Archivo de la categoría: Bibliotecas

Consejos para los bibliotecarios que se enfrentan a acoso y amenazas

A tip sheet for librarians facing harassment. PEN America, 2022

Texto completo

Los intentos de prohibición de libros en las escuelas y bibliotecas reflejan una creciente campaña nacional por parte de grupos comunitarios y de padres, e incluso de algunos funcionarios electos, que exigen la retirada de libros, así como cambios en las políticas y procedimientos de las bibliotecas. Esta campaña ha dado lugar a acoso en línea, amenazas e incluso intimidación física y ataques contra los bibliotecarios y el personal de las bibliotecas.

Esta guía pretende dotar a los bibliotecarios de estrategias para hacer frente a los abusos en línea. Si bien este recurso reconoce las formas en que el abuso en línea puede trasladarse al espacio físico de la biblioteca, se centra principalmente en la seguridad digital. Para un análisis de la seguridad física en las bibliotecas, véase:  “We Need to Talk About Library Security” and Creating Safer Libraries. Si buscas recursos útiles sobre seguridad física, consulta:Front Line Defenders Workbook on Security and CPJ’s Journalist Security Guide (especialmente el capítulo 9); aunque estos recursos fueron diseñados para periodistas y activistas, los fundamentos de la seguridad física son ampliamente aplicables.

INFORMAR

Informar sobre el abuso que estás experimentando en línea te ayudará a determinar cómo responder, navegar y comunicarte al respecto. Entre las tácticas abusivas más comunes se encuentran: el discurso de odio (por ejemplo, llamar a la gente «groomers» o «pedófilos»); las amenazas de violencia física o sexual; las cuentas de suplantación de identidad; el doxxing; las imágenes íntimas no consentidas; el acoso sexual; y las bandas de acoso en línea. Para obtener más información sobre estos y otros tipos de abuso en línea, consulta la guía de campo de PEN América: Identifying Abusive Tactics Online.

DOCUMENTAR

Documentar el abuso en línea que experimentas crea un registro de lo que está sucediendo, lo que es fundamental si decides recurrir a la policía o emprender acciones legales, y puede ser útil en las conversaciones con aliados y gerentes. Te permite recopilar información sobre los acosadores y hacer un seguimiento de los patrones de abuso y de las escaladas de comportamiento perjudicial. Haz una captura de pantalla, guarda los enlaces directos a los mensajes de las redes sociales y guarda los correos electrónicos, los mensajes de voz o los mensajes de texto (incluyendo la plataforma, la dirección de correo electrónico, la fecha, la hora, etc.). NOTA: Si utilizas las herramientas de una plataforma en línea para denunciar un abuso en línea y el contenido abusivo se elimina antes de que lo hayas documentado, pierdes las pruebas. Ver: Documenting Online Abuse

EVALUAR LA SEGURIDAD

Tú eres quien mejor puede juzgar si el abuso en línea te ha hecho preocupar por tu seguridad física y/o la de tu familia o colegas. Si has recibido una amenaza directa o velada de violencia física o sexual -o si te enfrentas a la intimidación física o te preocupan las agresiones físicas-, considera la posibilidad de informar a tu institución, de ponerte en contacto con la seguridad de tu biblioteca o distrito escolar, y/o de recurrir a las fuerzas del orden locales. También puede ser útil ponerse en contacto con amigos y familiares de confianza, con un abogado o con una organización sin ánimo de lucro que apoye a las personas que sufren abusos. Ver: Assessing the ThreatEngaging Law Enforcement, and Online Harassment Resources.

NOTIFICAR Y COMUNICAR

Considera la posibilidad de alertar a tu jefe, al departamento de recursos humanos o a quien te sientas más cómodo para hablar en tu biblioteca o distrito escolar sobre el abuso en línea del que estás siendo objeto, y comparte la documentación. Aunque hablar sobre el abuso en línea puede provocar sentimientos de ansiedad o miedo, recuerda que el abuso tiene como objetivo aislar – comunicarse con aliados de confianza puede ayudar. Ver: Talking to Employers and Professional Contacts.

