuenta historias de vida de la gente que contribuye al engrandecimiento de la ciudad de Cuenca (MemoriaStorytelling) y de la Universidad de Cuenca específicamente (Ucuenca Storytelling).

Makerspaces de bajo coste y alto impacto en la Biblioteca de Arte de la Universidad de Rutgers

Lotts. Low-Cost High-Impact Makerspaces at the Rutgers University Art Library. Art Documentation: Journal of the Art Libraries Society of North America36(2), 2017 pp. 345–362. https://doi.org/10.7282/T3Q81H39

Texto completo

En el siglo XXI ha resurgido el movimiento «hazlo tú mismo». Como resultado, las bibliotecas se están convirtiendo en laboratorios en los que los estudiantes aprenden a pensar, explorar y conocer a otras personas con ideas afines fuera del aula. Aunque los makerspaces en las bibliotecas públicas han recibido mucha atención, muchas bibliotecas universitarias, de museos y especiales también están viendo los beneficios. Los makerspaces proporcionan oportunidades para el aprendizaje práctico autodirigido que fomenta el pensamiento creativo y desarrolla las habilidades de resolución de problemas. Este artículo describe los beneficios de los makerspaces para las bibliotecas de arte, destaca las bibliotecas de arte en las que se está «haciendo», y proporciona ejemplos prácticos de las formas en que las bibliotecas pueden crear makerspaces de alto impacto y bajo costo que involucran y educan a sus comunidades.

Agenda Estratégica de Investigación e Innovación (SRIA) de la Nube Europea de Ciencia Abierta (EOSC)

European Commission, Directorate-General for Research and Innovation, Strategic Research and Innovation Agenda (SRIA) of the European Open Science Cloud (EOSC), 2022, https://data.europa.eu/doi/10.2777/935288

Esta Agenda Estratégica de Investigación e Innovación (SRIA) proporciona una hoja de ruta clara para los próximos siete años con el fin de alcanzar la visión y los objetivos de EOSC, a saber, ofrecer una «Red de datos y servicios FAIR» operativa para la ciencia. EOSC, una infraestructura paneuropea para la ciencia abierta, proporcionará un entorno abierto y de confianza para acceder y gestionar una amplia gama de datos de investigación financiados con fondos públicos y otros productos digitales, así como los servicios relacionados. De este modo, transformará el modo en que los investigadores acceden a los conocimientos digitales y los comparten a lo largo de todo el ciclo de vida de la investigación, ayudando a los científicos europeos a cosechar todos los beneficios de la ciencia basada en datos y dando a Europa un liderazgo mundial tanto en la gestión de datos de investigación como en el progreso científico.

La EISR es el resultado de un proceso de cocreación colectivo y con visión de futuro para identificar y priorizar actividades complementarias a nivel comunitario, nacional e institucional. Su contenido ha sido validado mediante una amplia consulta a las partes interesadas de la EOSC, incluidos los representantes de los Estados miembros de la UE y de otros países asociados al programa de I+D de la UE, las organizaciones que realizan y financian la investigación, las infraestructuras de investigación y las infraestructuras electrónicas, las bibliotecas de investigación y las asociaciones de investigación.

La Biblioteca Joanina de la Universidad de Coimbra confía en los murciélagos para conservar sus libros y manuscritos antiguos

This Portuguese Library Relies on Bats to Preserve Old Books and Manuscripts
By Spooky on Odditty Central, March 30th, 2022 Category: Animals

Ver original

La Biblioteca Joanina de la Universidad de Coimbra Alta y Sofía es una de las dos bibliotecas portuguesas que albergan colonias de murciélagos como elemento disuasorio natural para los insectos que, de otro modo, se alimentarían de libros y manuscritos antiguos.

Tan inusual como tener una colonia de murciélagos pipistrelle viviendo detrás de las estanterías de una de las bibliotecas más bellas del mundo, los conservadores de esta maravilla histórica juran que los roedores voladores prestan un servicio indispensable: se dan un festín con los insectos que, de otro modo, dañarían los libros antiguos o se alimentarían de ellos. Y como algunos de estos antiguos manuscritos son prácticamente inestimables, no es de extrañar que los murciélagos sean considerados como útiles guardianes.

Se sabe que hay muchas especies de bichos que roen el papel, y que suponen un gran peligro para las bibliotecas como Joanina. Afortunadamente, los murciélagos que llaman a este lugar hogar actúan como una forma de control natural de plagas. Son nocturnos, por lo que no molestan a los visitantes de la biblioteca durante el día, pero en cuanto se pone el sol, empiezan a salir de detrás de los viejos puestos de libros y atrapan insectos justo antes de salir en picado del edificio por las ventanas abiertas.

Nadie sabe cuándo se instaló la colonia de murciélagos pipistrelles comunes en la Biblioteca Joanina, pero muchos creen que están presentes desde que se abrió, hace cientos de años. Los registros de su presencia aquí se remontan al menos al siglo XIX.

