Archivo de la categoría: Informes

Informe anual sobre privacidad 2017

2017-11-09_15-32-19

El trabajo de la DHS Privacy Office de estados Unidos apoya las cinco misiones principales del DHS  (1) prevenir el terrorismo y mejorar la seguridad; (2) asegurar las fronteras; (3) hacer cumplir las leyes de inmigración; (4) salvaguardar el ciberespacio; y (5) fortalecer la preparación nacional, así como el importante objetivo transversal de madurar y fortalecer la seguridad nacional integrando el intercambio de información y preservando la privacidad, la supervisión y la transparencia en la ejecución de todas las actividades departamentales.

Para lograr estos resultados estratégicos, DHS Privacy Office estableció cuatro metas en su Plan Estratégico del Año Fiscal 2015-2018, cada una de ellas apoyada por objetivos específicos y mensurables, y explicadas en detalle en los capítulos que siguen:

  • Objetivo 1 (Política de Privacidad y Divulgación): Fomentar una cultura de privacidad y divulgación y demostrar liderazgo a través de políticas y asociaciones;
  • Objetivo 2 (Alcance, Educación e Informes): Proporcionar alcance, educación, capacitación e informes para promover la privacidad y transparencia en la seguridad nacional;
  • Objetivo 3 (Cumplimiento y Supervisión): Llevar a cabo programas sólidos de cumplimiento y supervisión para asegurar la adherencia a las leyes y políticas federales de privacidad y divulgación en todas las actividades del DHS, y promover las mejores prácticas de privacidad y orientación a las actividades de intercambio de información e inteligencia del Departamento;
  • Objetivo 4 (Excelencia de la Fuerza Laboral): Desarrollar y retener a los mejores profesionales de privacidad y divulgación en el Gobierno Federal.
Anuncios

Publicaciones gubernamentales y gestión digital de la información: cuestiones y desafíos

optimising-reference-forms-auspostimage-9700-low

Government Printing, Publications, and Digital Information Management: Issues and Challenges.  [e-Book]  Washington, Specialist in American National Government, 2017.

Texto completo

 

En el último medio siglo las actividades de creación, distribución, retención y preservación de la información han pasado de un proceso tangible basado en papel a procesos digitales administrados a través de tecnologías de información. La información se crea como un objeto digital que luego puede ser transformado como un archivo de texto, imagen o vídeo. Estos archivos se distribuyen a través de puntos de venta que van desde aplicaciones de software y sitios web particulares hasta plataformas de medios sociales. El material puede ser producido en forma tangible e impresa, pero normalmente permanece en formatos digitales.

La GPO es una agencia de la rama legislativa que sirve al gobierno nacional como un recurso centralizado para recopilar, catalogar, producir, proveer, autenticar y preservar la información publicada. La agencia es supervisada por el Joint Committee on Printing (JCP) que en 1895 fue encargado de supervisar y regular las publicaciones del gobierno de los Estados Unidos. Las actividades de la GPO incluyen el Programa de Bibliotecas Depositarias Federales (FDLP), que proporciona acceso público permanente a la información publicada del gobierno federal, y que por última vez recibió consideración legislativa en 1962.

En la actualidad, la amplia disponibilidad de información gubernamental en forma digital ha llevado a algunos a cuestionarse si las versiones en papel de algunas publicaciones podrían ser eliminadas en favor de las versiones digitales, pero otros señalan que las versiones en papel siguen siendo necesarias por diversas razones. Otro motivo de preocupación se centra en las cuestiones relativas a la capacidad de las autoridades actuales encargadas de la difusión de la información para facilitar el suministro de información pública digital de manera eficaz y eficiente. En cuanto a la conservación de la información, la aparición de un ecosistema predominantemente digital puede suscitar dudas sobre la capacidad de la GPO para gestionar el programa. Estas cuestiones se complican aún más por la falta de un conjunto estable y robusto de recursos de información digital y prácticas de gestión como las que existían cuando el Congreso consideró por última vez las políticas de información gubernamentales actuales.

