Encuesta Nacional de Consumos Culturales 2017. Sistema de Información Cultural de la Argentina.

 

40489752030_5e417c9521_b_d

Encuesta Nacional de Consumos Culturales 2017. Sistema de Información Cultural de la Argentina. Buenos Aires, Ministerio de Cultura. Presidencia de la Nación, 2018.

Texto completo

 

La Encuesta Nacional de Consumos Culturales 2017 es una iniciativa del Sistema de Información Cultural de la Argentina (SInCA), que tiene por objetivo producir información relevante para el Estado, los ciudadanos, los académicos, y el sector privado. Los datos obtenidos a partir de la encuesta permitirán conocer en profundidad el comportamiento del país respecto de los hábitos y consumos culturales para proyectar, a partir de este conocimiento, políticas públicas y líneas de acción que tengan la cultura como un factor de integración y crecimiento social. La ENCC 2017 toma como punto de partida la edición 2013 y otros relevamientos realizados en la región, con el objeto de permitir la comparabilidad internacional. La encuesta comprende, en el instrumento y en el análisis derivado de los datos, las variables del escenario nacional y regional en hábitos de consumo, patrones de gasto y equipamiento en materia cultural.

El relevamiento realizado en 2013 brindó un panorama de los contenidos y prácticas culturales que escuchamos, vemos, leemos y practicamos, en un momento en que la penetración de internet a través del smartphone aún era baja. En 2013 internet equivalía a PC y conexión domiciliaria. En cambio, en 2017 internet se deslocalizó, perdió arraigo a un lugar físico determinado debido al crecimiento del uso de smartphone y la extensión de la frecuencia 4g. En 2013 apenas un 9% de la población se conectaba a internet principalmente a través del celular, mientras que en 2017 más del 70% se conectó todos los días vía smartphone. El crecimiento exponencial de la digitalización de contenidos culturales posibilitada por la expansión de la red de internet, junto con la masividad del uso de celular permiten decir que, potencialmente, hoy podemos acceder a la cultura en cualquier momento y lugar.

La expansión de internet móvil no sólo cambió la forma de acceso, sino que propulsó el crecimiento de las prácticas culturales que pueden desarrollarse en simultáneo con otras actividades cotidianas, como escuchar música y mirar televisión. Prestar atención exclusiva a una práctica o consumo determinado es algo cada vez menos usual. La digitalización y la portabilidad favorecieron una modalidad de consumo ágil y con prevalencia de contenidos breves: cae la lectura de libros, pero proliferan varias actividades realizadas en internet que implican lectura, como la participación en blogs o redes sociales; cae la asistencia al cine, pero aumenta el consumo de contenidos audiovisuales a través de plataformas on-demand o sitios online; cae la compra de discos físicos, pero cada vez se escucha más música en internet.

La disponibilidad de todo tipo de contenidos al alcance de nuestras manos y en cuestión de segundos, aumenta el costo de oportunidad en el uso del tiempo, ya que elegir una actividad en particular implica dejar de hacer muchas otras. Nuestro tiempo de atención exclusiva se vuelve cada vez más escaso. Es por eso que se ven sumamente afectadas prácticas como ir al cine o a recitales, que implican desplazamientos, un costo específico de dinero y atención completa del espectador.

Estos cambios en los patrones de consumo también han tenido su correlato en el gasto
cultural, que aumentó sensiblemente, y su composición. Para estar conectado y acceder libremente a diversos tipos de contenidos digitales es necesario destinar más recursos económicos, en detrimento de consumos analógicos

Anuncios

En la calle con historias a bordo de un tuk-tuk : una biblioteca para todos

 

logo_deitado

Na Rua com Histórias – Uma Biblioteca Para Todos

https://naruacomhistorias.pt/

 

“Na Rua com Histórias – Uma Biblioteca Para Todos” es el nombre de la iniciativa que, de manera itinerante, llevará la literatura a 10 mil lectores de los libros de las zonas turísticas de Libsoa:  Alfama, Castelo, Graça, Castelo de São Jorge, Largo da Severa, Chafariz y Mouraria. Se trata de bibliotecas móviles que recorrerán la ciudad de Lisboa en los ya populares Tuk-Tuk de turistas, donde se podrán solicitar y reservar libros, así como conocer sugerencias de lecturas semanales.  Los objetivos específicos de la iniciativa son: La inclusión social, aumentar la autoestima, combatir el aislamiento de las personas, promoción la participación activa, ofrecer un espacio neutral para personas de diferentes orígenes, compartiendo historias y libros, contribuir a la transformación individual y social y la lucha contra el analfabetismo.

