Archivo de la categoría: Noticias

Las prohibiciones de libros van en aumento. ¿Cuáles son los libros más prohibidos y por qué? Uno de cada tres libros prohibidos eran de temática LGBTQ.

Barbara VanDenburgh, USA. «Book Bans Are on the Rise. What Are the Most Banned Books and Why?», TODAY, 1661467968.

Texto completo

Los libros prohibidos no son nuevos, pero han cobrado nueva relevancia en una guerra cultural cada vez más intensa que pone en peligro los libros centrados en el racismo, la sexualidad y la identidad de género en las escuelas y bibliotecas públicas.

El dramático aumento de los libros impugnados en el último año, la escalada de las tácticas de censura y el acoso coordinado a profesores y bibliotecarios han llevado regularmente los esfuerzos de prohibición de libros en los titulares de las noticias.

Los aspirantes a la prohibición de libros argumentan que los lectores pueden seguir comprando los libros a los que ya no pueden acceder a través de las bibliotecas públicas, pero eso sólo es cierto para quienes tienen los recursos económicos para hacerlo. Para muchos, sobre todo niños y jóvenes, las escuelas y las bibliotecas públicas son el único medio de acceder a la literatura.

¿Qué es la prohibición de un libro?

Cuando se consigue «prohibir» un libro, significa que se ha retirado de los programas escolares y/o de las bibliotecas públicas porque una persona o grupo se ha opuesto a su contenido.

El intento de retirar un libro se denomina impugnación. La mayoría de las escuelas y bibliotecas públicas tienen juntas formadas por funcionarios elegidos (o personas nombradas por funcionarios elegidos) que tienen el poder de retirar libros de las escuelas y bibliotecas que supervisan.

Por qué es importante: La prohibición de un libro es importante porque restringe el acceso de otras personas a los libros, y a las ideas contenidas en ellos, basándose en la objeción de otra persona, a menudo por motivos ideológicos o políticos.

¿Aumentan las prohibiciones de libros en Estados Unidos?

Sí. American Library Association (ALA) hace un seguimiento de las impugnaciones y prohibiciones en todo el país, y los datos más recientes son alarmantes. En 2021, la ALA registró 729 impugnaciones de libros dirigidas a 1.597 títulos. Eso es más del doble de las cifras de 2020 y el número más alto desde que la organización comenzó a registrar datos en 2000.

¿Cuáles son los libros más prohibidos?

Un análisis reciente de PEN America reveló que muchos de los libros prohibidos se centran en las comunidades de color, la historia del racismo en Estados Unidos y los temas LGBTQ. De hecho, uno de cada tres libros restringidos por los distritos escolares en el último año presentaba temas o personajes LGBTQ.

Estos son los 10 libros más cuestionados de 2021, según la ALA:

  1. “Gender Queer,” by Maia Kobabe
  2. “Lawn Boy,” by Jonathan Evison
  3. “All Boys Aren’t Blue,” by George M. Johnson
  4. “Out of Darkness,” by Ashley Hope Perez
  5. “The Hate U Give,” by Angie Thomas
  6. “The Absolutely True Diary of a Part-Time Indian,” by Sherman Alexie
  7. “Me and Earl and the Dying Girl,” by Jesse Andrews
  8. “The Bluest Eye,” by Toni Morrison
  9. “This Book Is Gay,” by Juno Dawson
  10. “Beyond Magenta,” by Susan Kuklin

Muchos libros que fueron prohibidos históricamente acabaron convirtiéndose en clásicos de la literatura que se siguen enseñando en las aulas modernas. Según la ALA, entre los clásicos frecuentemente prohibidos se encuentran:

«Matar a un ruiseñor», de Harper Lee
«El guardián entre el centeno», de JD Salinger
«Las uvas de la ira, de John Steinbeck
«El color púrpura», de Alice Walker
«1984», de George Orwell
«Un mundo feliz», de Aldous Huxley
«Native Son», de Richard Wright
«Matadero Cinco», de Kurt Vonnegut
«Una paz sólo nuestra», de John Knowles
«El señor de las moscas», de William Golding

