Archivo de la categoría: Bibliotecas

OCLC Research y CARL se asocian para analizar las tendencias de innovación y las prioridades en las bibliotecas de investigación

Students make use of library spaces.

OCLC Research, en asociación con la Asociación Canadiense de Bibliotecas de Investigación (CARL), se han asociado para llevar a cabo un estudio sobre las tendencias y prioridades de innovación en las bibliotecas de investigación.

En primer lugar se realizará una encuesta a los directores de bibliotecas en Canadá, que revelará las tendencias, capacidades y prioridades dentro de la comunidad bibliotecaria de investigación en la que partocuparán 31 entidades. Lo que ayudará a CARL, OCLC y a la Asociación de bibliotecas de investigación (RLP) de OCLC a identificar oportunidades estratégicas que puede revelar áreas para posibles colaboraciones futuras entre las organizaciones asociadas.

Esta encuesta es la continuación de una encuesta similar que se envió a los directores de bibliotecas de 238 instituciones del Reino Unido, los Países Bajos, Alemania, Austria, Suiza, Dinamarca, España, Francia e Italia en 2017. OCLC Research también realizará encuestas en bibliotecas de investigación de Australia y Nueva Zelanda, en asociación con el Consejo de Bibliotecarios Universitarios Australianos (CAUL).

 

 

Hallados tres libros envenenados en una biblioteca universitaria de Dinamarca

 

file-20180627-112614-twgyc6

 

Jakob Povl Holck & Kaare Lund Rasmussen, This University Library Discovered Three of Its Books Were Poisonous. Well that’s awkward. The Conversation 1 Jul 2018

Ver  original

 

Algunos recordarán el libro mortal de Aristóteles que juega un papel vital en la trama de la novela de Umberto Eco “El nombre de la rosa”. En el que el libro envenenado por un monje benedictino loco de un monasterio italiano del siglo XIV, mata a todos los lectores que se lamen los dedos al pasar las páginas intóxicadas. ¿Podría pasar algo así en la realidad? ¿Envenenamiento por los libros?

 

 

Recientemente se ha descubierto que tres libros de la sección de “raros” de los siglos XVI y XVII sobre varios temas históricos de la colección de la biblioteca de la Universidad del Sur de Dinamarca, contenían grandes concentraciones de arsénico en sus portadas.

Las cualidades venenosas de estos libros se detectaron mediante la realización de una serie de análisis de fluorescencia de rayos X (micro-XRF). Esta tecnología muestra el espectro químico de un material analizando la radiación “secundaria” característica que emite el material durante un análisis de rayos X de alta energía. La tecnología Micro-XRF se utiliza en los campos de la arqueología y el arte, por ejemplo, cuando se investigan los elementos químicos de la cerámica y la pintura.

La razón por la que se llevaron estos tres libros raros al laboratorio de rayos X fue porque la biblioteca había descubierto previamente que algunos fragmentos de manuscritos medievales, tales como copias de la ley romana y de la ley canónica, se utilizaron para confeccionar portadas de otros libros. Está bien documentado que los encuadernadores europeos de los siglos XVI y XVII reciclaban pergaminos más antiguos.

Se intentó identificar los textos latinos utilizados, o al menos leer parte de su contenido. Pero se encontró que los textos latinos en las portadas de los tres volúmenes eran difíciles de leer debido a una extensa capa de pintura verde que oscurecía las viejas letras manuscritas. Así que se llevaron al laboratorio. La idea era poder filtrarse a través de la capa de pintura utilizando micro-XRF y centrarse en los elementos químicos de la tinta de abajo, por ejemplo, hierro y calcio, con la esperanza de hacer que las letras fueran más legibles para los investigadores de la universidad. Pero el análisis XRF reveló que la capa de pigmento verde era arsénico. Este elemento químico es una de las sustancias más tóxicas del mundo y la exposición puede provocar diversos síntomas de intoxicación, el desarrollo de cáncer e incluso la muerte.

El arsénico (As) es un metaloide omnipresente y natural. En la naturaleza, el arsénico se combina habitualmente con otros elementos como el carbono y el hidrógeno. Esto se conoce como arsénico orgánico. El arsénico inorgánico, que puede aparecer tanto en forma metálica pura como en compuestos, es la variante más dañina. La toxicidad del arsénico no disminuye con el tiempo. Dependiendo del tipo y la duración de la exposición, puede producir varios síntomas de envenenamiento que incluyen irritación estomacal y de intestino, náuseas, diarrea, cambios en la piel e irritación de los pulmones.

Se cree que el pigmento verde que contiene arsénico que se encuentra en las cubiertas de los libros es verde parisino, triarsenita de acetato de cobre (II) o acetoarsenita de cobre (II) Cu (C₂H₃O₂)₂-3Cu(AsO₂)₂ Esto también se conoce como “verde esmeralda”, debido a sus llamativos tonos verdes, similares a los de la popular piedra preciosa.