 

 

A primera vista, lo último que falta en Lisboa son más tuk-tuks. Incluso el tuk-tuk del Papa Bento XVI pertenece a una compañía de la ciudad. Pero esta historia es otra, contada por Elsa Serra, narradora profesional desde 1999 y mentora de este proyecto que quiere llevar historias, libros y sonrisas a estos lugares históricos. Se calcula que en la zona centro de Lisboa hay un 64% de ancianos. Elsa, la contadora de historias va a la casa de ancianos para leer y conversar

Elsa Serra es contadora de historias. Lo hace desde hace 17 años, pero normalmente es el público infantil que la acoge por escuelas y bibliotecas. Hace tres años, después de haber sido diagnosticada una artrosis en la cadera que la obligó a quedarse más tiempo en casa, tuvo tiempo para mirar alrededor y percibir que en el piso de abajo, vivía alguien en profunda soledad. “Tenía una vecina de 93 años que estaba todo el día sola. Tenía apoyo a domicilio, pero no había alguien que simplemente le hiciera compañía. Fui allí con ella y le leía un cuento”. A partir de ese momento, que se repitió a menudo, se dio cuenta de la carencia de alfabetización en su barrio y le surgió la pregunta: ¿Por qué no creo una biblioteca itinerante y llego a todos? La idea empezó a ganar forma en su cabeza. Quería llegar a aquellos que estaban solos, que no tenían acceso a los libros, principalmente a los ancianos. ¿Pero como? No podía simplemente llegar a la puerta de su casa y pedir entrar. Eso sonaría mal, tal vez hasta tuvieran miedo de recibir una extraña. Por eso, fue a la Junta de Freguesia de Santa María Mayor y presentó la idea: conocer a ancianos que vivían solos, crear una red de visitas y visitarlos para leer el periódico, una revista, un libro o simplemente estar presente para escucharlos.

A partir de ese momento, que se repitió a menudo, se dio cuenta de la carencia de alfabetización en su barrio y le surgió la pregunta: ¿Por qué no creo una biblioteca itinerante y llego a todos? La idea empezó a ganar forma en su cabeza. Quería llegar a aquellos que estaban solos, que no tenían acceso a los libros, principalmente a los ancianos. ¿Pero como? No podía simplemente llegar a la puerta de su casa y pedir entrar. Eso sonaría mal, tal vez hasta tuvieran miedo de recibir una extraña. Por eso, fue a la Junta de Freguesia de Santa María Mayor y presentó la idea: conocer a ancianosque vivían sólos, crear una red de visitas y visitarlos para leer el periódico, una revista, un libro o simplemente estar presente para escucharlos.

Pero el plan, que poco después se transformó en el proyecto “En la calle con historias – Una biblioteca para todos”, fue recibido con entusiasmo y, con el auxilio de una asistente social y del mediador comunitario comenzaron a seleccionar casos.”Las primeras visitas son siempre para conocer a la persona, sus intereses, lo que le gusta hacer. Sólo después vuelvo a visitar para leer”, comienza a explicar Elsa Serra, que cuenta que muchas de aquellas personas que viven solas ven en la lectura un pretexto para sentirse cerca de alguien y para conversar un poco. Cada visita es un momento único. “La conversación gira la mayoría de las veces alrededor de médicos y enfermedades, de la soledad … la lectura es una forma delicada de cambiar de tema”, dice, contando que le gusta llevar a leer pequeños cuentos con metáforas sobre la vida para “que se queden a pensar y reflexionar en lo que escuchan “.