BLOQUEAR, SILENCIAR, DENUNCIAR

Las plataformas de las redes sociales cuentan con funciones que pueden ayudarte a evitar el abuso en línea. Puedes bloquear cuentas (para que no puedan comunicarse contigo o seguirte). Puedes silenciar cuentas o publicaciones o palabras específicas (para no tener que verlas). Y también puede denunciar el contenido abusivo para intentar que se retire una publicación o se suspenda una cuenta por violar las normas de la plataforma. Ver:  Digital Safety Snacks 

CONTROLAR LA SITUACIÓN

El abuso en línea puede resultar profundamente aislante y desalentador. Buscar el apoyo de amigos y familiares y conectarse con colegas y otros bibliotecarios puede ser de gran ayuda. Enfrentarse a los trolls abusivos puede llevar a una escalada de acoso y rara vez es productivo. Denunciar el acoso y tomar las riendas de la historia puede darnos poder, pero es importante que nos familiaricemos con las normas de las redes sociales y las expectativas de nuestra institución al respecto. Ver: Talking to Friends and Family 

CUIDA DE TI MISMO

El abuso en línea puede provocar sentimientos de miedo y vergüenza. Puede causar un daño real a la salud mental y física, y afecta a las personas de forma diferente en función de su experiencia vital, raza, género, origen, etc. Recuerda: el abuso en línea no es tu culpa y no estás solo. Resiste el impulso de ignorar cómo te sientes y trata de sacar tiempo para el autocuidado. Ver:  Advice from Psychologist and Practicing Self-Care

Qué predicen los líderes del sector sobre el futuro de las bibliotecas: encuesta a 400 líderes bibliotecarios

What industry leaders predict about the future of libraries: new research and survey results from over 400 library leaders, PressReader 2022

Texto completo

El futuro de las bibliotecas es incierto, pero no todo es pesimismo. Aportando nuestra capacidad de adaptación e imaginación tenemos mucho que esperar. La transformación digital, la COVID-19 y las necesidades cambiantes de los usuarios han brindado la oportunidad de reescribir el papel de las bibliotecas en nuestras vidas.

Las bibliotecas no son sólo espacios comunitarios: son portales de información, educación y recursos cotidianos, desde grupos de estudio hasta guarderías. Pero, ¿qué significa esto en una época en la que las comunidades a las que sirven las bibliotecas han cambiado drásticamente? Si las bibliotecas no están preparadas para cambiar tanto como el mundo que las rodea, corren el riesgo de perder relevancia, o incluso de desvanecerse en la oscuridad.

Ante todo, las bibliotecas siempre han siempre han apoyado a sus comunidades, independientemente su papel ha evolucionado con el tiempo. A medida que las comunidades cambian, también lo hacen las instituciones que las atienden. Por ello, los bibliotecarios tienen la tarea de adaptar constantemente sus servicios, políticas e incluso su diseño para responder a estos cambios en tiempo real. Los bibliotecarios por lo tanto, tienen la tarea de adaptar constantemente sus servicios, políticas e incluso el diseño para responder a estos cambios en tiempo real. Con esta necesidad de anticiparse y responder a las tendencias a corto y largo plazo, es importante revisar los movimientos y desarrollos que están dando forma al futuro de las bibliotecas.

Este informe explora los desafíos, los nuevos desarrollos y las emocionantes oportunidades para las bibliotecas en el futuro, reimaginando el papel de los bibliotecarios como líderes de la comunidad.

Sumario:

  • Accesibilidad e inclusión
  • Preservación cultural e intelectual compartida
  • Estrategias holísticas de sostenibilidad
  • Capacitación cívica y alfabetización mediática
  • Herramientas digitales y formación
  • Desarrollo de la mano de obra

Se trata de una profesión en la que el ámbito de trabajo evoluciona constantemente, lo que requiere una gama siempre cambiante de habilidades duras y blandas, desde los principios básicos de la biblioteconomía hasta el liderazgo, la empatía y la innovación.

Cuando observamos las perspectivas de trabajo de los bibliotecarios, no sólo aumentan las exigencias de las bibliotecas, sino que también crece la demanda de bibliotecarios. Según el Bureau of Labor Statistics, se prevé que el empleo de bibliotecarios y especialistas en medios bibliotecarios crezca un 9% entre 2020 y 2030 en Estados Unidos.