Este informe examina tres áreas relacionadas con la producción, distribución, retención y gestión de la información gubernamental en un entorno primordialmente digital.

 

 

El futuro de la verdad y la desinformación online

pi_2017-10-19_future-of-truth-and-misinformation_featured

 

Anderson, J. and L. Rainie (2017). [e-Book]  The Future of Truth and Misinformation Online. Washington D. C., Pew Research Center, 2017.

Texto completo

 

Cuando la BBC Future Now entrevistó a un panel de 50 expertos a principios de 2017 sobre los “grandes desafíos que enfrentamos en el siglo XXI”, muchos nombraron la necesidad de disponer fuentes de información confiables. Los expertos están divididos sobre si la próxima década se verá una reducción o no de las noticias falsas y engañosas en línea. 

 

El voto Brexit de 2016 en el Reino Unido y la tumultuosa elección presidencial estadounidense pusieron de relieve cómo la era digital ha afectado a las noticias y narrativas culturales. Nuevas plataformas de información alimentan el instinto antiguo que tiene la gente para encontrar información que se sincroniza con sus perspectivas: Un estudio de 2016 analizó 376 millones de usuarios de Facebook interactuando con más de 900 medios informativos y puso en evidencia que la gente tiende a buscar información que se alinea con sus puntos de vista. Esto hace que muchos de ellos sean vulnerables a aceptar y actuar sobre la información errónea.

Más de 1.100 expertos en Internet y tecnología respondieron en el verano de 2017 a una serie de preguntas relacionadas con el siguiente tema: ¿empiezan a surgir métodos confiables en los próximos 10 años para bloquear las narrativas falsas y permitir que la información más precisa prevalezca en el ecosistema de la información en general? Entre esta muestra, los resultados fueron uniformemente divididos: el 51% dijo que el entorno de la información no mejorará, mientras que el 49% espera que las cosas mejoren. Se pidió a los expertos que dieran más detalles sobre sus respuestas, aportando una amplia gama de opiniones sobre la amenaza de la desinformación, las perspectivas de soluciones y las estrategias más prometedoras que debían seguirse.

Muchos de estos expertos dijeron además que aunque la era digital ha creado innumerables fuentes de información, también ha magnificado su influencia potencial a nivel mundial, al mismo tiempo ha reducido la influencia de las empresas de noticias tradicionales que proporcionaban información objetiva y verificada.

En el estudio se plantean 5 grandes temas:

El entorno de la información no mejorará y la naturaleza humana tiene la culpa. Los encuestados que apoyan esta cuestión dicen que los seres humanos tienden a ser egoístas, tribales, ingenuos, buscadores de conveniencia. Les preocupa que los poderosos actores de la información de hoy en día tengan un incentivo para mantener el status quo. Y piensan que el futuro se organizará en torno a divisiones sociales, con un segmento de la población encontrando información de alta calidad, mientras que “reinará el caos” para aquellos que no pueden permitirse o discernir información confiable o que no muestran ningún interés en obtenerla.

El entorno de la información no mejorará porque la tecnología creará nuevos retos que no pueden o no serán contrarrestados de manera efectiva y a escala. Estas respuestas a menudo describían a los malos actores como los que tienen una ventaja sobre aquellos que buscan combatir la desinformación. Esperan que las narrativas con información falsa serán magnificadas por los medios sociales, las burbujas de filtro en línea, los bots y la inteligencia artificial.

El entorno de la información mejorará porque la tecnología ayudará a etiquetar, filtrar o prohibir la información errónea y, por lo tanto, mejorará la capacidad del público para juzgar la calidad y veracidad de los contenidos. Aquellos que piensen que habrá mejoras predicen que el uso de filtros algorítmicos, navegadores, aplicaciones y plug-ins disminuirá la potencia y disponibilidad de la información errónea. Piensan que los esquemas de “evaluabilidad” y las “calificaciones de confianza” también ayudarán. Algunos dicen que la regulación también jugará un papel importante en el control de la desinformación.