ICOM aprueba una nueva definición de museo

ICOM approves a new museum definition, 2022

Ver

El 24 de agosto, en el marco de la 26ª Conferencia General del International Council of Musseums (ICOM) celebrada en Praga, la Asamblea General Extraordinaria del ICOM aprobó una nueva definición de museo. La votación es la culminación de un proceso participativo de 18 meses que involucró a cientos de profesionales de museos de 126 Comités Nacionales de todo el mundo.

La directora ejecutiva de OMA, Marie Lalonde, se complace en compartir este importante momento con nuestro sector, ya que formó parte del Grupo de Trabajo internacional sobre la definición de museo para aportar la perspectiva de Ontario, Canadá y la francofonía a estas importantes conversaciones. OMA espera compartir más información sobre cómo esta nueva Definición de Museo guiará a nuestro sector, inspirará a nuestros museos a alcanzar estos objetivos y servirá como referencia central para todos los interesados en los museos, incluidos los gobiernos, para las políticas y los programas.

El nuevo texto dice:

«Un museo es una institución permanente sin ánimo de lucro al servicio de la sociedad que investiga, colecciona, conserva, interpreta y exhibe el patrimonio material e inmaterial. Abiertos al público, accesibles e inclusivos, los museos fomentan la diversidad y la sostenibilidad. Funcionan y se comunican de forma ética, profesional y con la participación de las comunidades, ofreciendo experiencias variadas para la educación, el disfrute, la reflexión y el intercambio de conocimientos».

El nuevo texto se lee de la siguiente manera:


«Un museo es una institución permanente, sin ánimo de lucro y al servicio de la sociedad, que se dedica a la investigación, la colección, la conservación, la interpretación y la exposición del patrimonio material e inmaterial. Abierto al público, accesible e inclusivo, fomenta la diversidad y la durabilidad. Los museos funcionan y se comunican de manera ética y profesional, con la participación de diversas comunidades. Ofrecen a su público experiencias educativas, de entretenimiento, de reflexión y de intercambio de conocimientos».

Manual de gestión de crisis de salud pública para archivos, bibliotecas y museos

«Public Health Crisis Management Playbook for Archives, Libraries, and Museums” REALM, 2022

Texto completo

El Manual de gestión de crisis de salud pública de REALM para archivos, bibliotecas y museos ofrece un conjunto de procesos, recursos y herramientas de orientación para ayudar a las instituciones del patrimonio cultural a planificar, atravesar y recuperarse de una emergencia de salud pública grave. Este recurso puede ayudar al personal de archivos, bibliotecas y museos que forme parte de un equipo de planificación de la gestión de crisis o de comunicación.

Este libro, disponible en línea y como documento PDF descargable, abarca los siguientes temas:

  • Liderazgo de la crisis-Proporciona puntos de partida para la gestión de la crisis y la planificación de las comunicaciones
  • Instalaciones y operaciones: ofrece consideraciones para determinar los procesos de toma de decisiones sobre la gestión de las colecciones, la configuración del espacio, los sistemas del edificio y los protocolos de seguridad.
  • Toma de decisiones en caso de crisis y gestión de riesgos: analiza la evaluación de riesgos, la recopilación de información y la toma de decisiones en momentos de incertidumbre.
  • Redes de recursos: comparte estrategias para identificar a los socios y mantener las relaciones de colaboración, incluida una herramienta para visualizar los posibles socios de una institución durante una crisis
  • Recursos para obtener más información: proporciona todos los recursos utilizados para desarrollar el libro de jugadas, así como materiales adicionales que pueden utilizarse para desarrollar un plan de gestión de crisis de salud pública

La bibliotecaria que desafió a los talibanes

«The Librarian Who Defied the Taliban», BBC News. 11 de agosto de 2022, sec. Asia.