La investigación sobre el futuro de las bibliotecas en 2022 llevó a cabo una encuesta a más de 400 profesionales de las bibliotecas de todo el mundo, entre los que había encuestados de 69 países de seis continentes. De ellos, el 39% trabaja en bibliotecas públicas, bibliotecas universitarias (34%), las bibliotecas infantiles (K-12) (10%), bibliotecas corporativas (9%) y las bibliotecas gubernamentales (7%). La mayoría de los encuestados (30%) se identifican como gestores o directores de bibliotecas, aunque también hay gestores de colecciones digitales, bibliotecarios docentes, bibliotecarios de adquisiciones y especialistas en TICs, entre otros.

La mayoría de los encuestados (más de un tercio) coincidió en que los cierres o restricciones debidos a la COVID-19 fueron el mayor reto de 2021. Le siguieron los recortes presupuestarios (15%), la rápida transformación digital (13%) y otras dos necesidades relacionadas con COVID: adoptar nuevos protocolos de seguridad (12%) y apoyar a sus equipos como trabajadores de primera línea durante COVID-19 (10%).

En cuanto a lo que está por venir, el mayor reto al que se enfrentan nuestros encuestados es el de garantizar la financiación en medio de nuevas restricciones presupuestarias (32%); este ha sido un tema constante para las bibliotecas. Shamichael Hallman, director de la Biblioteca Pública de Memphis, recomienda que las bibliotecas determinen qué datos pueden utilizar oara mostrar el rendimiento de la inversión y justificar la financiación futura. «Creo que es imperativo que las bibliotecas capten su impacto social y cuenten esas historias», dice. «Es importante encontrar el tipo adecuado de mediciones, los datos cualitativos y cuantitativos que puedan hablar del importante trabajo que se está realizando».

Otras de las principales preocupaciones de las bibliotecas son el ritmo de la evolución tecnológica (22%), la disminución de la confianza en la información objetiva (12%) y la privacidad y protección de datos (12%). Los bibliotecarios no solo tienen la tarea de desarrollar la alfabetización mediática de los usuarios en comunidades cada vez más polarizadas, sino que deben mantenerse a la vanguardia del cambio tecnológico y actualizar sus equipos en consecuencia.

Al mismo tiempo, sin embargo, estos desafíos están dando lugar a desarrollos inspiradores en el espacio de las bibliotecas. Se preguntó a los lideres de las bibliotecas qué es lo que más les entusiasma ahora mismo, y los tres resultados más importantes fueron:

  • Las oportunidades que ofrecen las nuevas tecnologías – 29%
  • El papel de las bibliotecas como centros críticos de la democracia y el compromiso cívico – 22%
  • La oportunidad de asociarse con las comunidades locales y potenciarlas – 18%.

En cuanto que es lo que más les gusta de su trabajo

  • Ayudar a los usuarios en sus necesidades (26%).
  • Le siguen la gestión de la base de datos y las colecciones de la biblioteca (21%)
  • El desarrollo de programas y servicios de la biblioteca (15%)
  • La promoción de la lectura (11%) y
  • La creación de asociaciones con otras organizaciones comunitarias (8%).

También se les pidió a los encuestados que explicaran con ejemplos, y está claro por qué consideran que la atención a las personas está en el centro de lo que hacen los bibliotecarios:

  • «Enseñar a los estudiantes a ser aprendices de por vida y enseñar las habilidades necesarias para «aprender cualquier cosa»»
  • «Ser mentores del personal y ver cómo éste progresa profesionalmente»
  • «Apoyar el cambio social a través del catálogo»
  • «Permitir que la gente descubra cosas y actividades nuevas»

Juanita Thacker, Directora de Marketing de WOC+Lib, predijo una evolución similar. «Preveo que circularán muchos menos materiales físicos y que los equipos de la biblioteca facilitarán el acceso a los recursos electrónicos más que nada. La biblioteca será un espacio comunitario aún mayor y acogerá una gran variedad de eventos de programación para sus usuarios.»

El informe pone de relieve que los presupuestos y planes de programas de los bibliotecarios para 2022 reflejan estas prioridades: invertir en tecnología, ampliar la programación y facilitar el alcance para involucrar a las comunidades.

