Archivo de la categoría: Informes

Datos de la industria editorial en Canadá durante 2016

BookNet Canada

Canadian publishing in 2016: A review
BookNet Canada January 30, 2017 Research & Analysis

Texto completo

Las ventas de libros bajaron una cantidad pequeña 2016 comparado con 2015, con una disminución de 6.4% en todos los géneros. En las categorías de ficción y no ficción, las ventas también bajaron ligeramente. Sin embargo, en el caso de los libros juveniles, las ventas fueron prácticamente similares entre 2015 y 2016.

unitssold

Ventas de libros en Canadá. Comparativa 2015-2016

El valor de las ventas también disminuyó ligeramente entre 2015 a 2016, con un valor estimado de un 3,6% menos en el año en curso. Una vez más, el valor vendido en 2016 fue inferior a la cifra de 2015 en las categorías de ficción y no ficción. Sin embargo, el valor de lo recaudado por la venta de libros juveniles vendidos aumentó en 2016 en comparación con los números de 2015.

El valor de las ventas de libros en Canadá entre 2015-2016

Respecto a las preferencias de formato por parte del consumidor.

Ventas por formato

Las ventas de audiolibros y los libros de tapa dura se han mantenido bastante planas. En 2016, las compras de audiolibros representaron de promedio, el 2,6% del total de compras de libros, mientras que en 2015 fue del 2,2%. Las compras de libros de tapa dura representaron el 24,2% en 2015 y bajaron sólo ligeramente hasta el 23,9% en 2016.

Los libros electrónicos en 2015 vendieron el 19,0% del total de compras de libros y en 2016 la cuota de ventas de libros electrónicos cayó al 16,9%. Por el contrario, las compras de libros de bolsillo tuvieron una tasa de mercado del 51.1% de las compras en 2015, y han aumentado hasta el 54.2% en 2016.

Respecto a los canales de distribución del libro se mantuvieron prácticamente con la misma tónica entre 2015 y 2016. Los canales en línea (incluida la aplicación en línea, móvil y ebook / audio) aumentaron del 46,2% de 2015 al 48,0% en 2016. En los canales físicos disminuyeron las ventas (cadenas, librerías, clubes de libros y supermercados) desde un 53,7% en 2015 a un 52,0% en 2016.

 

Tendencias y estado actual del mercado de aplicaciones en Salud

sys-con

mHealth App Developer Economics 2016: The current status and trends of the mHealth app market: 6 th annual study on mHealth app publishing based on 2,600 plus respondents [e-Book] Daman, eHealth, 2016.

Texto completo

El sexto informe sobre economía de desarrolladores de mHealth revela que a pesar de la lista interminable de noticias sobre nuevos sensores, nuevos modos de financiación o asociaciones de desarrolladores, el negocio principal de la publicación de aplicaciones de mHealth se está desarrollando a una velocidad moderada. El gran descubrimiento está por llegar. Sin embargo, varias cosas han cambiado desde la publicación anterior informe.