Texto completo

Wahida Amiri trabajaba como una bibliotecaria normal y corriente antes de que los talibanes tomaran el poder en Afganistán el pasado agosto. Pero cuando los militantes empezaron a despojar a las mujeres de sus derechos, se convirtió en una de las principales voces contra ellos. La Sra. Amiri explica a Sodaba Haidare, de la BBC, cómo las protestas contra el régimen talibán la llevaron a ser detenida y por qué decidió abandonar su país.

Antes del trágico día del 15 de agosto de 2021, yo era una mujer corriente. Me había licenciado en Derecho y ahora, a los 33 años, dirigía una biblioteca en el corazón de Kabul.

La biblioteca era mi lugar feliz donde todo el mundo era bienvenido, especialmente las mujeres. A veces discutíamos temas como el feminismo mientras tomábamos chai sabzi, el tradicional té verde afgano con cardamomo. Afganistán no era perfecto, pero teníamos libertad.

Me interesaban mucho los libros porque hasta los 20 años no sabía leer.

Acababa de empezar la escuela cuando los talibanes entraron por primera vez en Afganistán, ondeando sus banderas blancas y negras. Era el año 1996.

Una de sus primeras órdenes fue cerrar las escuelas para niñas.

Todos nuestros familiares huyeron a Panjshir, un valle montañoso en el norte y nuestro hogar original. Pero mi padre decidió quedarse y, tras la muerte de mi madre, volvió a casarse. Los años que siguieron fueron extremadamente dolorosos.

En Afganistán, detener a una mujer equivale a arruinar su reputación. Se da por sentado que ha sido violada y, en la sociedad afgana, es la peor clase de vergüenza que puede soportar una mujer.

Aquel día de febrero de 2022, cuando los talibanes irrumpieron en el piso franco para arrestarnos, nos ordenaron que entregáramos nuestros teléfonos. No podía respirar. «¿Qué es lo siguiente?» pensé. «¿Me matarán? ¿Me violarán en grupo? ¿Torturarme?» Me sentía como si tuviera un cuerpo pero mi alma me hubiera abandonado.

Los talibanes dijeron que yo era un espía. Que había ayudado a iniciar un levantamiento contra ellos. Que salí a las calles y protesté sólo para conseguir fama. «Vete a casa a cocinar», dijo uno de ellos.

Pero la verdad es que sólo quería una cosa: la igualdad de derechos para las mujeres afganas. El derecho a ir a la escuela, a trabajar, a ser escuchadas. ¿Es mucho pedir?

El día que vinieron a arrestarnos, un silencio espeluznante había caído sobre Kabul. En los últimos días se habían llevado a varias mujeres que habían protestado contra los talibanes, por lo que nos trasladaron a un piso franco.

En los últimos meses, desde que los talibanes se hicieron con el control de Afganistán, yo había sido una mujer fuerte y orgullosa, marchando por las calles para protestar contra ellos. Les miré a los ojos y les dije: «No podéis tratarme como una ciudadana de segunda clase. Soy una mujer y soy vuestra igual». Ahora, estoy escondida en este lugar desconocido, sin saber cuál es mi delito pero preguntándome si vendrán a por mí.

Los privilegios del libro en la Italia del Renacimiento.

Squassina, Erika, y Andrea Ottone, eds. Privilegi librari nell’Italia del Rinascimento. FrancoAngeli, 2019.

Texto completo

Esta obra ofrece una descripción en profundidad del marco jurídico en el que operaba el comercio del libro italiano durante el Renacimiento. Se trata de una obra con varios autores que analiza cuestiones relacionadas con la protopropiedad intelectual, literaria y artística teniendo en cuenta algunos de los principales centros urbanos de la Italia preunitaria como Venecia, Milán y Roma. Investiga los diferentes sistemas jurídicos puestos en marcha por los estados y la dinámica que se generó en torno a ellos. El volumen enmarca el tema en cuestión dentro del discurso general sobre la innovación tecnológica y el mecenazgo estatal en la historia económica, por lo que explora los sistemas de patentes (por ejemplo, Florencia y Venecia) junto con los sistemas de privilegio del libro (por ejemplo, Milán y Venecia). Al hacerlo, también investiga los casos de conflicto de intereses entre la esfera política y la económica (por ejemplo, Roma y Venecia).