El entorno de la información mejorará porque las personas se adaptarán y mejorarán las cosas. Algunos de estos expertos argumentan que la desinformación no es nada nuevo y la sociedad siempre ha encontrado una manera de disminuir su impacto. Dicen que a medida que la gente se vuelve más hábil para clasificar los hechos de la ficción, el entorno de la información mejorará. Algunos esperan que el crowdsourcing desempeñe un papel prominente en la verificación de los hechos bloqueando a aquellos que propagan mentiras y propaganda.

Los expertos de ambos bandos que decían que la tecnología por sí sola no puede hacer mella en la influencia de la desinformación urgieron dos estrategias para combatirla: La tecnología no puede ganar la batalla.

Estrategias para que las bibliotecas museos y archivos demuestren su valor y el impacto social de sus actividades

2017-10-19_11-13-29

Impact Playbook For Museums, Libraries, Archives and Galleries. PHASE I: Impact Design, [e-Book]  Europeana Foundation, 2017

Texto completo

 

¿Necesitas demostrar el impacto de tu trabajo? ¿Tienes curiosidad por saber qué efecto tiene en la vida de las personas las actividades cotidianas de tu museo, biblioteca o archivo? ¿Buscas herramientas que te ayuden a medirlo? Si te has encontrado haciéndote estas preguntas, este informe te servirá de ayuda. La evaluación de impacto es un campo de rápido crecimiento que genera mucho interés. Pero puede llegar a ser un tema abrumador y complejo. Para ello European ha desarrollado este libro con el objetico de ayudar a bibliotecas, museos y archivos a tomar algunas decisiones estratégicas al respecto.

Este Playbook ha sido desarrollado por profesionales del patrimonio cultural y del impacto para guiar en el proceso de identificación del impacto que las instituciones de patrimonio cultural tienen o pretenden tener. Proporciona un enfoque común que puede aplicarse en todo el sector del patrimonio cultural. En esta publicación explora la primera fase de la realización de una evaluación de impacto. Se divide en seis pasos, cada uno de los cuales se centra en una meta y un resultado claros.

 

 

Informe global sobre Recursos Educativos Abiertos 2017

dkqilqcumaekvzn

(2017). [e-Book]  Open Educational Resources: Global Report 2017. Vancouver, Canadá, Commonwealth of Learning, 2017.

Texto completo

 

La Commonwealth of Learning (COL) es una organización intergubernamental creada por los Jefes de Gobierno de la Commonwealth en 1987 para promover el desarrollo y el intercambio del aprendizaje abierto y de los conocimientos, recursos y tecnologías de la educación a distancia. Con sede en Burnaby, Columbia Británica, COL es la única organización intergubernamental del mundo que se ocupa exclusivamente de la promoción y el desarrollo de la educación a distancia y el aprendizaje abierto. El Informe Global 2017 proporciona los resultados de las seis consultas regionales y encuestas globales realizadas antes del 2º Congreso Mundial de la OER [celebrado el mes pasado en Eslovenia].

informe sobre la manera en que los datos públicos fomentan el compromiso cívico en las ciudades

cities-pablo

Gray, Jonathan ; Lämmerhirt, Danny  (2017). [e-Book]  Data and the City: New report on how public data is fostering civic engagement in urban regions, Open Knowledge International, 2017.

Texto completo

¿Cómo pueden las infraestructuras de datos urbanos apoyar la formulación de políticas y la participación pública en el gobierno local? La investigación de Jonathan Gray y Danny Lämmerhirt examina las nuevas relaciones y espacios públicos emergentes entre instituciones públicas, grupos de la sociedad civil y ciudadanos. El desarrollo de las regiones urbanas afectará significativamente la vida de millones de personas en todo el mundo. La urbanización plantea problemas como la escasez de viviendas, el crecimiento de los barrios marginales y la decadencia urbana, la falta de infraestructura y servicios públicos, la pobreza o la contaminación. Al mismo tiempo, las ciudades de todo el mundo publican una amplia variedad de datos que reflejan la diversidad y heterogeneidad de los sistemas de información utilizados en el gobierno local, la formulación de políticas y la prestación de servicios.

