Archivo de la categoría: Bibliotecas

La capacidad de liderazgo del bibliotecario que imparte alfabetización informacional

Brooks, Andrea, Lynn Warner, & Jane Hammons. “Information literacy leadership: The traits we didn’t know we had.” College & Research Libraries News [Online], 82.6 (2021): 278. Web. 21 Jun. 2021

Ver artículo

El papel de los bibliotecarios ha evolucionado de forma natural a lo largo de las décadas, ya que la alfabetización informacional (ALFIN) se ha definido, redefinido y conceptualizado desde un conjunto de habilidades estandarizadas hasta un grupo interconectado de conocimientos. Para crear programas de formación eficaces, los bibliotecarios encargados de la alfabetización informacional (ALFIN) han tenido que desarrollar rápidamente numerosas competencias. El bibliotecario docente que tiene éxito aprende a comunicarse eficazmente con los estudiantes, a colaborar con el profesorado de todo el campus y a desarrollar enfoques innovadores para la enseñanza de la Alfabetización Informacional. Con el tiempo, aunque quizás el bibliotecario no lo sepa, todas estas habilidades que crean buenos profesores también crean buenos líderes.

En una encuesta que los autores de este artículo hicieron titulada Becoming Leaders, Creating Leaders en LOEX 2020 evaluaron la autopercepción de los bibliotecarios encargados de la alfabetización informacional respecto al liderazgo. Alrededor de la mitad de los participantes estaban convencidos de que desempeñaban un papel de liderazgo en sus propias bibliotecas. Sin embargo, son muchos menos los que se perciben a sí mismos como líderes en su organización más amplia (La universidad). Puede que esto no sea sorprendente, pero es interesante reflexionar sobre cómo nosotros, como profesión, podríamos hacer avanzar la alfabetización en información si reconocemos nuestra capacidad de liderazgo.

Este artículo ofrece una reflexión sobre la alfabetización informacional y discute cuatro rasgos de liderazgo que se lleva a cabo en el aula por parte de los bibliotecarios:

Los bibliotecarios docentes como líderes

Los bibliotecarios que proporcionan clases de ALFIN están bien posicionados para convertirse en comunicadores eficaces, colaboradores y defensores de la alfabetización informacional. Sharon Mader escribió en 1996 que “los bibliotecarios que imparten ALFIN tienen una afinidad natural hacia los puestos de liderazgo porque las cualidades de liderazgo identificadas son las que los bibliotecarios de enseñanza generalmente exhiben o desarrollan para tener éxito en sus trabajos”. Las cualidades de liderazgo y su conexión con la enseñanza y la formación en las bibliotecas incluyen rasgos como ser innovador, autorreflexivo, colaborador y comunicativo. El documento Roles and Strengths of Teaching Librarians de ACRL proporciona una descripción detallada del rol de liderazgo dentro de la profesión. De acuerdo con el documento, “el bibliotecario docente demuestra su liderazgo tanto al liderar con el ejemplo como al liderar en los contextos del campus”.

Con un conocimiento profundo de la ALFIN y la pedagogía, los bibliotecarios deberían guiar y dirigir las conversaciones sobre la ALFIN en todas las disciplinas para que los bibliotecarios sean verdaderos socios colaborativos de los docentes, haciendo avanzar a sus instituciones con nuevas iniciativas, mientras identifican y se conectan con los objetivos institucionales existentes. Ciertamente hay evidencia dentro del campo donde los bibliotecarios modelan un liderazgo efectivo para integrar la ALFIN dentro del plan de estudios, el diseño de asignaciones, y conectar la ALFIN con los estándares de acreditación de la universidad. Estos son excelentes ejemplos, pero sabemos que hay oportunidad para que nuestra profesión crezca como líderes.

Programa de embajadores de IL

La creación del programa GEARUP de Alfabetización Informacional en la Universidad de Northern Kentucky (NKU) ofrece un ejemplo de cómo los bibliotecarios docentes pueden aprovechar las competencias que desarrollan a través de su trabajo diario para asumir un papel de liderazgo en el campus.

Una parte clave de la iniciativa es la creación de un programa de embajadores de la alfabetización informacional, en el que algunos profesores de las distintas disciplinas colaboran con los bibliotecarios para integrar los conceptos de la ALFIN en sus cursos y actuar como defensores de este servicio en el campus.