Algunas de las respuestas a las prioridades fueron:

¿Cuál es su principal prioridad presupuestaria en este momento?

  • Licencias de contenidos digitales: 24%.
  • Tecnología nueva o mejorada (hardware y software) – 20%
  • Infraestructura física de la biblioteca – 20 %.
  • Divulgación y marketing digital – 12%

¿Qué nuevos servicios o programas comunitarios ha introducido o tiene previsto introducir en el próximo año?

  • Acceso remoto a los contenidos de la biblioteca (por ejemplo, herramientas de noticias digitales, servicios de referencia y búsqueda de información a distancia) – 78%
  • Experiencias de eventos híbridos (tanto físicos como digitales) – 45%
  • Espacios para creadores (por ejemplo, acceso a la carpintería, costura, impresión 3D, etc.) – 24%

Como muestran los resultados de esta encuesta, el papel del bibliotecario es dinámico, y trabajar en una biblioteca es tan exigente como gratificante. Pero, sobre todo, los resultados muestran que las bibliotecas y los equipos que las dirigen son resistentes. Han evolucionado constantemente junto a sus comunidades durante años, y seguirán haciéndolo en los años venideros.

Informe sobre el estado de las bibliotecas en Estados Unidos 2022

«State of America’s Libraries Report 2022«, American Library Association, April 1, 2022.

Texto completo

State of America’s Libraries Report 2021 (PDF)

En 2021, las bibliotecas de todo tipo se esforzaron por satisfacer las necesidades de sus comunidades al responder a los impactos de un segundo año de la pandemia mundial. El personal de las bibliotecas de todos los estados se enfrentó a un número sin precedentes de intentos de prohibir libros. La Oficina para la Libertad Intelectual de la ALA realizó un seguimiento de 729 desafíos a los materiales y servicios de las bibliotecas, escuelas y universidades en 2021, lo que dio lugar a más de 1.597 desafíos o retiradas de libros individuales. La mayoría de los libros que se intentaron censurar eran de o sobre personas negras o LGBTQIA+.

Los libros diversos crean una mejor lente a través de la cual todos los niños pueden verse en las colecciones de las bibliotecas. Y, sin embargo, estos mismos títulos -los que abordan la invisibilidad cultural y cultivan la comprensión- son los que se cuestionan con más frecuencia.

La presidenta de la AAL, Patricia «Patty» Wong.

Cinco ideas que pueden impulsar tu biblioteca universitaria

Five Questions That Can Elevate Your Library. ex-libris – Clarivate, 2022

Texto completo

¿Qué piensan los bibliotecarios?

Los bibliotecarios se sienten presionados. Una encuesta realizada a 1.843 bibliotecarios de más de 30 países, publicada por Library Journal en el Informe sobre el State of Academic Libraries Report 2021, reveló cuáles son los principales desafíos que los bibliotecarios consideran actualmente en sus bibliotecas. de sus bibliotecas. Los tres principales, en orden, son:

  1. Las limitaciones del presupuesto para adquisiciones
  2. Escasez de personal
  3. Comunicación y colaboración con el profesorado

Según el estudio, el primero de este tipo a escala mundial, son estas cuestiones las que afrontan los bibliotecarios cuando intentan cumplir con los objetivos generales de su biblioteca. Los encuestados calificaron los siguientes aspectos de la misión de su biblioteca como de vital importancia:

  1. Proporcionar una experiencia excelente a los usuarios
  2. Enseñar a los estudiantes habilidades de investigación e información
  3. Apoyar la misión institucional
  4. Demostrar el valor de la biblioteca a la dirección institucional
  5. Proporcionar materiales para los cursos y apoyar al profesorado
  6. Conectar la biblioteca con el ecosistema académico

En conjunto, parece que las bibliotecas necesitan adoptar nuevos enfoques y soluciones que les ayuden a proporcionar más valor, contribuir al éxito de los estudiantes y satisfacer las necesidades dinámicas. Al hacerlo, los bibliotecarios deberían plantearse cinco preguntas clave.

  1. ¿De qué manera las bibliotecas cada vez son más ágiles y adaptables al cambio?