La Biblioteca de Oakville ofrecerá taquillas refrigeradas para alimentos para atender necesidades específicas

Majumdar, Amrita RC. «Oakville Library to Offer Refrigerated Food Lockers to Serve Unique Needs». Oakville News, 19 de agosto de 2022.

Ver completo

A finales del verano, la Oakville Public Library (OPL) planea añadir armarios refrigerados personalizados para alimentos en su sucursal de Woodside para satisfacer las necesidades únicas de las personas que pueden tener un perfil dietético específico o limitaciones de tiempo.

Marcus Logan, Director de Desarrollo y Participación de la Comunidad de la OPL y apasionado de la seguridad alimentaria, introdujo hace tres años los estantes de alimentos en la biblioteca para los locales necesitados. «Hay madres solteras y personas sin hogar que a menudo vienen a la biblioteca, comenta.

«Vimos sus necesidades y comenzamos con dos estantes de alimentos en 2019- que ahora han ampliado a 10, además de los refrigeradores de Food for Life«, agrega. Con el tiempo, OPL planea ampliar los estantes de alimentos en las ocho sucursales.

A finales del verano de 2022, la sucursal de Woodside tendrá una nevera comunitaria y taquillas con características personalizadas añadidas, gracias a la asociación de OPL con Food for Life («Programa de recuperación de alimentos frescos»).

Las taquillas refrigeradas Good Food pueden almacenar alimentos para hasta cinco días. Una familia local de Oakville ha patrocinado estos frigoríficos, cada uno de ellos de 18 x 12 pulgadas. Para empezar, Food for Life instalará un mínimo de ocho y un máximo de 16 taquillas, en función de las necesidades de OPL.

Las personas con restricciones dietéticas específicas, las familias monoparentales con problemas de gestión del tiempo o las que se alojan en un refugio temporal en la biblioteca y sus alrededores pueden recoger los alimentos de estos armarios cuando les convenga.

Además de hacer frente a la pobreza alimentaria con esta taquilla de libre acceso, la OPL pretende ayudar a segmentos de la población que quizá no participen en el apoyo de la sociedad ni se relacionen con otras personas con regularidad.

La ventaja de estas taquillas es que varias personas pueden utilizarlas una vez vaciadas por el usuario anterior y reabastecidas por los voluntarios y el personal.

El banco de alimentos de la OPL «no está diseñado para ser un apoyo continuo» y es más bien un apoyo de emergencia disponible durante la transición o la falta de acceso a otros programas de apoyo alimentario, aclara Graham Hill, Director Ejecutivo de Food for Life. Añade que la biblioteca llena el vacío temporal de quienes no cumplen los criterios de elegibilidad de otros programas alimentarios tradicionales o están en tránsito. Añade que siempre hay cola para recoger los alimentos, y que en una hora de reposición, muchas veces, las estanterías de alimentos se vacían.

Logan explica que muchas personas marginadas acuden a la biblioteca en busca de Internet, compromiso social y calor. «Ofrecerles acceso a la comida es hacer que el individuo se involucre con el apoyo adecuado. Pero no es un programa completo y nunca se pretende que lo sea».

«Este programa de apoyo alimentario es un ejemplo de cómo las organizaciones están pensando de forma diferente para la construcción de la comunidad y el personal de la OPL asume el liderazgo para satisfacer las necesidades individuales llevando a cabo esta iniciativa», menciona Hill.