 

image

 

“Compartir historias, oírlas, nos hace bien y es muy constructivo. Más que un momento lúdico, es un momento que contribuye a construir la autoestima, principalmente en la construcción del lado más emocional y de los afectos “

Elsa Serra

 

Elsa Serra, autora de cinco libros, formadora, contadora en sesiones de cuentos promovidos por librerías, bibliotecas o escuelas y organizadora de talleres de escritura creativa para niños y adolescentes, con la ayuda de esta amiga que tenía el tuk-tuk del medio ambiente, amplió la dimensión social de su trabajo: “Queremos dar vida a los que están solos y no solos“, defiende Elsa, que quiere que este proyecto llegue a toda la población de los barrios históricos, ya sean ancianos, niños, familias o incluso refugios semicirculares.

 

products_cargo_bg1

Con la biblioteca itinerante “Na Rua com Histórias”, inspirada en las antiguas bibliotecas itinerantes de la Fundação Calouste Gulbenkian, se quiere llevar la biblioteca a las estrechas calles de Lisboa, y detenerse, motivar a todos a salir de casa, y también ir al encuentro de los que viven solos, y que habitualmente no van a las bibliotecas, llevándoles libros, periódicos, revistas, leyendo en voz alta, con esperanza, afecto y creación de valor. Dar oportunidad a la transformación individual y social. “Hay mucha emoción. Al mismo tiempo que estoy promoviendo la lectura y la alfabetización, estoy contribuyendo al reencuentro de afectos de las personas que están solas“ cuenta Elsa.

El proyecto “En la calle con historias” todavía está en fase embrionaria. Elsa Serra pretende extender esta idea a otras parroquias y cuenta ya con algunos socios. “El objetivo es estar un día en cada barrio, hacer una visita semanal a esos lugares e intentar que las personas también, vengan con nosotros a la calle. Muchas de ellas tienen mucha vida, pero el cuerpo ya no corresponde y necesitan estímulos

 

Fuentes:

Tuk-tuk arranca como biblioteca nas zonas históricas Por Renata Lima Lobo Publicado en Time out. Segunda-feira 21 Maio 2018, 17:33

Elsa, a contadora de histórias que vai à casa de idosos para ler e conversar
OBSERVADOR 18 Dezembro 2016 Susana Otão.

Conéctese, colabore y comuníquese: informe sobre cómo las bibliotecas universitarias demuestran su valor

 

connect-contribute-collaborate-communicate-white-lettering-orange-blocks-illustrations-people-53621340

Brown, K. and K. J. Malenfant (2018). [e-Book] Connect, Collaborate, and Communicate: A Report from the Value of Academic Libraries Summits, Chicago: ACRL, 2012.

Texto completo

Una de las grandes preocupaciones de las bibliotecas en el siglo XXI es saber como demostrar el valor que proporcionan las bibliotecas y los bibliotecarios a sus comunidades para apoyar los objetivos de aprendizaje. ACRL presenta este libro blanco “Connect, Collaborate, and Communicate” con 5 recomendaciones para que los profesionales de las bibliotecas apoyen este objetivo.

 

Las bibliotecas como socios clave en la educación superior participan activamente en las estrategias de éxito de estudiantes e investigadores. Los profesionales de la información que trabajan en bibliotecas universitarias deben tener como uno de sus principales objetivos institucionales el fomento y facilitación de la adquisición de competencias informativas por parte de sus usuarios. Las habilidades de la información son vitales para el éxito del aprendizaje permanente de cualquier investigador o estudiante.

La Asociación de Bibliotecas Universitarias y de Investigación estadounidenses (ACRL) ha publicado un libro blanco titulado “Connect, Collaborate, and Communicate: A Report from the Value of Academic Libraries Summits”, que informa sobre dos encuentros organizados por National Leadership Collaborative Planning Grant from the Institute of Museum and Library Services.