  • El mercado de aplicaciones de mHealth se está desarrollando rápidamente: Se han añadido casi 100.000 aplicaciones mHealth desde el año pasado, con un total de 259.000 aplicaciones mHealth actualmente disponibles en las principales tiendas de aplicaciones (incluyendo aplicaciones multiplataforma y plataformas más pequeñas). Además, entraron 13.000 nuevos editores en el mercado desde principios de 2015, totalizando 58.000 editores.
  • El crecimiento de la demanda se ha desacelerado: las tasas de crecimiento de las descargas de las tiendas de aplicaciones mHealth se estima en sólo + 7% en 2016 después de un incremento del 35% con respecto al año anterior, alcanzando un total de 3.2B en 2016.
  • la publicación de apps multi-plataforma, es decir la disponibilidad en iOS y Android se ha convertido en normal. El 75% de los productos actuales de mHealth se desarrollan para ambas plataformas. Otras plataformas aún no juegan un papel importante.
  •  A diferencia de los años anteriores, los editores ahora utilizan APIs para conectar sus aplicaciones a aplicaciones de terceros, sensores o agregadores de datos. Apple HealthKit es con mucho la API más utilizada. El 58% de los editores utilizan actualmente APIs, comparado con el 42% del año anterior.
  • Los editores de aplicaciones de mHealth están adquiriendo mayor experiencia en el desarrollo: Desarrollar una aplicación implica usar herramientas para desarrollar, probar, comercializar y supervisar el rendimiento. El 72% de los editores de aplicaciones de mHealth han utilizado, por ejemplo, herramientas de análisis, pruebas, almacenamiento o multiplataforma.
  • Las empresas del campo de la salud móvil (mHealth) cada vez son más pequeñas y están perdiendo su motivación altruista. Cada vez aparecen más aplicaciones bajo coste que gratuitas.
  • Todavía no es un negocio que genere ganancias, salvo pocas excepciones.
  • Parece ser el umbral hasta el cual un paciente está dispuesto a pagar de su bolsillo por los servicios de aplicaciones de mHealth son 10 dólares como máximo.
  • Las compañías de seguros de salud se espera que se conviertan en un actor clave en el mercado, pero actualmente no están por la labor.
  • El mercado de aplicaciones de mHealth es un mercado en desarrollo
  • La integración de las aplicaciones mHealth en el sistema sanitario evolucionará lentamente en los próximos cinco años: los profesionales de mHealth prevén que las tiendas de aplicaciones serán el principal canal de distribución de aplicaciones mHealth en los próximos años.
  • El monitoreo de seguimiento de una enfermedad será el principal desarrollo de aplicaciones de mHealth para los pacientes: En general, las aplicaciones con más impacto futuro serán aquellas que posibiliten recopilar información, recibir diagnóstico y tratamiento, así como las dedicadas a la prevención. El mayor impacto se considera que será en relación al asesoramiento de seguimiento y coaching después de la visita inicial al médico
  • En cuanto a los beneficios para la salud de las aplicaciones, la reducción de las tasas de readmisión hospitalaria y la no adherencia a los costos de tratamiento se mantuvo como una de las cuestiones más relevantes que se atribuyen al uso de aplicaciones moviles en salud.

 

Sobrecarga informativa

 

540x293_20141114_64d50660efbd5d4c4359601059a57f3a_jpg

Horrigan, J. B. (2016). [e-Book] Information Overload. Washington D. C, Pew Research, 2016

Texto completo

A las personas les gusta mantenerse informados, pero el 20%  de los estadounidenses dicen sentirse sobrepasados por la cantidad de información que reciben. Las tensiones ocurren cuando las personas reciben más información de la que pueden asimilar. La encuesta muestra que la mayoría de los estadounidenses se sienten cómodos con sus habilidades para hacer frente a los flujos de información que reciben en su vida cotidiana. Por otra parte, aquellos que poseen más dispositivos son también los que se sienten más cómodos con estos grandes flujos de datos y medios de comunicación en sus vidas. Aquellos que tienen más probabilidades de sentir sobrecarga de información tienen menos tecnología y son más pobres, de más edad y menos instruidos.

El término “sobrecarga de información” se utiliza desde los años 70 para referirse al crecimiento de la producción de información y a las consecuencias potencialmente negativas que produce en las personas cuando intentan lidiar con flujos aparentemente constantes de mensajes e imágenes. La llegada de Internet puso aún más en entredicho la cuestión,pero está siendo con el inicio de la conectividad ubicua cuando se está convirtiendo en algo aún más acuciante.