A menudo se dice que la apertura de estas infraestructuras de datos al público permite avanzar hacia una serie de objetivos, entre los que se incluyen la transparencia, la rendición de cuentas, la participación pública, la prestación de servicios públicos, la innovación tecnológica, la eficiencia y el crecimiento económico. Sin embargo, aun es escaso el conocimiento sobre cómo se relacionan la esfera pública, y la sociedad civil con las infraestructuras de datos para avanzar en el progreso en torno a los temas urbanos.

El informe describe seis estudios de caso de ciudades de todo el mundo para demostrar el vasto repertorio de acciones de la sociedad civil para comprometerse con las infraestructuras de datos urbanos. Un estudio de caso demuestra cómo una organización de la sociedad civil británica recolectó datos presupuestarios a través de las solicitudes de información del gobierno municipal. Esta información se introdujo en una base de datos abierta y se puso a disposición de los expertos y académicos financieros para que pudieran llevar a cabo una “auditoría de la deuda pública”. Esta auditoría permitió a los funcionarios gubernamentales y al público en general debatir el alcance de la deuda pública en las ciudades británicas y descubrir cómo la falta de escrutinio público incrementó los beneficios de los institutos financieros, a la vez que ponía a prueba los fondos públicos. Otro caso muestra cómo un grupo de investigación reapropió los datos sobre encarcelamiento para poner de relieve cuestiones estructurales en los barrios urbanos y reformar la justicia penal en Estados Unidos.

Los datos oficiales suelen ser reelaborados, agregados o aumentados de manera creativa con otras fuentes de datos en el contexto de las infraestructuras de datos en evolución que se adaptan a las necesidades e intereses específicos de los agentes de la sociedad civil.

 

 

Estado de los Datos de Gobierno Abierto 2017: Creación de datos abiertos significativos a través del diálogo entre múltiples partes interesadas

dfb8anxxkaa2ozl

Lämmerhirt, D., M. Rubinstein, et al. (2017). [e-Book]  The State of Open Government Data in 2017: Creating meaningful open data through multi-stakeholder dialogue Open Knowledge International, 2017.

Texto completo

 

Este es el primer informe de Open Knowledge International sobre el Estado de los Datos Abiertos del Gobierno. Basándose en las conclusiones clave del trabajo sobre el Índice Global de Datos Abiertos (GODI) 2016/17, en él se esbozan los obstáculos a la publicación abierta de datos gubernamentales y se sugieren medidas que permitirán avanzar en el campo de los datos abiertos.

Las instituciones públicas deberían alinear los datos que producen con las necesidades de los grupos de la sociedad civil, los ciudadanos y otros usuarios. Como se mencionó en el reciente informe Data And The City de Open Knowledge International, las infraestructuras de datos -los marcos en los que se producen y publican los datos- no son meros recursos “brutos” que pueden ser explotados. Se conciben mejor como espacios de participación pública, un ecosistema animado en el que el público utilice los datos de manera creativa para interactuar con las instituciones públicas. Esto puede conducir a nuevos tipos de relaciones que refuercen los llamamientos a una serie de objetivos emergentes centrados en la transparencia, la rendición de cuentas, la participación del sector público, la prestación de servicios públicos, la innovación tecnológica y el crecimiento económico.

Sin embargo, las instituciones están produciendo más información codificada en formas que impiden a los editores de datos y a los usuarios públicos puedan comunicarse entre sí. El diálogo es fundamental para producir datos relevantes que puedan ser utilizados por la sociedad civil, y el GODI -más que un punto de referencia- proporciona la plataforma para este diálogo.