El pigmento de arsénico – un polvo cristalino – es fácil de fabricar y se ha utilizado comúnmente para múltiples propósitos, especialmente en el siglo XIX. El tamaño de los granos de polvo influye en la tonificación del color, como se observa en pinturas al aceite y lacas. Los granos más grandes producen un verde más oscuro y los más pequeños un verde más claro. El pigmento es especialmente conocido por su intensidad de color y su resistencia a la decoloración.

La producción industrial del color verde en París se inició en Europa a principios del siglo XIX. Los pintores impresionistas y postimpresionistas utilizaron diferentes versiones del pigmento para crear sus vívidas obras maestras. Esto significa que muchas piezas de museo contienen hoy en día el veneno. En su apogeo, todo tipo de materiales, incluso las tapas de libros y la ropa, podían ser revestidos en verde parisino por razones estéticas. Por supuesto, el contacto continuo de la piel con la sustancia provocaría síntomas de exposición.

Durante la segunda mitad del siglo XIX, se tuvo conciencia de los efectos tóxicos de la sustancia, y esta variante del arsénico se dejó de utilizar como pigmento y se utilizó con mayor frecuencia como plaguicida en las tierras de cultivo. Otros pigmentos sustituyeron al “Verde París” en las pinturas y en la industria textil. A mediados del siglo XX, se eliminó su uso en las  tierras de cultivo.

En el caso de los libros, el pigmento no se utilizó con fines estéticos, formando un nivel inferior de la portada. Una explicación plausible para la aplicación -posiblemente en el siglo XIX- del “Verde París” en los libros antiguos podría ser la de protegerlos de los insectos y las alimañas.

Bajo ciertas circunstancias, los compuestos de arsénico, tales como arseniatos y arsenitos, pueden ser transformados por microorganismos en arsina (AsH₃) – un gas altamente venenoso con un olor distintivo a ajo. Es un hecho que los papeles pintados verdes elaborados con estas sustancias en la época victoriana llevaron a la muerte a muchos niños que los utilizaron para decorar sus habitaciones

Actualmente, por cuestiones de seuuridad, la biblioteca almacena los tres volúmenes venenosos en cajas de cartón separadas con etiquetas de seguridad en un armario ventilado. También se planteo su digitalización para minimizar la manipulación física. Cualquiera no esperaría que un libro contuviera una sustancia venenosa. Pero podría suceder.

 

Controversia por la retirada de las 3/4 partes de la colección de la Biblioteca Mullins de la Universidad de Arkansas para dedicar más espacio al aprendizaje

 

59dd6db09c001-image

Petition questions removal of books at UA campus library
by Jaime Adame | , Arkansas Democrat-Gazette, Inc.July 1, 2018 at 5:30 a.m.

Ver noticia

Más de las tres cuartas partes de los aproximadamente 1,2 millones de libros y otros materiales impresos de la Biblioteca Mullins de la University of Arkansas están siendo trasladados a una instalación de almacenamiento fuera del campus, la razón que ha dado la biblioteca para justificar este traslado es que en la era digital se necesitan más áreas de aprendizaje y trabajo para los estudiantes. También citan un uso más amplio de los fondos digitales y la disminución en el uso y préstamo de libros y otros materiales.

En la University of Arkansas, los materiales bibliotecarios que se prestaron en 2016-17 totalizaron 31.320 transacciones en todas las bibliotecas del sistema, lo que representa una reducción de aproximadamente el 49% en comparación con los 60.964 préstamos del curso 2012-13.

Como ya ha ocurrido en otras ocasiones una decisión de este tipo es controvertida, y provoca una fuerte discusión entre las personas que consideran la biblioteca en su sentido más tradicional, respecto a aquellos que ven la biblioteca con una nueva perspectiva más orientada a usuarios que a colecciones. El concepto de biblioteca esta cambiando, y esto es una demostración de ello.

 

Si te interesó esta noticia, te puede interesar además:

Las bibliotecas universitarias están retirando parte de sus libros para proporcionar nuevos espacios para el aprendizaje

¿Qué sentido tienen los makerspaces en la biblioteca universitaria?

La Universidad de Yale abre un centro unificado para enseñar y aprender dentro del antiguo espacio de la biblioteca: Yale’s Center for Teaching and Learning (CTL)

Diseño de la Biblioteca de Universitaria de Berkeley como espacio 24/7

La tragedia de la retirada de libros en bibliotecas universitarias

Retirada de fotocopiadoras de las bibliotecas universitarias

Servicios con impresoras 3D en bibliotecas universitarias

El 48% de los libros de la biblioteca de la Universidad de Indiana en Pennsylvania no se prestaron en los últimos 20 años

Informe Horizon edición bibliotecas 2017 sobre las tendencias en bibliotecas universitarias

¿Qué es el diseño de servicios centrados en el usuario?