El informe, elaborado conjuntamente por Karen Brown, profesora asociada de la Universidad Dominicana y Kara Malenfant, resume amplios temas sobre la naturaleza dinámica de la evaluación de la educación superior. A partir de estos temas, el informe presenta cinco recomendaciones para los profesionales de las bibliotecas :

  • Aumentar la comprensión de los bibliotecarios sobre el valor y el impacto de la biblioteca en relación con las diversas dimensiones del aprendizaje y el éxito de los estudiantes.
  • Articular y promover la importancia de las competencias de evaluación necesarias para documentar y comunicar el impacto de la biblioteca en el aprendizaje y el éxito de los estudiantes.
  • Crear oportunidades de desarrollo profesional para que los bibliotecarios aprendan a iniciar y diseñar evaluaciones que demuestren las contribuciones de la biblioteca al avance de la misión institucional y las metas estratégicas.
  • Ampliar las relaciones de colaboración para las actividades de evaluación con los grupos constitutivos de la educación superior y las partes interesadas conexas.
  • Integrar el uso de los recursos existentes de ACRL con las iniciativas de valor de la biblioteca.

 

Más allá de estas recomendaciones, el informe también articula un marco para la acción futura”, dijo Megan Oakleaf, copresidenta del comité del Valor de las Bibliotecas Académicas de ACRL y profesora asociada de la Escuela de Servicios de Información de la Universidad de Syracuse. “Este será un documento guía para avanzar en la discusión a nivel nacional y local.”

Ciberseguridad y Confianza en los hogares españoles. Mayo 2018

ciberseguridad_privacidad_binomio_mejora_compras_online

Ciberseguridad y Confianza en los hogares españoles. Mayo 2018. Madrid, ONTSI, 2018.

Texto completo

 

Este estudio realizado durante el segundo semestre de 2017, aporta información sobre el estado de la ciberseguridad en los hogares españoles. Para ello se analiza la adopción de medidas de seguridad así como el nivel de incidencia de situaciones que pueden constituir riesgos de seguridad. Además se estudia el grado de confianza que la población tiene en Internet.

 

La información presentada en el informe se ha conseguido a través de dos metodologías, por un lado, mediante un cuestionario online realizado a hogares y por otro lado, a través de la instalación del software Pinkerton en PCs, smartphones y tablets Android. La combinación de estas dos metodologías da un gran valor a este estudio puesto que permite contrastar la información declarada de los cuestionarios con los datos reales recogidos por el software.

Las principales conclusiones del estudio en el segundo semestre de 2017 son:

  • La e-confianza del usuario comienza a recuperarse tras la gran cantidad de noticias relacionadas con incidencias de seguridad publicadas durante el primer semestre del año. Este segundo semestre aumenta 3 puntos porcentuales y el dato se sitúa en el 42,8 % de los individuos.
  • Internet es considerado como cada día más seguro por el 44,1 % de los internautas españoles.
  • Casi 7 de cada 10 usuarios (68,5 %) consideran que su ordenador y/o dispositivo móvil se encuentra razonablemente protegido frente a las potenciales amenazas de Internet.
  • El uso real de soluciones antivirus por parte de los internautas españoles es del 69 % en PC y del 43,7 % en dispositivos Android. Este uso real es inferior al declarado por los internautas (-4,6 p.p. en el caso de los ordenadores y -6,1 p.p. en dispositivos Android).
  • Gran parte del software malicioso resulta novedoso e innovador de forma que puede eludir las detecciones de los recursos antivirus. Esto hace que el 61,7 % de los usuarios de ordenadores y el 28,1 % de dispositivos Android, no se percate de las infecciones existentes en sus equipos.
  • En cuanto al acceso a la Red mediante redes inalámbricas, el dato declarado refleja que el 93,8 % de los usuarios se conecta mediante una conexión propia, 18,9 % de los internautas se conecta a una red inalámbrica Wi-Fi pública y el 14,9 % a la red de un particular. De éstos, el 38,9 % lo hace siempre que lo necesitan y en cualquier lugar.