Rasgos clave del liderazgo

Comunicación

Se aprovecharon las habilidades de comunicación existentes para articular que todos los estudiantes, en todas las disciplinas, requieren habilidades de ALFIN para el desarrollo del aprendizaje permanente. Además del profesorado, también se tuvo que comunicarse con los gestores, el personal y los grupos de estudiantes para promover el valor de la AI. Esta experiencia trabajando con varias disciplinas, poblaciones de estudiantes y profesores en sesiones únicas, ayudó a ser flexibles en la presentación de la información. Habiendo desarrollado habilidades de comunicación mientras se trabajaba con diversos grupos de estudiantes durante las sesiones únicas, equipados para impartir efectivamente la importancia de la ALFIN

Asumir riesgos

Como bibliotecarios docentes, a menudo se utilizan y prueba con frecuencia nuevas técnicas de aprendizaje activo -generalmente en sesiones puntuales con estudiantes que nunca hemos conocido- sin saber si la actividad será un éxito. Estamos dispuestos a impartir clases en áreas temáticas en las que nuestros conocimientos disciplinarios son limitados, confiando en que nuestra propia experiencia nos ayudará. Nos acercamos a profesores que no conocemos en departamentos con los que no hemos trabajado antes, sabiendo que nuestros esfuerzos pueden ser ignorados. Sabemos que tenemos que estar dispuestos a probar, y a fracasar, si queremos desarrollarnos como profesores y apoyar el desarrollo de la ALFIN de nuestros estudiantes.

Proponer un programa de ALFIN dirigido por la biblioteca es un riesgo importante. Si la propuesta es aceptada, la biblioteca se convierte en el centro de atención del campus de una manera que nunca fue antes. Y lo que estaba en juego era muy importante, ya que si la implementación no tuviera éxito, surgirían problemas significativos para la reacreditación de la universidad. Además, no todo el mundo verá con buenos ojos los esfuerzos ni estará de acuerdo con las decisiones Aunque situaciones como son un reto, podemos recurrir a nuestras experiencias anteriores de asumir riesgos y estar dispuestos a fracasar, para apoyar nuestros esfuerzos de asumir este mayor papel de liderazgo.

Creación de equipos

Las habilidades de creación de equipos se desarrollan de forma natural en las aulas de aprendizaje activo, donde podemos guiar a los grupos a través de una tarea. Pedimos a los alumnos que resuelvan problemas de búsqueda o que discutan en grupo el concepto de autoridad. Nos volvemos expertos en dirigir a los grupos menos productivos hacia el compromiso y en estructurar los debates. Además, la estructura organizativa de los programas de formación suele fomentar la creación de equipos dentro de una unidad. La formación rara vez recae en un solo bibliotecario, sino que un equipo de bibliotecarios trabaja conjuntamente para garantizar la coherencia del aprendizaje de los alumnos. Por último, un equipo de enseñanza exitoso debe extenderse más allá de nuestros colegas de la biblioteca. Aprendemos a colaborar con el profesorado para asegurarnos de que trabajamos con los mismos objetivos de aprendizaje.

Confianza en sí mismo

La confianza en uno mismo, como cualquiera de los otros rasgos enumerados, no se produce de forma inmediata. A medida que desarrollamos nuestras habilidades de comunicación y de creación de equipos, además de asumir riesgos, nuestra autoconfianza va afianzándose. Como bibliotecarios principiantes que imparten clases individuales, queda claro que la información que compartimos con los alumnos es muy valiosa para su éxito. Tenemos conocimientos y habilidades que valen la pena para ayudar a los estudiantes no sólo con las tareas de investigación, sino con el aprendizaje permanente y el pensamiento crítico. Los comentarios positivos del profesorado sobre sus alumnos refuerzan aún más esta confianza en nuestras capacidades y en nuestra instrucción.

Recomendaciones para desarrollar el liderazgo

Los bibliotecarios que imparten Alfabetización Informacional noveles desarrollarán de forma natural las habilidades de liderazgo desde el principio en el aula, pero se pueden aplicar esfuerzos conscientes para desarrollar o mejorar intencionadamente las habilidades existentes.

  • Comunicar: Desarrolla un discurso ágil y coherente para que, cuando te comuniques con cualquier persona de tu organización, estés mejor preparado para explicar la importancia de la ALFIN.
  • Creación de equipos: En el aula, desarrolla tus habilidades de creación de equipos utilizando tecnologías de colaboración para que los estudiantes trabajen juntos en el aprendizaje de conceptos.
  • Asumir riesgos: Comprométete a probar una nueva técnica de aprendizaje activo cada semestre o a utilizar una nueva tecnología. Ofrécete como voluntario para impartir clases en una disciplina con la que no esté familiarizado o para un público con el que no suelas trabajar.
  • Confianza en sí mismo: Participa en un comité del campus, incluso en uno que no esté directamente relacionado con tu función de bibliotecario. Busca oportunidades en las que puedas empezar a asumir un papel de liderazgo más destacado en el campus.