Catalogación con RDA

Martínez Pujadas, Eva. Catalogación con RDA. Codificación de las RDA en formato MARC21. 4 y panorámica de los nuevos sistemas, 2017. 

Texto completo

Ejercicio Relaciones RDA

CATALOGACIÓN CON RDA Elena Gili Sampol Relaciones en RDA. Tipología y sintaxis 2 MÓDULO Ejercicio final M2 Diseño: Dirección de la Estrategia de Comunicación y Promoción Institucional de la UIB. http://dircom.uib.es

Por qué los libros prolongan nuestras vidas por Umberto Eco

Por qué los libros prolongan nuestras vidas por Umberto Eco, La Nación en 1997

No hace mucho me entretenía imaginándome a aquellos progenitores nuestros que hablaban de sus esclavos adiestrados en trazar caracteres cuneiformes como si fueran modernos computers. Me entretenía pero no bromeaba. Cuando hoy leemos artículos preocupados por el porvenir de la inteligencia humana frente a nuevas máquinas que se aprestan a sustituir nuestra memoria, advertimos un aire de familia. […]

La misma reacción de terror debe de haber sentido quien vio por primera vez una rueda. Habrá pensado que nos olvidaríamos de caminar. Acaso los hombres de aquel tiempo estaban más dotados que nosotros para realizar maratones en los desiertos y en las estepas, pero morían antes y hoy serían dados de baja en el primer distrito militar. Con esto no quiero decir que, por esa razón, no nos debamos preocupar de nada y que tendremos una bella y sana humanidad habituada a merendar sobre la hierba de Chernobyl; si acaso, la escritura nos ha hecho más hábiles para comprender cuándo debemos detenernos, y quien no sabe detenerse es analfabeto, aunque vaya en cuatro ruedas. […]

¿Qué hemos ganado? ¿Qué ha ganado el hombre con la invención de la escritura, la imprenta, las memorias electrónicas?

En una ocasión, Valentino Bompiani hizo circular una frase: “Un hombre que lee vale por dos”. Dicha por un editor, podría ser entendida solamente como un eslogan feliz, pero pienso que significa que la escritura (en general, el lenguaje) prolonga la vida. Desde los tiempos en que la especie comenzaba a emitir sus primeros sonidos significativos, las familias y las tribus necesitaron de los viejos.

Quizá primero no servían y eran desechados cuando ya no eran eficaces para la caza. Pero con el lenguaje, los viejos se han convertido en la memoria de la especie: se sentaban en la caverna, alrededor del fuego y contaban lo que había sucedido (o se decía que había sucedido, ésta es la función de los mitos) antes de que los jóvenes hubieran nacido. Antes de que se comenzara a cultivar esta memoria social, el hombre nacía sin experiencia, no tenia tiempo para forjársela y moría. Después un joven de veinte años era como si hubiese vivido cinco mil. Los hechos ocurridos antes de que él naciera, y lo que habían aprendido los ancianos, pasaban a formar parte de su memoria.

Hoy los libros son nuestros viejos. No os damos cuenta, pero nuestra riqueza respecto del analfabeto (o del que, alfabeto, no lee) consiste en que él está viviendo y vivirá sólo su vida y nosotros hemos vivido muchísimas. […]

Esto podría dar a alguien la impresión de que, no bien nacemos, ya somos insoportablemente ancianos. Pero es más decrépito el analfabeto (de origen o de retorno) que padece de arteriosclerosis desde niño, y no recuerda (porque no sabe) qué ocurrió en los idus de marzo (*) Naturalmente, también podríamos recordar mentiras, pero leer ayuda también a discriminar. No conociendo las culpas de los demás, el analfabeto ni siquiera conoce los propios derechos.

El libro es un seguro de vida, una pequeña anticipación de inmortalidad. Hacia atrás (¡ay!) más que hacia adelante. Pero no se puede tener todo y al instante.