El concepto Síndrome de Fatiga Informativa (IFS) o Technostress, aparece formulado por primera vez en un informe de la agencia Reuters titulado Dying for information? elaborado por el psicólogo Davis Lewis en octubre de 1996 tras estudiar a 1.300 directivos de Reino Unido, USA y Hong Kong. Aunque muchos años antes el neurólogo ruso Levon Badalian ya advertía sobre el daño que el exceso de información provocaba en el desarrollo neurológico y cerebral de los niños, siendo el causante de muchos de los trastornos del aprendizaje. En España Alfons Cornellá a principios en 1999 utilizaba el término intoxicación para referirse a la contaminación informativa por exceso de información siendo este exceso más perjudicial que provechoso. El síndrome se da en personas que tienden a manejar grandes cantidades de información procedente de libros, revistas, periódicos, correos electrónicos, móviles  y sobre todo redes sociales. Los síntomas más destacados del mismo son: estrés, ansiedad, confusión, superficialidad y  falta de atención, además de daños en las relaciones personales.

La encuesta del Pew Research Center se llevó recoge la opinión de 1.520 estadounidenses mayores de 18 años en abril de 2016  sobre cómo gestionan las demandas de información en sus vidas y cuáles son sus sensaciones en relación al volumen de información que encuentran en su día a día. En general, los estadounidenses valoran que puedan acceder a mucha información. La gran mayoría no considera que la sobrecarga de información sea un problema para ellos. Un 20% dicen que se sienten agobiados ante tanta información, -curiosamente esta cifra es menos que hace una década que la cifra era del 27%-, mientras que el 77% dicen que les gusta disponer de tanta información en sus manos. Además, el 67% afirma que tener más información a su disposición realmente ayuda a simplificar sus vidas.

Respecto a la siguiente frase  “Tengo confianza en mi capacidad para usar Internet y otros dispositivos de comunicación para estar al día con las demandas de información en mi vida.” fue suscrita por el 81% de los encuestados. El 80% también dijo que la mayoría de las veces es fácil para ellos determinar qué información es confiable. – esto a pesar de que hace poco apareció un estudio que aseguraba que un 82% de los estudiantes son incapaces de distinguir entre un contenido patrocinado y una noticia verdadera en una página web -. Y un 79% se identifica mucho con la frase “Tener mucha información me hace sentir que tengo más control sobre las cosas en mi vida”.

En cuanto a las características demográficas, aquellos con menos vías de acceso a Internet son más dados a expresar sus preocupaciones sobre la sobrecarga de información y a informar de las dificultades que tienen para encontrar la información que necesitan. Aquellos que tienen más posibilidades de acceso dicen que tienen más tiempo y capacidad para gestionar la información que necesitan. Sólo una cuarta parte de este grupo (24%) dijo que a veces tenía dificultades para encontrar información. Por el contrario, la mitad (49%) de los que tienen menos posibilidades de acceso afirmaron tener dificultades para encontrar la información que necesitaban.

Estos hallazgos sugieren que la sobrecarga de información puede no ser la forma correcta de enmarcar las ansiedades sobre el volumen de información en la vida de las personas. Por el contrario, la sobrecarga de información es más situacional: situaciones específicas pueden surgir, como cuando las instituciones y organizaciones imponen altas tasas demandas de información a las personas para las transacciones, lo que crea una sensación de carga de información.

Ver además

¿Qué es y cómo se manifiesta la dependencia tecnológica? Planeta Biblioteca 2015/02/11

Redes sociales y Síndrome de Fatiga Informativa

A pesar de que el 90% de los bibliotecarios reconocen la importancia de ALFIN, un 44% piensa que su biblioteca no se implica tanto como debería

32194529302_ca6c3d5c0f_b_d

 Toward an Information Literate Society Results from a 2016 ProQuest Survey, [e-Book] ProQuest, 2016

Texto completo

 

ProQuest publica los resultados de su Encuesta sobre Alfabetización de la Información de 2016. A pesar de que el 83% de los bibliotecarios están de acuerdo en que la alfabetización informacional tiene efectos positivos en la mejora las calificaciones que obtienen los universitarios,  y el 97% cree que este conjunto de habilidades contribuye al éxito que tendrán los estudiantes cuando se enfrenten al mercado de trabajo; el 44% piensan que su biblioteca no se implica en las tareas de alfabetización tanto como debería

La encuesta que acaba de publicar la empresa editorial ProQuest  se realizó a más de 200 bibliotecarios de universidades, colegios, institutos de secundarias y personal de bibliotecas públicas con el objetivo de conocer lo que los bibliotecarios están haciendo para impulsar el desarrollo de la alfabetización informacional. En general se apunta a la falta de presupuesto y de personal suficiente como algunos de los mayores obstáculos que impiden desarrollar esta tarea adecuadamente.