Muchas tendencias tecnológicas en la gestión de las bibliotecas -como la migración a la nube, el mayor uso de los recursos electrónicos, la personalización y la flexibilidad- eran evidentes antes de la pandemia de Covid-19. Sin embargo, la pandemia aceleró significativamente el ritmo de esos cambios, impulsó el movimiento hacia una mayor apertura y ha tenido otros impactos importantes y continuos en las bibliotecas de todo el mundo. Para impulsar la agilidad, las bibliotecas están recurriendo a las soluciones El Software como Servicio (SaaS), la analítica, la transformación digital, las aplicaciones abiertas y la comunidad.

Soluciones SaaS

Las soluciones SaaS aportan una nueva agilidad a las bibliotecas, permitiéndoles adaptarse rápidamente a las necesidades cambiantes, experimentar con nuevos servicios y trabajar de formas completamente diferentes y más eficientes.

Analítica

La analítica se ha convertido en un elemento imprescindible para las bibliotecas universitarias, proporcionando una comprensión más profunda de cómo funciona la biblioteca y cómo puede mejorar. Con una mayor visibilidad de las actividades de la biblioteca, estos datos pueden demostrar el valor de la biblioteca para la institución. Los análisis inteligentes y completos permiten la toma de decisiones basada en evidencias a todos los niveles y garantizan que las bibliotecas saquen el máximo partido a sus presupuestos.

Transformación digital

Las bibliotecas llevan tiempo incrementando la digitalización y la expansión de sus colecciones electrónicas, pero la llegada de Covid-19 hizo que muchas pasaran prácticamente de la noche a la mañana a prestar casi exclusivamente recursos electrónicos. La flexibilidad que este cambio exigió a bibliotecarios, vendedores y proveedores de tecnología es la base de un enfoque más adaptable a la gestión de recursos en el futuro, a medida que las bibliotecas aprenden qué combinación de publicaciones les conviene más.

Aplicaciones abiertas

Las bibliotecas buscan más que nunca soluciones abiertas para poder crear, compartir y utilizar las personalizaciones que mejor se adapten a sus necesidades particulares. Estas soluciones suelen ser productos comerciales, lo que significa que a menudo vienen con controles de cambio y de calidad, así como con asistencia al cliente.

Las aplicaciones abiertas permiten el acceso a los datos tanto a través de interfaces de usuario como de interfaces de programación de aplicaciones (API), lo que permite interactuar con diversos componentes técnicos o aplicaciones.

Comunidad

Cuanto más abierta es una solución, más probable es que haya una comunidad de usuarios en torno a ella. Los miembros comparten ideas e interactúan con los desarrolladores de la solución de forma organizada y eficiente. Ser abierto consiste en escuchar y colaborar con la comunidad, permitiendo a las instituciones hacer lo que necesitan con las mínimas limitaciones y la máxima confianza.

2: Con los recortes e incertidumbres presupuestarias, ¿qué están haciendo las bibliotecas?

Maximizar los recursos y replantear sus estrategias de desarrollo de la colección para cumplir mejor la misión de la biblioteca. En la actualidad, muchas bibliotecas que utilizan sistemas aislados y obsoletos se plantean cómo pueden trabajar de forma más inteligente y eficiente. Un paso sería consolidar la gestión del material impreso, electrónico y digitalizado, así como otras operaciones de la biblioteca. Muchas bibliotecas han descubierto que un sistema único y unificado, por su naturaleza, elimina las barreras artificiales, agiliza los flujos de trabajo, y e introduce una mayor coherencia.

La automatización es otro factor clave para ahorrar tiempo que puede introducirse en los flujos de trabajo de las bibliotecas. Al minimizar o, idealmente minimizar o, en el mejor de los casos, eliminar las tareas rutinarias que consumen mucho tiempo en la carga de trabajo de los bibliotecarios, un menor número de miembros del personal puede lograr más en menos tiempo. Los bibliotecarios de referencia, por ejemplo, pueden dedicarse a los aspectos de su trabajo diario que requieren su experiencia única, en lugar de dedicar su esfuerzo a actividades de alto coste y bajo rendimiento, como la introducción manual de datos. La automatización permite a los bibliotecarios trabajar trabajar de forma más eficiente, responder más rápido y centrarse en ayudar a sus usuarios, en lugar de gestionar tediosos ajustes técnicos.