El papel de los bibliotecarios docentes ha evolucionado ciertamente, pero las conexiones con el liderazgo siempre han estado ahí. Tómate un tiempo para ser intencional sobre tu propio desarrollo, céntrate en desarrollar uno o dos rasgos clave y, a su vez, verás crecer la confianza en ti mismo. Muy pronto, te encontrarás liderando en lugares que nunca hubieras imaginado.

¿Cómo utilizan los espacios y recursos de la biblioteca los estudiantes del campus?

Brendan Johnson and Katie Odhner. Focus groups from home
Conducting virtual focus groups during the COVID-19 pandemic and beyond
. College and Research Libraries, Vol 82, No 6 (2021)

Ver artículo

Los grupos focales se han convertido en una práctica común en las bibliotecas académicas para descubrir las actitudes, creencias, preocupaciones, comportamientos y preferencias de grupos particulares de personas. Dado que los grupos focales proporcionan una oportunidad para la discusión abierta, los participantes pueden describir sus pensamientos con sus propias palabras, lo que permite recoger opiniones y experiencias que no podemos prever. El objetivo del proyecto era disponer de información de cómo utilizan los espacios y recursos de la biblioteca y qué les hace sentir como en casa en la biblioteca a través de grupos focales por medio de Zoom.

Para ello, la biblioteca universitaria de Penn State-Abington realizó una experiencia focal con 3.700 estudiantes universitarios, incluidos 545 estudiantes internacionales y un 58% de estudiantes de color para evaluar las necesidades de esta dinámica comunidad estudiantil a través de grupos de discusión.

Se hicieron nueve preguntas básicas, con múltiples preguntas de seguimiento, en función de las respuestas de los participantes:

  • ¿Con qué frecuencia vienes a la biblioteca y cuánto tiempo sueles pasar aquí?
  • ¿Qué sueles hacer en la biblioteca?
  • ¿Qué opinión tienes de la biblioteca en comparación con otros espacios de estudio del campus?
  • ¿Sientes la biblioteca como propia?
  • ¿Qué tipo de interacciones has tenido con el personal de la biblioteca?
  • ¿Ha utilizado alguna vez la biblioteca para obtener ayuda con una tarea de clase?
  • ¿Has asistido alguna vez a un evento en la biblioteca (como el Finals Recharge, Research Party, lectura de poesía, taller, etc.)?
  • ¿Qué tipo de eventos te interesan?
  • ¿Tienes algún otro comentario que quieras compartir y que no hayamos cubierto en las preguntas anteriores?

Los grupos focales generaron un conjunto de información informativa y procesable que ayudó a entender cómo los estudiantes utilizan los espacios, que opinión tienen de la biblioteca, y cómo podrían ser atendidos mejor por los programas ofertados. Esta información es útil para evaluar, apoyar o justificar las decisiones sobre los espacios y las políticas de la biblioteca. A continuación se presentan tres ejemplos sobre las preocupaciones por el ruido, la programación y las interacciones del personal que se encuentran entre nuestras principales conclusiones de los grupos de discusión.

Entre los resultados se aprendió que los estudiantes aprecian tener una variedad de espacios disponibles en la biblioteca, incluyendo espacios para socializar, colaborar y estudiar individualmente. Indicaron que es importante tener una política de ruido flexible que permita todas las actividades descritas anteriormente. Sin embargo, la mayoría de los estudiantes dijeron que utilizaban la biblioteca principalmente para estudiar y realizar otras actividades académicas, y muchos también consideraron que la biblioteca es demasiado ruidosa a veces. Esto coincide con la percepción del personal de que existe un “problema de ruido” en la biblioteca. Se tiene previsto abordar estas preocupaciones sobre las políticas de ruido reexaminando el uso del espacio de la biblioteca para garantizar que haya zonas específicas donde los estudiantes puedan sentirse cómodos hablando y estudiando sin interrupciones.