31502803294_a5a3211419_b_d

Los bibliotecarios encuestados reconocen que la alfabetización informacional es importante para el éxito futuro de los estudiantes y usuarios en general. El 83,4% de los encuestados cree que la alfabetización informacional afecta a las tasas de graduación universitaria, y un 97,2% cree que la alfabetización informacional contribuye al éxito del estudiante de cara al mercado de trabajo. Ya que según la opinión de la mayoría los estudiantes que poseen habilidades [de alfabetización informativa] abordan estas tareas con más confianza y creatividad independientemente del área de conocimiento o disciplina, ya que será capaz de discernir fuentes confiables y no confiables  y evaluar el contenido que encuentre para determinar si es relevante o no.

Sin embargo, estos mismos bibliotecarios no creen que este reconocimiento del valor de la alfabetización de la información se extienda a sus usuarios – sólo 21,2% de los bibliotecarios encuestados creen que sus usuarios reconocen el efecto de la alfabetización informativa en el éxito a lo largo de toda la vida-. Para combatir esta percepción de falta de reconocimiento entre los usuarios de que la alfabetización de la información impacta en el éxito a lo largo de toda la vida, los bibliotecarios se involucran en una serie de técnicas para ayudar a sus usuarios a obtener o mejorar sus habilidades de información: El 90,8% de los bibliotecarios encuestados dice que lo hacen fundamentalmente atendiendo de manera personalizada a sus usuarios para reforzar sus habilidades de alfabetización informacional. Otros métodos e instrumentos incluyen clases que se centran en las habilidades generales de investigación (68,7%) o un tipo específico (63,5%), LibGuides y otras guías de instrucción (61,3%), libros y libros electrónicos  (55,3%). , Y video tutoriales (45.2%).

31502912214_c6ae6cd1cb_b_d

A pesar de estos intentos de mejorar de la formación informativa de los usuarios, sólo el 25,4% de los bibliotecarios encuestados consideran que su biblioteca apoya las necesidades de alfabetización de los usuarios tanto como debería. El 76,5% de los bibliotecarios encuestados trabaja en bibliotecas que no tienen un programa específico de alfabetización y sólo el 26,3% cree que la colección de referencia de su biblioteca juega un papel importante en el apoyo a la instrucción en el manejo de información. Los bibliotecarios encuestados parecen alejarse de este enfoque como una forma clave de enseñar a los estudiantes sobre cómo evaluar la información.

Las preocupaciones de los bibliotecarios sobre cómo apoyar mejor las necesidades de alfabetización informativa de sus usuarios se ven disminuidas por la incapacidad para evaluar con precisión los niveles de alfabetización informacional de sus usuarios; Sólo el 16,1% de los bibliotecarios encuestados tiene un programa formal para evaluar los niveles de alfabetización de la información y el 42,4% no evalúa a sus usuarios.

Mientras que varios encuestados creen que la implementación o mejoramiento de herramientas de evaluación podría permitir a sus bibliotecas satisfacer mejor las necesidades de instrucción en información de los usuarios, los encuestados ya tienen otras ideas sobre cómo lograr este objetivo. Por un lado, muchos bibliotecarios creen que al integrar mejor la alfabetización informativa dentro de los planes de estudios y en los currículos, aumentarían las habilidades de sus usuarios en materia de información. Y por otro lado muchos de los encuestados sienten que la respuesta radica en trabajar más estrechamente con los profesores y otros instructores – aprender sobre sus necesidades, concienciar sobre la importancia de la alfabetización informativa y los recursos que ofrece la biblioteca, y alentarlos a incluir más proyectos basados en aprender investigando en sus cursos .