Los pequeños murciélagos de la Biblioteca Joanina son una famosa atracción, pero lo que siempre despierta la curiosidad de la mayoría de la gente es lo que ocurre con todos los excrementos que suelen dejar los murciélagos. Esto es algo de lo que se ocupa la biblioteca desde hace siglos. Todas las noches, el mobiliario original del siglo XVIII se cubre con pieles de animales y, por la mañana, el personal de limpieza friega el suelo. El desorden que provocan se considera un pequeño precio a pagar por el servicio que prestan.

Como los murciélagos son nocturnos, es difícil que los visitantes los vean mientras visitan la Biblioteca Joanina, pero hay quien dice que esperando en las escaleras que llevan de la biblioteca a la cercana plaza empedrada cualquier noche se puede ver a los roedores saliendo o entrando en el edificio.

Programa sobre el uso seguro y responsable de las TIC para adolescentes con discapacidad intelectual

Programa sobre el uso seguro y responsable de las TIC para adolescentes con discapacidad intelectual. Madrid: Fundación Telefónica, 2022

Texto completo

Material complementario

La presente publicación ha sido creada por Voluntarios Telefónica de la mano de la Unidad de Atención a Víctimas con Discapacidad Intelectual (UAVDI) de la Fundación A LA PAR. Con este material se pretende solventar la brecha digital que existe en los adolescentes con discapacidad intelectual (ACDI) y formarlos para el uso seguro y responsable de tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y así reducir el riesgo de exclusión social.

Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), y el uso de cualquier entorno o dispositivo digital en general, facilitan la comunicación entre las personas, promueven la socialización, multiplican los cauces de acceso a la información y, por tanto, estimulan el pensamiento crítico. Pero, al mismo tiempo, encierran amenazas contra la privacidad, favorecen el aislamiento físico de los usuarios, pueden fomentar la adicción o dar cobijo a distintas formas de acoso.

Así pues, las TIC son una herramienta excelente, aunque no exenta de riesgos. A todo ello, en el caso de los adolescentes con discapacidad intelectual (ACDI), se suma la desigualdad que sufren a la hora de acceder a ese entorno digital, o su mayor vulnerabilidad ante el abuso y el maltrato. Con estas premisas, los principales objetivos de nuestro Programa son contribuir a cerrar esa brecha digital, y capacitar a este colectivo para un uso seguro, responsable y satisfactorio de las nuevas tecnologías.

Los destinatarios del Programa han sido los ACDI de entre 12 –la edad en que empiezan a tener acceso a las TIC– y 21 años, sus familiares y los profesionales de los centros de educación especial: orientadores, tutores, profesores y educadores. La metodología se ha inspirado en el modelo de Aprendizaje Colaborativo, en el que el trabajo de cada alumno es imprescindible para el éxito de todo el grupo, y a medida que cada persona mejora su aprendizaje, contribuye a que avance el del resto.

Cuentos antirracistas: los programas para niños provocan y normalizan las conversaciones sobre la raza

Antiracist Storytimes
Programs for kids spark and normalize conversations about race

By Emily Udell | May 2, 2022

Ver original

En septiembre de 2021, la Biblioteca Pública de Brooklyn (N.Y.) tuvo la primera oportunidad desde que comenzó la pandemia de celebrar un evento presencial, y la aprovechó para mostrar el trabajo y la programación antirracista que había explorado en los últimos dos años. Como parte del Festival del Libro de Brooklyn y en colaboración con el Museo Infantil de Brooklyn, la BPL presentó dos horas de cuentos antirracistas, junto con una mini marcha de protesta, una selección de libros que se podían sacar en préstamo y otras actividades relacionadas con temas de raza y justicia social.

«Fue una alegría», dice Jessica Ralli, coordinadora de los programas de alfabetización temprana de la BPL. «Era una multitud muy diversa y mayoritariamente no blanca». Alrededor de 75 familias asistieron al evento, que se comercializó mínimamente debido a la preocupación por las reuniones en medio de la propagación de la variante Delta del coronavirus.

Sentar las bases

En todo el país, algunas bibliotecas están organizando horas del cuentos e incorporando prácticas antirracistas en la programación de los cuentos. Otras invitan a los educadores a formar al personal sobre cómo iniciar el trabajo necesario para llevar a cabo dicha programación.

A raíz de los asesinatos de George Floyd, Ahmaud Arbery, algunas bibliotecas empezaron a buscar formas de desterrar el racismo dentro de sus propias instituciones. La oferta de programas para satisfacer las necesidades de las comunidades que se enfrentan a los titulares de las noticias sobre el racismo y la injusticia social -incluyendo a los padres que buscan maneras de hablar con sus hijos sobre estos temas- era de vital importancia.