La opinión de los estudiantes sobre los eventos confirmó muchas de las opciones de programación y generó nuevas ideas para nuevos eventos de la biblioteca. Entre los actos más populares de la biblioteca se encuentran los programas para desestresarse en los exámenes finales y los recitales de poesía. Los estudiantes también mencionaron eventos de estudio, como las “Fiestas de Investigación” y las “Noches contra la Procrastinación”. Estos comentarios de los estudiantes servirán para desarrollar una serie de nuevos y diversos programas de la biblioteca, con especial énfasis en los eventos para aliviar el estrés, así como los que proporcionan la oportunidad de explorar las diversas culturas de nuestra población estudiantil.

Los estudiantes hablaron con entusiasmo sobre las interacciones con el personal de la biblioteca, especialmente con los estudiantes trabajadores. Las pocas interacciones negativas que describieron se debieron a la aplicación de las políticas sobre comida y ruido, especialmente en los casos en los que los estudiantes se sintieron injustamente señalados o no conocían las políticas. Las experiencias que describieron los estudiantes llevaron a replantear la política de alimentos y a reconsiderar cómo gestionar las interacciones en torno a la aplicación de las normas. En general, la imagen que los participantes tenían de la biblioteca era positiva. Además, los estudiantes expresaron sistemáticamente su agradecimiento por el hecho de que los bibliotecarios pidieran su opinión, lo que lleva a creer que los propios grupos de discusión contribuyeron a mejorar la reputación y la buena voluntad de la biblioteca entre los usuarios.

Conclusiones

La experiencia con los grupos focales virtuales demuestra su valor, pero también su carácter único que debe tenerse en cuenta tanto en la planificación como en la gestión de las sesiones. La posibilidad de conectarse a distancia con los estudiantes permite a los bibliotecarios llegar a una mayor parte de la población objetivo y proporciona la flexibilidad necesaria para estructurar las sesiones de forma que se satisfagan las distintas necesidades. Los subtítulos y otras tecnologías de adaptación permiten a las bibliotecas solicitar la opinión de los estudiantes que no pueden participar en un grupo de discusión en persona. A medida que el aprendizaje en línea sigue creciendo y los servicios de las bibliotecas virtuales se amplían, entablar diálogos constructivos con los usuarios que nunca han pisado la biblioteca física ofrece valiosas oportunidades para evaluar los cambios en las necesidades y crear puntos de contacto positivos con los usuarios cercanos y lejanos.

Borrador sobre las competencias básicas, capacidades y expectativas para la formación de los futuros profesionales de la biblioteca

Ver borrador

Los profesionales de la biblioteca están trabajando en entornos impulsados ​​por los rápidos avances en la tecnología, el cambio social, los desafíos de financiación y las necesidades cambiantes de los usuarios. Por lo tanto, los roles, capacidades y expectativas de los profesionales de la biblioteca también están cambiando. Las Competencias Básicas de ALA (ALACC) para los profesionales de la biblioteca deben reflejar estos cambios. Por ello, el Comité de Educación (COE) de la Asociación Estadounidense de Bibliotecas (ALA) acaba de publicar un borrador de discusión de los ALACC (pdf) recientemente revisados para que los profesionales de la biblioteca orienten a quienes ofertan títulos de Información y Documentación en las competencias básicas que se esperan durante los primeros años de graduación.

El borrador revisado de ALACC refleja el conocimiento básico adquirido a través de la enseñanza en Información y Documentación (LIS), la incorporación al trabajo y el desarrollo profesional continuo al principio de una carrera bibliotecaria. Es esencial que los profesionales de la biblioteca que trabajan a lo largo de su carrera en bibliotecas escolares, académicas, públicas, especiales y gubernamentales sean aprendices de por vida para adquirir conocimientos especializados y avanzados más allá de los especificados en este documento de ALACC.

Los ALACC no están pensados ​​como un documento normativo para el desarrollo del plan de estudios de las escuelas bibliotecarias, pero pueden utilizarse para informar el plan de estudios de LIS. Los profesionales bibliotecarios que se inician en la carrera pueden considerar la posibilidad de considerar los ALACC como una lista de objetivos que deben aspirar a lograr a través de su educación en LIS y los primeros años de experiencia en el trabajo.

El objetivo es incorporar los comentarios a principios de 2022 a tiempo para que el Consejo de ALA vote sobre el documento revisado en la Anual de 2022.