Otras ideas sobre cómo satisfacer mejor las necesidades de alfabetización en información de los usuarios de la biblioteca incluyen: desarrollar un currículo de alfabetización de la información; añadir o mejorar los tutoriales y recursos en línea ; integrar la instrucción de en el plan estratégico de la biblioteca; aumentar el número de bibliotecarios y personal de bibliotecas; más formación personalizada, y  aumentar el número de recursos tecnológicos
(acceso a ordenadores, lectores de libros electrónicos, tabletas y otros dispositivos electrónicos.)

Los resultados de esta encuesta de 2016 comparten una visión de cómo las bibliotecas están atendiendo la alfabetización informacional en sus instituciones, pero también resaltan el enfoque global que ayudará a convertirnos en una sociedad más instruida en el uso y manejo de información: la formación más allá de los recursos de la biblioteca es una tarea que requiere el apoyo de profesores, alumnos  y otras partes interesadas en todos los niveles. La mayoría de los bibliotecarios encuestados declaró que la agencia de calidad de su institución cumple con los estándares de alfabetización, haciendo de la alfabetización informacional una tarea clave en el trabajo de los bibliotecarios. Pero los bibliotecarios no pueden hacerlo solos.

La lectura en España 2017: Casi un 40% de los españoles no leyó ningún libro

 

informe_20171

Millán, J. A. (2016). [e-Book] La lectura en España 2017. Madrid, Federación de Gremios de Editores de España, 2017

Texto completo

Se trata del 3er. informe, los anteriores son del año 2002 y 2008. .Entre la presentación del Informe y el Día del Libro se irá publicando en esta web, de forma escalonada, la totalidad de la obra. El 23 de abril se colgará además el PDF del Informe completo. 

Se trata de un informe coordinado por José Antonio Millán para la Federación de Gremios de Editores de España. Entre los aspectos más destacados del informe hay que resaltar que según el CIS el 39,4% de los españoles dice no haber leído ningún libro en 2015. Quienes más leen según el informe son los universitarios y aquellas personas que viven en municipios más poblados.

Otros datos a destacar es que las librerías se redujeron hasta 3.650 en 2013 (casi 700 menos que el año anterior) y en una década ha cerrado el 25% de los puntos de venta de prensa: de los 30.000 de 2006, en 2016 quedaban 22.300.

Respecto a las bibliotecas el informe aporta datos que dicen que el número de bibliotecas ha crecido en nuestro país, pero que las colecciones tienen una alta de envejecimiento mayor, y los horarios de apertura se han reducido. Y que a pesar de aumentar el número de ciudadanos con un carnet de biblioteca, el número de préstamos se ha reducido desde 2010 en un 8.349.307 menos respecto a 2014.

Por lo cual los editores harán una petición al Gobierno de España para la renovación y refuerzo del Plan de Fomento de la Lectura.

¿Cómo y qué contenidos consideran los profesores e investigadores que deben incluir los servicios de alfabetización de sus bibliotecas universitarias?

literacia_digital

Wolff, C. [e-Book] Canadian Association of Research Libraries Faculty Survey 2016, IThaka, 2016

Texto completo

Encuesta llevada a cabo en universidades canadienses sobre cómo consideran que debe llevarse a cabo y que contenidos deben incluir las tareas de alfabetización informacional y apoya a la investigación por parte de sus bibliotecas universitarias, incluida la gestión de datos de investigación (GDI). En la encuesta participaron 4.039 profesores de 11 instituciones de enseñanza superior de Canadá. 