3: ¿Cómo están asumiendo las bibliotecas un papel más estratégico en el mundo académico?

La transformación de la biblioteca consiste en elevar el perfil de la biblioteca en el mundo académico. Un enfoque eficaz es identificar proactivamente una necesidad clara en la formación y satisfacerla proporcionando nuevos servicios. Es comprensible, todo el mundo, incluidos los bibliotecarios, tiene dudas a la hora de ampliar su papel. Por ejemplo, en regiones donde tradicionalmente la biblioteca no participaba en el suministro de todos los materiales del curso a los estudiantes, los directores de las bibliotecas pueden pueden sentirse inseguros a la hora de ofrecer ese apoyo o de ampliar lo que han hecho hasta ahora. No obstante, el apoyo a de los materiales de los cursos demostraría el compromiso con los objetivos de la institución y el valor de la biblioteca, lo que a su vez puede influir en las asignaciones presupuestarias y de personal.

Los bibliotecarios han desempeñado un papel muy central y estratégico en la respuesta a la pandemia en el ámbito académico al garantizar que las instituciones mantuvieran los niveles de servicio que debían prestar a los estudiantes. Por lo tanto ha aumentado el valor que de profesores y estudiantes otorgan a los servicios de la biblioteca. Ahora, cuando la comunidad está empezando a emerger del otro extremo de la pandemia, las expectativas sobre la biblioteca han aumentado en ciertas áreas.

Tanto los estudiantes como el profesorado esperan interacciones con la biblioteca que reflejen la experiencia que tienen en otros espacios de su mundo digital. Este tipo de interacción va mucho más allá de tener los materiales disponibles para los estudiantes y el profesorado; también se trata de entender el comportamiento de los usuarios en el mundo real. Por ejemplo, seguramente no siempre acudirán a el sitio web de la biblioteca para encontrar los materiales que necesitan. Por lo tanto, la biblioteca tiene que estar presente en otros espacios, como el sistema de gestión del aprendizaje y los dispositivos móviles. La idea es doble: aportar valor a los usuarios donde y cuando lo necesiten; y garantizar la agilidad necesaria para satisfacer las demandas del cambiante ecosistema académico.

En relación con el profesorado, las bibliotecas se centran ahora mucho más en el compromiso y la provisión de materiales del curso. Debería fomentarse y promoverse una mayor colaboración con el profesorado. Además de cumplir con la misión de la biblioteca de ayudar al aprendizaje y la enseñanza, una estrecha colaboración demuestra el valor indispensable de la biblioteca para ahorrar tiempo y esfuerzo a los profesores.

4: ¿Cómo pueden las bibliotecas llegar a los usuarios finales en el contexto de la enseñanza y el aprendizaje?

Tendemos a olvidar que los estudiantes de hoy en día llegan a la universidad con poco conocimiento de lo que una biblioteca académica ofrece. Viven en el mundo de las redes sociales y de Google. Enseñar a los estudiantes cómo buscar materiales, cómo evaluar su calidad y a acceder a estos materiales es una tarea importante, y la biblioteca es la que mejor puede hacerlo. la que mejor puede hacerlo.

En la mayoría de los casos, la primera vez que los estudiantes necesitan acceder a materiales académicos es cuando sus profesores añaden estos materiales como recursos del curso. Esto ocurre en el contexto del sistema de gestión del aprendizaje. Sin embargo, a menudo, la biblioteca está excluida de este proceso y no tiene ni idea de lo que se asigna a los cursos. Esto es una oportunidad perdida.

Mientras que los profesores comparten los materiales como archivos, sin contexto, o enlaces incrustados en la página del curso, la referencia de la biblioteca podría proporcionar mucha más información (como quién escribió el trabajo académico, dónde y cuándo y cuándo se publicó, y qué otros materiales son relevantes en el contexto específico). Las bibliotecas ofrecen un acceso consistente, estable y gratuito a los recursos.

Además, el impacto de la biblioteca puede sentirse a lo largo de toda la carrera académica del estudiante. Una vez que están expuestos a los estudiantes entienden mejor cómo aprovechar los servicios de la biblioteca, como el sistema de búsqueda o las bases de datos académicas. Tener un mejor punto de partida cambia la calidad de la educación de los estudiantes y la interacción con sus instructores.