CONTENIDO

  1. – La puerta al conocimiento
  2. – Recursos de información
  3. – Aprendizaje permanente y formación continua
  4. – Gestión y administración
  5. – Organización del conocimiento y la información registrados
  6. – Servicios de referencia y atención el usuario
  7. – Investigación y práctica basada en la evidencia
  8. – Justicia social
  9. – Conocimientos y habilidades tecnológicas

Un bibliotecario preparado para el futuro : valor de los profesionales en el entorno de la enseñanza y el aprendizaje

Future Ready Librarians®

Ver noticia

Descargar folleto

Future ready librarian support student-centered learning

A medida que las escuelas tratan de estar preparadas para el futuro, es necesario identificar y cultivar el liderazgo más allá del distrito y del edificio. Los bibliotecarios escolares lideran, enseñan y apoyan los objetivos de la escuela y/o el distrito los objetivos de las Escuelas Preparadas para el Futuro (FRS) a través de su práctica profesional, programas y espacios.

¿Cómo pueden los bibliotecarios y las bibliotecas apoyar a las escuelas del futuro? ¿Cómo pueden los bibliotecarios y las bibliotecas estar más preparados para el futuro? Future Ready Librarians® proporcionará recursos, estrategias y conexiones para que los líderes de los distritos y los bibliotecarios trabajen juntos para promover e implementar oportunidades de aprendizaje innovadoras para los estudiantes.

Derivados del del marco de las Future Ready Schools® (FRS), estos principios describen cómo los bibliotecarios pueden apoyar a las escuelas en esta transición e identifican formas específicas de que los bibliotecarios puedan estar más preparados para el futuro. Al alinearse con iniciativas estratégicas como FRS, los bibliotecarios pueden conectar mejor sus prácticas, programas y espacios con la innovación educativa en las escuelas. Si se preparan y apoyan adecuadamente, los bibliotecarios escolares están bien posicionados para estar a la vanguardia de la transformación digital del aprendizaje.

Reconociendo que el estado actual de las bibliotecas escolares y de los bibliotecarios varía mucho de un estado a otro e incluso de una escuela a otra. Estos principios se basan en la creencia de que en una escuela preparada para el futuro, todos los estudiantes tienen un acceso equitativo a los bibliotecarios cualificados, herramientas digitales, recursos y libros. Para apoyar de estos objetivos, las asociaciones y el apoyo de los bibliotecarios públicos y y las bibliotecas públicas son bienvenidos y alentados.

  • Diseña espacios de colaboración. Proporciona espacios flexibles que promueven la investigación, la creatividad, la colaboración y la comunidad.
  • Construye asociaciones. Se asocia con los educadores para diseñar y aplicar planes de estudio y evaluaciones basados en pruebas que integren elementos de aprendizaje profundo, el pensamiento crítico, la alfabetización informativa, la ciudadanía digital, la creatividad, la innovación y el uso activo de la tecnología.
  • Capacita a los estudiantes como creadores. Fomenta y facilita a los estudiantes a convertirse en cada vez más autodirigidos mientras crear productos digitales de su aprendizaje que los involucra en el pensamiento crítico, la colaboración y la resolución de problemas auténticos en el mundo real.
  • Curaduría digital Recursos y herramientas. Dirige la selección, integración, organización, y el intercambio de recursos recursos y herramientas digitales para apoyar la enseñanza y el aprendizaje enseñanza y el aprendizaje y desarrollar las capacidades de digital de otros.
  • Facilita el aprendizaje profesional personalizado. Dirige el aprendizaje profesional para cultivar una mayor comprensión de las habilidades que conforman el éxito en la era digital (por ejemplo pensamiento crítico, alfabetización informativa, ciudadanía digital, competencias tecnológicas, etc.)
  • Garantiza un acceso digital. Proporciona y aboga por el acceso equitativo a la conectividad, los dispositivos, información, recursos, programación, y servicios en apoyo de la la visión estratégica del entorno.
  • Invierte estratégicamente en recursos digitales. Aprovecha el conocimiento y necesidades de la comunidad para identificar e invertir en recursos digitales para apoyar el aprendizaje de los alumnos.
  • Cultiva las relaciones. Cultiva asociaciones dentro de la escuela y la comunidad local (familias y cuidadores, organizaciones sin ánimo de lucro, agencias gubernamentales, bibliotecas y bibliotecas de educación superior, empresas, etc.) para promover compromiso y un proceso de aprendizaje a lo largo de toda la vida.
  • Defiende la privacidad de los estudiantes. Enseña y promueve la privacidad de los datos a través de su instrucción y papel como líderes educativos
  • Dirige más allá de la biblioteca. Participa en establecer la visión del distrito y el plan estratégico para el aprendizaje digital y fomenta una cultura de colaboración e innovación innovación para potenciar a los profesores y a los alumnos.