Humberto Eco. La Nación, 1997 (fragmento)

La biblioteca del futuro de libros inéditos de autores famosos que sólo podrán leerse en el año 2114

Richard Fishe The Norwegian library with unreadable books BBC, 2022

Ver completo

Ver Bibliotecas y Arte ¿Son una bibliotecas o es arte? Planeta Biblioteca 2020/02/26

Algunos de los autores más célebres del mundo han escrito manuscritos que no se publicarán hasta dentro de un siglo. Se trataba de la ceremonia de la Biblioteca del Futuro 2022, un proyecto artístico de 100 años de duración creado para ampliar la perspectiva del tiempo de las personas y su deber con la posteridad. Todos los manuscritos se guardarán durante casi un siglo en cajones de cristal cerrados con llave en un rincón oculto de la principal biblioteca pública de Oslo, dentro de un pequeño depósito de madera llamado la Sala del Silencio. En 2114 se abrirán los cajones y se cortarán los árboles, y 100 historias ocultas durante un siglo se publicarán por fin de una sola vez.

Una mañana de domingo, en un bosque al norte de Oslo (Noruega), más de 200 personas se reunieron para asistir a una ceremonia. Habían caminado en procesión -algunos con sus perros, otros con sus hijos- por senderos de grava, dirigidos por flechas en el suelo hechas con virutas de madera espolvoreadas. El aire desprendía un aroma a agujas de pino, troncos quemados y café noruego fuerte.

Al llegar a su destino, un bosque recién plantado, la gente se sentaba o se agachaba en una ladera salpicada de abetos. Cada árbol sólo tiene un metro de altura, pero un día, cuando los abetos sean más de 20 ó 30 veces más grandes, proporcionarán el papel para una colección especial de libros. Todos los presentes sabían que no vivirían para ver eso, ni llegarían a leer los libros.

Se trataba de la ceremonia de la Biblioteca del Futuro 2022, un proyecto artístico de 100 años de duración creado para ampliar la perspectiva del tiempo de las personas y su deber con la posteridad. Cada año desde 2014, la artista escocesa Katie Paterson -junto con su homóloga noruega Anne Beate Hovind y un grupo de gestores- ha invitado a un escritor destacado a presentar un manuscrito, y el encargo continuará hasta 2113. Entonces, un siglo después del inicio del proyecto, se publicarán finalmente todos ellos.

Este año, el autor zimbabuense Tsitsi Dangarembga y el escritor noruego Karl Ove Knausgaard acudieron al bosque para entregar sus historias (junto con los autores que regresan, Mitchell y Sjón). Se les prohibió revelar el contenido de sus obras, sólo pudieron compartir los títulos.

La lectura pública en España y el Plan de Bibliotecas de María Moliner

Faus Sevilla, Pilar. «La lectura pública en España y el Plan de Bibliotecas de María Moliner». Madrid: Anabad, 2000

Texto completo

Reprod. facs. de : Instrucciones para el servicio de pequeñas bibliotecas.- Valencia: Ministerio de Instrucción Pública, Consejo Central de Archivos, Bibliotecas y Tesoro Artístico, Sección de Bibliotecas, 1937. Proyecto de bases de un plan de organización general de bibliotecas del Estado.- Valencia: Ministerio de Instrucción Pública, Oficina de Adquisición de Libros y Cambio Internacional, 1939

María Moliner es todo un grato recuerdo para los alumnos de la Escuela Cossío de Valencia, para los profesionales de Archivos y Bibliotecas y, también y no en último lugar, para los consultantes de su diccionario, que buscan el buen uso del español. En las tres categorías me coloco para poner estas frases como antecedente al trabajo de Pilar Faus Sevilla, dando a conocer dos importantes documentos bibliotecarios_ Ella que goza, como yo, de este raro privilegio triple de alumna, compañera y usuaria del saber de María Moliner, nos ofrece un estudio exacto y crítico, sin desmerecer el a recto que en él ha puesto, de dos obras perdidas en los recovecos de la depuración y el olvido forzado.