Desde el 2014, once instituciones miembros de Canadian Association of Research Libraries (CARL)han llevado a cabo una encuesta  junto con S + R Ithaka en sus campus esta encuesta es complementaria a la desarrollada en Estados Unidos. La encuesta cubre muchos temas académicos relacionados con la investigación y la enseñanza, con preguntas sobre preferencias y prácticas relacionadas con el descubrimiento, las actividades de investigación digital, las percepciones de las habilidades de investigación de los estudiantes, el rol de la biblioteca y la preservación y gestión de datos de investigación (GDI)

Entre los resultados más destacados de las repuestas a esta encuesta encontramos:

  • Casi tres cuartas partes de los profesores creen firmemente que la responsabilidad principal de la biblioteca debería ser facilitar el acceso a los materiales académicos. Aproximadamente la mitad de los encuestados estuvo firmemente de acuerdo en que la responsabilidad principal debería ser apoyar el aprendizaje de los estudiantes de pregrado. Los encuestados en las disciplinas de Humanidades, y los que se identificaron más como profesores que como investigadores valoraron con más contundencia estas dos responsabilidades de la biblioteca.
  • Los profesores que enseñan a distancia están más de acuerdo en que sus estudiantes tienen malas habilidades de investigación. Aproximadamente el sesenta por ciento de estos encuestados estuvo totalmente de acuerdo en que estos estudiantes tienen malas habilidades sobre como localizar y evaluar información científica. Estos encuestados también son más inclinados a estar de acuerdo en que los bibliotecarios ayudan a los estudiantes a obtener mejores resultados en sus cursos.
  • Los profesores de las áreas de Humanidades y Ciencias Sociales difieren de los de áreas de Ciencias y Medicina en las formas en que comienzan sus procesos de investigación. Los de Humanidades y Ciencias Sociales consideran que la formación de los alumnos debe empezarse enseñando el funcionamiento del sitio web de la biblioteca y el catálogo de la biblioteca, mientras que sus colegas de las áreas de Ciencias y Medicina consideran que lo primordial es que conozcan los recursos electrónicos específicos o bases de datos. Esta cuestión tiene su lógica ya que el libro en Humanidades y Sociales sigue siendo la base fundamental para el aprendizaje y la investigación, frete a lo que ocurre en los campos de Ciencias en los que es más relevante el artículo de revista.
  • Los profesores tienen una clara preferencia por la autosuficiencia en la preservación de sus datos de investigación. Después de la conclusión de un proyecto, aproximadamente tres cuartas partes de los encuestados indicaron que preservan sus datos de investigación ellos mismos. Aproximadamente la mitad de los encuestados valoran altamente el software libremente disponible y el apoyo de su biblioteca universitaria o universitaria en la gestión y preservación de estos datos.
  • Los profesores e investigadores del ámbito científico-tecnológico valoran especialmente muchas de las actividades y metodologías de investigación digital, incluyendo el análisis de datos cuantitativos, el uso de modelos y simulaciones, y la escritura de software y código abierto. Estos profesores también indicaron un mayor nivel de interés en integrar estas actividades y metodologías en comparación con sus colegas de otras disciplinas.

 

 

 

Cómo hacer para que los datos generados por los ciudadanos sean de utilidad

2016-12-27_12-13-18

Danny Lämmerhirt, Shazade Jameson, and Eko Prasetyo.. Making Citizen-Generated Data Work. 2017

Texto completo

Vivimos en un mundo de datos. Los gobiernos utilizan datos para medir el impacto y la eficiencia de las políticas basadas en la evidencia. Las empresas extraen grandes cantidades de datos para conocer los patrones de comportamiento de sus clientes.

Los individuos están organizando su vida social a través de medios que permiten capturar, recopilar y comunicar más información sobre sus comportamientos y creencias, que nunca antes fue posible disponer en cualquier otra época. Las Naciones Unidas pidieron una “revolución de datos” para aprovechar las nuevas tecnologías y aprovechar este vasto tesoro de datos existentes y emergentes para ayudar a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (SDG), que buscan medir el camino de la humanidad hacia la sostenibilidad con un conjunto más amplio de datos con el objetivo “no dejar a nadie detrás”.

Este informe analiza cómo los ciudadanos y la sociedad civil generan datos para impulsan el desarrollo sostenible; y cómo los datos creados por los ciudadanos pueden influir en la toma de decisiones y en la gestión de las instituciones públicas, para que estas cumplan mejor con su misión, con el objetivo de ser más eficientes y efectivas a la hora de invertir adecuadamente los recursos de todos.