5: ¿Cuál es la diferencia entre «ser de código abierto» y «ser abierto»?

Lo primero que hay que saber es que estos términos no se refieren a lo mismo

El software de código abierto es un código desarrollado de forma descentralizada por muchos contribuyentes y puesto a disposición del público. Cualquiera puede ver, modificar y distribuir el código como le parezca. Es un entorno descentralizado e incontrolado descentralizado sin los controles de cambio o de calidad ni el soporte que ofrecen las soluciones comerciales. A menudo, las soluciones de de código abierto y libres tienen costes ocultos cuando se necesitan correcciones, parches, resolvers de enlaces o análisis.

Las aplicaciones abiertas, en cambio, pueden ser soluciones comerciales. Permiten el acceso a los datos tanto a través de interfaces de usuario como a través de interfaces de programación de aplicaciones (API), lo que permite interactuar con diversos componentes técnicos o aplicaciones.

La demanda de personalización y flexibilidad ha impulsado el movimiento hacia una mayor apertura. Se espera que las soluciones abiertas que permitan a los usuarios crear, compartir y utilizar adaptaciones diseñadas para satisfacer sus necesidades particulares.

Cuanto más abierta es una solución, más probable es que haya una comunidad de usuarios en torno a ella. Los miembros comparten ideas e interactúan con los desarrolladores de la solución de forma organizada y eficiente. La apertura consiste en escuchar y colaborar con la comunidad, permitiendo a las instituciones hacer lo que necesitan con las mínimas limitaciones y la máxima confianza.

Mejores prácticas en diseño de la señalización y orientación de la biblioteca

Show and Tell: Library signage and wayfinding design by Mark Aaron Polger American Libraries Magazine, 1 de septiembre de 2022,

Ver completo

Las bibliotecas son complicadas. Tienen un laberinto de estancias, un método específico para recuperar los libros y muchas salas con diferentes propósitos: zonas para el público y el personal, mostradores de servicio y zonas de almacenamiento de materiales, con diferentes políticas de acceso. La señalización de las bibliotecas puede ayudar a guiar a los usuarios por este laberinto desconocido, permitiéndoles encontrar lo que han venido a buscar con un mínimo de ansiedad.

La señalización interior incluye las señales de identificación de los puntos de servicio, los números de las oficinas, los ascensores, las escaleras, los baños, las entradas y las salidas; las señales de dirección; las señales de orientación (rangos de números de llamada, directorio de plantas); y las señales reglamentarias (salidas de incendios, tiradores de alarma contra incendios). La señalización exterior suele incluir señales de identificación del lugar, entradas, salidas, aparcamiento (y aparcamiento accesible) y señales de dirección.

En su forma más básica, un sistema de señalización de bibliotecas debería tener un directorio en la entrada del edificio para dar a los usuarios una visión general de la disposición. La señalización direccional a lo largo de los canales de alto uso también ayuda a la orientación. La señalización de identificación puede ayudar a los usuarios a reconocer los distintos espacios del edificio de la biblioteca, indicándoles para qué sirve cada uno de ellos, de modo que puedan encontrar el espacio que satisfaga sus necesidades. La señalización de las estanterías identifica los rangos de números de llamada, lo que permite a los usuarios encontrar y recuperar los libros.

Otros tipos de señalización -promocional, política e instructiva- pueden ayudar al usuario a descubrir los servicios y recursos de la biblioteca, a entender las políticas de la misma y a realizar tareas concretas (como cuando se coloca un cartel instructivo sobre una fotocopiadora que explica cómo utilizarla).

The International Health Facility Guidelines (2016) establecen los siguientes principios de señalización -o más bien, medios para guiar la propia señalización de los usuarios :

  • Crea una identidad única de formas y colores en cada ubicación.
  • Da a cada zona un carácter visual único.
  • Aprovecha las líneas de visión.
  • Crea recorridos sencillos e intuitivos por los que sea fácil navegar.
  • Utiliza los puntos de referencia.
  • Evitar la sobrecarga de información.
  • Señaliza los puntos de decisión.
  • Proporciona mapas murales y material impreso para que los usuarios se lleven.