 

Una mujer que se quedó sin hogar consigue una casa gracias a la intervención de la Biblioteca Pública de Detroit

636653065485373354-libraries-062018-kpm-98

She was homeless until a Detroit library stepped in to help
Frank Witsil Detroit Free Press
Published 4:29 PM EDT Jun 29, 2018

Ver completo

Disa Bryant, de 51 años, de Detroit, perdió su casa debido a la ejecución hipotecaria por no poder pagar sus débitos, pero gracias a la intervención de la Biblioteca Pública de Detroit, que le ayudó a solicitar un subsidio pudo encontrar un nuevo hogar.

Las bibliotecas han sido durante mucho tiempo depositarias de conocimientos, sobre todo mediante la preservación y el préstamo de libros, además también de ser lugares a los que acudir para realizar cualquier actividad. Pero en la era de Internet y Amazon, las bibliotecas están involucrándose con sus comunidades para tratar de mejorar la vida de las personas que a menudo acuden a ellas en busca de ayuda. En la actualidad las bibliotecas ayudan a las personas a encontrar vivienda, trabajos y comenzar una nueva vida. La ALA tienen en marcha un programa denominado “Library Transform“, en el que las personas que recibieron alguna ayuda de la biblioteca lo visibilizan en medios sociales; el Institute of Museum and Library Services (IMLS) titulo Transforming Communities a su plan estratégico 2018-2022 y la Unión Europea otro que denominan “Bibliotecas que salvan vidas

Cuando Disa Bryant, acudió a su bibliotecaria Annette Lotharp, y le contó que había perdido su empleo y que había perdido su casa por no poder pagar la hipoteca, Annette le habló sobre la existencia de un programa para la vivienda, y le puso en contacto con un consejero que le permitió acceder a un subsidio para alquilar una casa donde vivir con su  hija.

La sucursal también ofrece a los jóvenes almuerzos gratuitos, clases de artes y manualidades, un programa de lectura para niños mayores, clases de baile de ballet y sesiones para enseñar a niños y adultos a cómo usar la tecnología y a programar.

 

También te puede interesar

Cómo las bibliotecas cambian vidas

Bibliotecas y empoderamiento ciudadano

Personas sin hogar y compromiso bibliotecario: kit de herramientas y consejos

Una bibliotecaria salvó la vida de 55 personas cuando un pistolero abrió fuego en una escuela secundaria de Florida y mató a 17 personas.

Una niña dispone de una prótesis de mano gracias a una impresora 3D que le proporcionó la biblioteca pública de su ciudad

“Bibliotecas = Comunidades fuertes” campaña de la ALA para demostrar el valor de las bibliotecas

Las bibliotecas públicas como plataformas para la participación ciudadana

 

Cómo restaurar un libro mojado

El departamento de preservación de Syracuse University Libraries nos muestra cómo tratar un libro mojado para restaurarlo a su estado original. Todo lo que necesitas son toallas de papel, un abanico y pesas. También debes guardarlo en el congelador si no puedes trabajar en él de inmediato.

 

como-restaurar-libros-mojados-1

 

 

Una biblioteca para niños

 

2018-09-12_20-05-37

A Library for Kids. Library of Congress Magazine. The September/October 2018

Texto completo

Monográfico de la revista Library of Congress Magazine. dedicado a las bibliotecas infantiles. 

La Biblioteca del Congreso puede ser una biblioteca para niños. Este número que coincide con el inicio del curso destaca los recursos para los niños y sus maestros, las preguntas de los niños a los bibliotecarios y las grandes figuras de la historia de las bibliotecas infantiles.

 

Las 10 bibliotecas universitarias en las que más se liga en España

ligarbiblioteca

Las 10 bibliotecas universitarias en las que más se liga en España

Original: El diario.es

Septiembre es oficialmente el mes de la ‘vuelta al cole’ para los estudiantes de todas las edades. Tras el fin de las vacaciones cuesta volver a coger el hábito de estudiar, por ello hay que buscar alicientes. Y algunos universitarios los encontrarán más fácilmente que otros. Meetic, la web y app para encontrar pareja, ha elaborado el ranking de las 10 bibliotecas universitarias donde más se liga en España para facilitar a los estudiantes la vuelta a los estudios. Y lo ha hecho usando los datos internos de la actividad de la app en cada zona de España. Esta son las elegidas:

 

1. Facultad de Derecho de la Universidad de Granada. Granada

2. Biblioteca Universitaria de Sabadell de la Universidad Autónoma de Barcelona.  Sabadell.

3. Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense. Madrid.

4. Biblioteca de Ciencias Sociales Gregori Maians de la Universidad de Valencia. Valencia.

5. Ciencias de la Información de la Universidad Complutense. Madrid

6. Facultad de Derecho de la Universidad de Sevilla. Sevilla.

7. Biblioteca del Campus de Vizcaya de la Universidad del País Vasco. Leioa (Vizcaya)

8. Biblioteca Francisco de Vitoria de la Universidad de Salamanca. Salamanca

9. Facultad de Ciencias Sociales y Comunicación de la Universidad de Vigo. Pontevedra.

10. Biblioteca General de la Universidad de Málaga. Málaga