 

 

 

Informe Cotec 2018. Situación de la I+D+I en España

 

mockup_portada_versic3b3n-1

Informe Cotec 2018. Madrid, Fundación Cotec, 2018.

Texto completo

 

El Informe Cotec refleja cada año, desde 1996, la situación de la I+D+I en España, a través de los principales indicadores nacionales, autonómicos e internacionales. El documento ofrece además análisis de expertos y propuestas destinadas a que la innovación sea un motor de cambio que contribuya al desarrollo económico y social del país.

El último ejercicio del que se disponen datos, 2016, se debe al empuje del sector privado, que ha conseguido compensar una inversión pública en retroceso. En 2016 se observa también el primer aumento reseñable —desde 2008— en el número de empresas que hacen i+d. Sin embargo, este suave empuje no ha sido suficiente para frenar la caída en el esfuerzo empresarial en i+d en relación al pib, iniciada en 2008, y que contrasta, de nuevo, con el aumento sostenido de los valores de este indicador en la Unión Europea.

Es preciso recordar que la falta de inversión privada en investigación y desarrollo es también —y sobre todo— un reto para las políticas públicas, puesto que son las administraciones las responsables de crear las condiciones de entorno —regulatorio, fiscal, educativo, fi nanciero, cultural…— adecuadas para el desarrollo de un tejido empresarial que apueste defi nitivamente por la i+d. En este sentido según datos de la ocde, España es, a día de hoy, uno de los países desarrollados que, en relación con su PIB, presenta un menor apoyo público a la ciencia, la tecnología y la innovación en el sector privado (ocupa la posición 22) En el año 2010 se inicia una reducción en las partidas de los Presupuestos Generales del Estado destinadas a i+d+i que está lejos de recuperarse.

Además de los sucesivos recortes en lo presupuestado registrados hasta 2015, el descenso drástico en la ejecución ha provocado que la inversión pública haya caído más de un 60% entre 2009 y 2016, bajando en ese periodo de 8£476 millones de euros a 3£182. A falta de conocer el dato definitivo de 2017, las primeras estimaciones de la Fundación Cotec, en base a los datos de ejecución para 2017 facilitados por la Intervención General del Estado —y a la evolución observada en los primeros meses de 2018— no parecen anticipar ninguna mejoría. Un año más, todas estas evidencias recurrentes hacen necesario insistir en la necesidad de revisar las políticas de innovación, sus instrumentos, los fondos que se destinan a ellas y los medios humanos y tecnológicos que se dedican a su gestión. entre los países de la OCDE).

La nueva Biblioteca Central del Tecnológico de Monterrey ha sido reconocida como una de las mejores bibliotecas universitarias del mundo

bibliotecaexteriorfachada1ok-1

 

 

La nueva Biblioteca Central del Tecnológico de Monterrey ha sido reconocida como “La Mejor Biblioteca Universitaria del Mundo”  en los  Library Interior Design Awards 2018. (Premios de Diseño de Interiores de Bibliotecas 2018).- en la categoría de más de 30.000 pies, unos 3.000 metros cuadrados –

 

 

4img_4436ok-2

 

El edificio, ubicado en la ciudad de Monterrey, en estado de Nuevo León, México, fue reconocida por la Asociación Internacional de Diseño de Interiores (IIDA) y la Asociación Americana de Bibliotecas (ALA), ambas organizadoras del evento bienal que reconoce los logros en la estética, creatividad y funcionalidad del diseño interior de bibliotecas. El diseño de la biblioteca fue desarrollado por las firmas Sasaki Associates Inc, GLR Arquitectos, RDLP Arquitectos y Convirtus.

 

bibliotecainteriorimg_6563ok2-1

 

Dentro del edificio de seis pisos, los estudiantes encuentran un auditorio abierto, un área de aprendizaje colectivo (Learning Commons) donde pueden aprender, trabajar en colaboración y aprovechar al máximo la información de los medios digitales. En esta biblioteca, los estudiantes también pueden pasar tiempo en la cafetería, la terraza, así como en algunas de las diversas salas de conferencias y exposiciones.