Carta de Derechos de la Biblioteca

Library Bill of Rights

American Library Association

Adoptado el 19 de junio de 1939 por el Consejo de la ALA; modificado el 14 de octubre de 1944; el 18 de junio de 1948; el 2 de febrero de 1961; el 27 de junio de 1967; el 23 de enero de 1980; el 29 de enero de 2019.

La American Library Association afirma que todas las bibliotecas son foros de información e ideas, y que las siguientes políticas básicas deben guiar sus servicios.

I. Los libros y otros recursos de la biblioteca deben proporcionarse para el interés, la información y la ilustración de todas las personas de la comunidad a la que sirve la biblioteca. Los materiales no deben ser excluidos por el origen, los antecedentes o los puntos de vista de quienes contribuyen a su creación.

II. Las bibliotecas deben proporcionar materiales e información que presenten todos los puntos de vista sobre cuestiones actuales e históricas. Los materiales no deben ser prohibidos o eliminados por motivos de desaprobación partidista o doctrinal.

III. Las bibliotecas deben desafiar la censura en el cumplimiento de su responsabilidad de proporcionar información y esclarecimiento.

IV. Las bibliotecas deben cooperar con todas las personas y grupos preocupados por resistirse a la limitación de la libertad de expresión y el libre acceso a las ideas.

V. El derecho de una persona a utilizar una biblioteca no debe ser negado o restringido debido a su origen, edad, antecedentes u opiniones.

VI. Las bibliotecas que pongan a disposición del público al que sirven espacios de exposición y salas de reunión deben poner a disposición dichas instalaciones de forma equitativa, independientemente de las creencias o afiliaciones de los individuos o grupos que soliciten su uso.

VII. Todas las personas, independientemente de su origen, edad, antecedentes u opiniones, tienen derecho a la privacidad y confidencialidad en el uso de la biblioteca. Las bibliotecas deben defender, educar y proteger la privacidad de las personas, salvaguardando todos los datos de uso de la biblioteca, incluida la información de identificación personal.

Aunque los artículos de la Carta de Derechos de las Bibliotecas son declaraciones inequívocas de los principios básicos que deben regir el servicio de todas las bibliotecas, surgen preguntas sobre la aplicación de estos principios a prácticas bibliotecarias específicas. Véanse los documentos designados por el Comité de Libertad Intelectual como Interpretaciones de la Carta de Derechos de las Bibliotecas.

Cómo responder a las quejas de los usuarios sobre los recursos y servicios de la biblioteca

How to Respond to Challenges and Concerns about Library Resources. Garnar, Martin, and Trina Magi. Intellectual Freedom Manual. Tenth Edition. Chicago: ALA Editions. 2021

Como cualquier servicio público, las bibliotecas reciben quejas y muestras de preocupación. Una de las responsabilidades del bibliotecario es manejar estas quejas de manera respetuosa y justa. Las Las quejas que más preocupan a los bibliotecarios son las que se refieren a los recursos de la biblioteca o a las políticas de libre acceso. La clave para gestionar con éxito estas quejas es asegurarse de que el personal de la biblioteca y las autoridades gestoras conozcan los procedimientos de reclamación y su aplicación. Como procedimiento operativo normal, cada biblioteca debería:

  • Mantener una política de selección de materiales. Debe estar por escrito y ser aprobada por la autoridad competente. Debe aplicarse a todos los materiales de la biblioteca por igual.
  • Mantener una política de servicios bibliotecarios. Ésta debe abarcar las políticas de registro, la programación y los servicios de la biblioteca que impliquen cuestiones de acceso.
  • Mantener un método claramente definido para gestionar las quejas. La queja debe presentarse por por escrito y el denunciante debe estar debidamente identificado antes de que se tomen medidas. Una decisión debe aplazarse hasta que la autoridad administrativa competente la estudie en su totalidad. (Se adjunta un modelo de formulario adjunto). El proceso debe seguirse, tanto si la queja se origina internamente o externa.
  • Mantener la formación continua. Llevar a cabo una formación periódica en el servicio para familiarizar al personal, la administración y la autoridad gestora con la política de selección de materiales y la política de de servicio de la biblioteca y los procedimientos de gestión de las quejas.
  • Mantener líneas de comunicación con los organismos publicos, religiosos, educativos y políticos de la comunidad. La participación del consejo de administración y del personal de la biblioteca en las organizaciones cívicas locales y las presentaciones a estas organizaciones deben enfatizar el proceso de selección de la biblioteca y los principios de libertad intelectual.
  • Mantener un sólido programa de información pública en nombre de la libertad intelectual. Los periódicos, la radio y la televisión deben ser informados de las políticas que rigen la selección y el uso de los recursos, así como de las actividades especiales relacionadas con la libertad intelectual. y uso de recursos, y de cualquier actividad especial relacionada con la libertad intelectual.
  • Estar familiarizado con la legislación municipal y estatal relativa a la libertad intelectual y los derechos. Seguir estas prácticas no impedirá recibir recibir quejas de grupos de presión o individuos, pero debería proporcionar una base para actuar cuando se expresen estas preocupaciones. Cuando se presente una queja, sigue uno o varios de los siguientes pasos los pasos que se indican a continuación:

a) Escucha con calma y cortesía la queja. Recuerda que la persona tiene derecho a expresar su preocupación. El uso de buenas habilidades de comunicación ayuda a muchas personas a entender la necesidad de diversidad en las colecciones de la biblioteca y en el uso de los recursos de la misma. En caso de que la persona no esté satisfecha, informa al denunciante de la política y los procedimientos de que dispone la biblioteca sobre la política y los procedimientos para tratar las quejas sobre los recursos de la biblioteca. Si la persona rellena un formulario sobre su inquietud, asegúrese de que se le envía una respuesta por escrito relacionada con la inquietud.

b) Es esencial notificar a la administración y/o a la autoridad de gobierno (consejo de la biblioteca, etc.) la queja y asegurarles que se están siguiendo los procedimientos de la biblioteca. Presenta la información completa y por escrito sobre la naturaleza de la queja y la identificación de la fuente.

c) Cuando sea apropiado, busca el apoyo de los medios de comunicación locales. La libertad de lectura y la libertad de prensa van de la mano.

d) Cuando sea apropiado, informe a las organizaciones cívicas locales de los hechos y consigue su apoyo. Responde a la presión negativa con presión positiva.

e) Hacer valer los principios de la Carta de Servicios de la Biblioteca como responsabilidad profesional. Las leyes que rigen la obscenidad, el material subversivo y otras materias cuestionables están sujetas a la interpretación de los tribunales. Los recursos de la biblioteca que cumplan con las normas establecidas en la política de selección de materiales o de desarrollo de la colección no deben ser retirados hasta que se celebre una vista contradictoria que dé lugar a una resolución judicial definitiva.

f) Ponte en contacto con organizaciones profesionales para informarles de la denuncia y conseguir su apoyo y ayuda de otros organismos

Los principios y procedimientos expuestos anteriormente se aplican a todo tipo de quejas relacionadas con los recursos o intentos de censura y son apoyados por grupos como la National Education Association, the American Civil Liberties Union and the National Council of Teachers of English, así como la Asociación Americana de Bibliotecas (ALA). Si bien las prácticas proporcionan medios positivos para preparar y de grupos de presión, sirven al propósito más general de apoyar la Carta de Derechos de las Bibliotecas, en particular el artículo 3, que establece que “las bibliotecas deben desafiar la censura en el cumplimiento de la responsabilidad de proporcionar información e ilustración”.

Recursos para promover la creatividad infantil a través de las bibliotecas

Resources for Promoting Childhood Creativity through Libraries. Bay Area Discovery Museum, 2018

Texto completo

Este paquete de recursos incluye un resumen de los mejores enfoques respaldados por la investigación para promover la creatividad en los niños y una colección de actividades favoritas relacionadas con la creatividad seleccionadas por los educadores de las bibliotecas.

Experiencias creativas de aprendizaje en verano: guía práctica para bibliotecas

Creative Summer Learning Experiences: A Practical Guide for Libraries. Bay Area Discovery Museum, 2018

Texto completo

Esta guía fue creada en colaboración con el proyecto Summer at Your Library de la Asociación de Bibliotecas de California y contiene un marco para la creación de entornos de aprendizaje creativo, así como ejemplos de bibliotecas de todo el estado.

Marcapáginas con consejos para familias para bibliotecas escolares

Marcapáginas en español

Estos marcapáginas de doble cara (disponibles en seis idiomas) contienen consejos para que las familias los pongan en práctica fuera de la biblioteca, una explicación de lo que los niños pueden aprender practicando cada habilidad con un formato que permite añadir el logotipo de su biblioteca.