Ralli dice que la BPL empezó a sentar las bases de su participación en la fiesta del libro creando un grupo de trabajo de bibliotecarios interesados en temas antirracistas. Entre los formadores que acudieron a hablar con el grupo se encontraban el músico y locutor Uncle Devin, que habló sobre el racismo subyacente en muchas canciones y relatos infantiles, y la fundadora de Woke Kindergarten, Akiea Gross, que expuso cómo es el reciente movimiento de educación abolicionista para los niños pequeños.

El equipo de marketing de la BPL creó una etiqueta que los bibliotecarios de sus 60 sucursales pueden utilizar para calificar como antirracista cualquier hora de cuentos u otro programa, tanto para adultos como para niños. «La idea es: Si lo construyes, ellos vendrán», dice Ralli. «Si creamos esta etiqueta, la añadirán a sus calendarios».

Gran demanda

Al igual que algunos de los formadores que visitaron la BPL, la especialista en servicios bibliotecarios de las escuelas públicas de Denver, Janet Damon, enseña a los padres y a los miembros de la comunidad sobre cómo hablar con los niños de temas como la raza, los prejuicios implícitos y la caracterización de los negros en la literatura infantil. Fundó Afros and Books, una organización que aboga por el acceso a libros que analizan experiencias diversas.

Damon también organiza talleres con los sistemas de bibliotecas de todo el país «para ayudarles a prepararse para ofrecer horarios de cuentos antirracistas o para ayudar a los padres a entender las prácticas antirracistas para los cuidadores», dice. A pesar de estos esfuerzos, sólo unos pocos sistemas de bibliotecas están «poniendo en práctica estas prácticas en una oferta de cuentos antirracistas en toda regla», dice.

La polarización de las luchas públicas en torno a la enseñanza de la teoría crítica de la raza y otras cuestiones puede hacer que algunas bibliotecas se resistan a anunciar cualquier programa como explícitamente antirracista, especialmente en las comunidades más conservadoras, teoriza Damon. Pero los trabajadores de las bibliotecas siguen muy interesados en la formación.

«Cuando la pandemia estaba empezando y la nación comenzaba a luchar con las experiencias, eran los padres los que preguntaban a las bibliotecas de cómo hablar con sus hijos sobre lo que estaba ocurriendo a nivel nacional», dice Damon.

Los expertos afirman que nunca es demasiado pronto para hablar con los niños sobre las diferencias raciales de forma apropiada para su desarrollo. Un estudio de la Universidad de Boston de 2021 descubrió que muchos padres se equivocan cuando los niños empiezan a categorizar y atribuir características a las personas en función de su raza. Según el estudio, los niños pueden empezar a procesar el concepto de raza incluso antes de cumplir un año; los adultos suelen sobrestimar esa edad en cuatro años y medio. Este concepto erróneo, junto con factores como su propia incomodidad o el miedo a infligir un daño involuntario, puede hacer que los adultos retrasen las conversaciones.

Hablar con autenticidad

En la Biblioteca Pública de Grand Rapids (Mich.), los empleados decidieron organizar un cuento virtual llamado Hablemos de la Raza cuando los eventos presenciales se suspendieron durante la pandemia. Antes, ya incorporaban consejos sobre justicia social en las horas de cuentos habituales para ayudar a los padres a abordar estos temas con los niños.

«Las tres primeras veces que saqué a relucir estos consejos, me sentí intimidada», dice Elizabeth Zandstra, bibliotecaria de servicios para jóvenes de GRPL. «Pero es importante hablar de la raza con los niños. Es bueno. No tiene por qué ser un tema tabú».

Zandstra, que es blanca, también subraya la importancia de que los bibliotecarios blancos se impliquen en esta labor: «Es importante que no dependa sólo de nuestros compañeros negros».

Además de realizar formaciones antirracistas para el personal, los expertos recomiendan contar con recursos y apoyo institucional para hacer frente a los problemas que puedan surgir.

«Haz un trabajo de fondo y averigua cuáles son tus propias ideas sobre la raza y el racismo», dice Zandstra. «Prepárate para el éxito: ten algunos consejos preparados [de antemano]».

Mientras trabajaba como bibliotecaria, Jessica Anne Bratt, subdirectora de GRPL y autora de Let’s Talk about Race in Storytimes (Hablemos de la raza en los cuentos), empezó a desarrollar un marco y unos recursos que pudieran ayudar a otros profesionales a celebrar las identidades diversas y a normalizar la conversación sobre las diferencias.

«Quería averiguar si la hora del cuento era un espacio en el que se podía crear empatía, especialmente en torno a la raza», dice Bratt. «Las familias negras se acercaban a darme las gracias y decían que se sentían identificadas. Mis familias blancas me decían que no sabían que eso estaba bien [para ellos]».

Su libro ofrece herramientas para iniciar conversaciones, así como para reflexionar y desempacar parte del bagaje necesario para abordar los temas de raza y justicia con autenticidad y sin hacer daño o parecer santurrón. «La hora del cuento es un espacio de poder», dice Bratt. «Y aún puedes divertirte».