1img_2966ok-2

 

La biblioteca tiene una capacidad para más de 350.000 libros y 2.500 usuarios. Su sistema de escaleras mecánicas y ascensores está diseñado para permitir la accesibilidad universal. En el exterior de la estructura, las sombrillas distribuyen la luz solar que entra en el edificio y el uso de cristal transparente permite que la luz entre en el interior, pero no el calor. También incluye persianas automáticas inteligentes.

auditoriobibliotecaok-1

 

 

library-sasaki-monterrey-tec-architecture-mexico_dezeen_2364_hero-852x479

 

 

¿Prefieres la pantalla pequeña o la pantalla grande?

skiff-reader2

Do you prefer small screen or large screen e-readers?
Michael Kozlowski

Good e-Reader

2018, May 21

¿Prefieres un lector de pantalla grande como el Kobo Aura One u Oasis, o de otra marca? O, ¿prefiere el estándar de seis pulgadas debido a su precio asequible y factor de portabilidad?

 

 

La industria de los e-readers ha estandarizado la pantalla de seis pulgadas y todas las empresas del mundo tienen algunos modelos de este tamaño. Esto incluye el Kindle Paperwhite, Barnes y Noble Nook Glowlight Plus y el próxima Clara HD. En el transcurso de los últimos seis años ha habido un movimiento para aumentar el tamaño de la pantalla. Amazon y Sony con el Kindle DX, Remarkable, Sony Digital Paper y otras compañías asumieron un gran riesgo al sacar al mercado un dispositivo que cuesta más, pero que tiene más espacio para dedicarlo a la lectura de libros o a tareas de productividad, como tomar notas o editar archivos PDF.

La pantalla de seis pulgadas es el estándar de facto de la industria de los e-readers. La compañía lanzó el Amazon DX en 2009 y lo actualizó unos años más tarde. Este dispositivo se vendía en grandes cantidades, pero no tenía pantalla táctil, sino que los usuarios tenían que navegar utilizando el teclado. Amazon tuvo un éxito masivo el año pasado cuando presentó el Kindle Oasis 2, su primer e-reader modernizado con una pantalla táctil más grande. Fue el primer e-reader con verdadera integración de Audible y tenía la capacidad de escuchar audiolibros a través de accesorios Bluetooth.

Barnes y Noble y Kobo entraron en el espacio de los e-readers en 2010 y se fijaron en los e-readers de seis pulgadas para competir contra Amazon y varias startups. B&N nunca ha divergido y ha lanzado una pantalla más grande, pero Kobo ha asumido más riesgos. Kobo lanzó un Mini e-reader de 5 pulgadas que demostró ser muy popular en ese momento y también el H20, que fue el primer e-reader impermeable. La compañía lanzó un e-reader de 7,8 pulgadas, el Kobo Aura One a finales de 2016 y fue el primer dispositivo con un sistema de préstamo de biblioteca Overdrive integrado en la librería.

En los últimos cuatro años, más empresas se han arriesgado con los lectores de pantalla grande y se han hecho un hueco en el mercado. Onyx, Sony y Remarkable desarrollaron pantallas de 10,3 a 13,3 pulgadas y no eran simples lectores de libros electrónicos, sino dispositivos profesionales que venían con un lápiz táctil. Todos ellos fueron facturados como reemplazo del papel y tenían la funcionalidad de dibujar, tomar notas o editar archivos PDF.

Sin emabrgo, la mayoría de los e-readers de pantalla grande del mercado no están dirigidos a consumidores ocasionales, sino a profesionales. Aún así, hay una demanda obvia de una pantalla más grande, es más fácil de leer y las fuentes son más grandes.

¿Prefieres un lector de pantalla grande como el Kobo Aura One u Oasis, o de otra marca? O, ¿prefiere el estándar de seis pulgadas debido a su precio asequible y factor de portabilidad?

Ver además

Tendencias sobre e-Readers para 2018: pantallas en color, grandes formatos, escuchar audiolibros y procesadores más rápidos