Prueba a colocar estos marcapáginas en el mostrador de referencia, dentro de los libros infantiles en espera, en la caja o en las sillas durante la programación.

Usos aceptables e inaceptables de los datos de búsqueda de las bibliotecas universitarias: una descripción interpretativa de las perspectivas de los estudiantes universitarios

Gariepy, Laura W. “Acceptable and Unacceptable Uses of Academic Library Search Data: An Interpretive Description of Undergraduate Student Perspectives” Evidence Based Library and Information Practice (EBLIP), 16(2); 2021
DOI: 10.18438/eblip29923

Objetivo – Este artículo presenta los resultados de las actitudes de los estudiantes universitarios con respecto a la privacidad de los datos de búsqueda en las bibliotecas universitarias. Aunque la literatura bibliotecaria incluye muchos artículos sobre las percepciones de los bibliotecarios en esta materia, este trabajo añade una rica evidencia cualitativa a la limitada investigación disponible sobre las preferencias de los estudiantes en cuanto a cómo las bibliotecas deben manejar la información sobre lo que buscan, toman prestado y descargan. Este trabajo abarca los usos aceptables e inaceptables de los datos de búsqueda de los estudiantes, basándose en las perspectivas de los estudiantes universitarios estadounidenses. Se trata de un área de estudio importante debido a la naturaleza cada vez más orientada a los datos de la evaluación, la responsabilidad y la mejora en la educación superior, que se basa en los datos de los estudiantes a nivel individual para el análisis del aprendizaje. Estas prácticas a veces entran en conflicto con el antiguo compromiso de las bibliotecas con la privacidad de los usuarios, que históricamente ha limitado la cantidad de datos recopilados sobre el uso de materiales por parte de los estudiantes. Sin embargo, el uso de los datos de búsqueda de los estudiantes por parte de las bibliotecas está aumentando.

Métodos – Este estudio cualitativo se abordó a través de la descripción interpretativa, un marco cualitativo riguroso para responder a preguntas prácticas de investigación en un entorno o disciplina aplicada. Se utilizó el método comparativo constante de recogida y análisis de datos para realizar entrevistas semiestructuradas a 27 estudiantes universitarios de una gran institución pública de investigación estadounidense. Las entrevistas incluían preguntas y viñetas, es decir, situaciones breves diseñadas para obtener respuestas. Mediante la codificación inductiva, se organizaron los datos en temas y subtemas interpretativos para describir las actitudes de los estudiantes.

Resultados – Los participantes consideraron que los datos de búsqueda en las bibliotecas universitarias eran menos reveladores desde el punto de vista personal que los datos de búsqueda en Internet. En consecuencia, los estudiantes se sentían generalmente cómodos con la recopilación de datos de búsqueda por parte de las bibliotecas, siempre y cuando se utilizaran en su beneficio. Se sentían cómodos con el uso de los datos para mejorar las colecciones y los servicios de la biblioteca, pero se mostraban más ambivalentes sobre el uso de los datos de búsqueda para obtener resultados de búsqueda personalizados y para la evaluación basada en el análisis del aprendizaje. Los estudiantes tenían sentimientos encontrados sobre el uso de los datos de búsqueda en investigaciones relacionadas con la actividad criminal o la seguridad nacional. La mayoría de los estudiantes expresaron su deseo de desidentificación y control de los datos por parte del usuario. Los estudiantes que no se sentían cómodos con la recopilación o el uso de sus datos de búsqueda solían mantener sus convicciones con más fuerza que los que consideraban que la práctica era aceptable, y sus preocupaciones solían estar relacionadas con el hecho de que los datos pudieran utilizarse de forma que perjudicaran a los miembros de grupos vulnerables.

Conclusión – Los resultados de este estudio sugieren que los bibliotecarios deberían seguir explorando las perspectivas de los estudiantes sobre la recopilación de datos de búsqueda en las bibliotecas universitarias para considerar cómo y si podrían ajustar sus prácticas de recopilación de datos para ser respetuosos con las preferencias de los estudiantes en cuanto a la privacidad, sin dejar de cumplir los objetivos de evaluación y mejora. Este estudio también introduce el marco cualitativo de la descripción interpretativa en la literatura bibliotecaria y de ciencias de la información, promoviendo el uso de este enfoque cualitativo aplicado, que se adapta bien a las preguntas prácticas que se plantean a menudo en los estudios de investigación bibliotecaria.