En los espacios interiores, sobre todo en aquellos en los que no se pueden añadir o cambiar señales arquitectónicas, los diseñadores de señalización deben centrarse en los tres últimos principios: diseñar señales de orientación y material informativo que ayuden a los usuarios a ir del punto A al punto B. Los usuarios deben poder localizar la entrada, la salida, las salidas de emergencia, las escaleras, el ascensor, los baños y los puntos de referencia físicos permanentes (como vigas, columnas, una fuente de agua potable, una escalera o un ascensor) en cualquier momento.

Las señales pueden ubicarse de forma permanente en las paredes para que se conviertan en elementos arquitectónicos, pero, por supuesto, esto dificulta su traslado o retirada. Otros tipos de señales pueden ponerse en las paredes o en el techo para hacerlos más flexibles a medida que los distritos del edificio o las colecciones evolucionan para reflejar las necesidades cambiantes de los usuarios. Las señales pueden ser de una o dos caras, iluminadas o dinámicas. Todos estos tipos de señales pueden ser útiles en un sistema integral de señalización diseñado para ayudar a los usuarios de la biblioteca a navegar por el espacio.

El diseño de una señalización de orientación eficaz puede dividirse en cinco pasos que puede utilizarse para ver dónde puede ser necesario actualizar su señalización actual:

  • Pegunta a tu público.
  • Analiza los datos.
  • Elabora un documento de orientación que trace los recorridos de los usuarios.
  • Selecciona los puntos de interés.
  • Seleccionar los tipos de señalización.

Cuestiones prácticas

A continuación se detallan las mejores prácticas de diseño de señalización, sintetizadas a partir del conjunto de trabajos anteriores sobre señalización de bibliotecas y sobre señalización eficaz en general.

Haga que los carteles sean sucintos y legibles. El texto de los carteles debe ser breve y mantener la claridad; no hay que sobrecargar al usuario con demasiada información. Utiliza palabras activas y edita el texto varias veces, condensando continuamente el mensaje sin que pierda su significado. Evita la jerga bibliotecaria; utiliza en su lugar un lenguaje sencillo. El texto de los carteles debe ser legible tanto a una distancia razonable como de cerca.

Elije un tipo de letra sin «serif» (Se conoce por tipografía serif a las líneas unidas a las letras) y evite las señales escritas a mano, que suelen ser ilegibles y no cumplen con la ley sobre discapacidades (ADA), lo que las hace inaccesibles para algunos usuarios.

Ten en cuenta los principios de diseño de la experiencia del usuario (UX). El pensamiento de diseño es un concepto que proviene de la investigación basada en el diseño y que suele asociarse con el diseño UX. Busca comprender las necesidades y preferencias del usuario a través de un proceso iterativo que trabaja con el usuario para identificar problemas y ofrecer soluciones. Cada elección de la biblioteca debe estar intencionada y tener un propósito. Si no puedes identificar el valor o el propósito de un elemento de tu biblioteca (y en particular de un rótulo), quizá debas reconsiderarlo.

Haga que el texto y los elementos visuales sean coherentes. Dado que un sistema de señalización representa toda una red o familia de señales, debe utilizar un lenguaje y un vocabulario visual coherentes en todo el conjunto. Todas las señales deben compartir el mismo tipo de letra, tamaños y paleta de colores.

La coherencia textual y visual puede reducir la ansiedad y la confusión de los usuarios. Prepare una política de señalización que incluya una plantilla de diseño, directrices de estilo y un conjunto de vocabulario controlado. La política debe especificar qué términos deben utilizarse en cada caso. Silencio, silencio y conversaciones suaves, por ejemplo, significan cosas diferentes y, si se utilizan como sinónimos, pueden provocar malentendidos. Para lograr la familiaridad y la claridad, utilice el mismo diseño y los mismos términos en todos los canales de promoción y comunicación, como los folletos de la biblioteca, los sitios web, los informes anuales, los boletines informativos y los mensajes en las redes sociales.

Para garantizar esta coherencia, la señalización de la biblioteca debería ser planificada, evaluada, diseñada e implementada por un pequeño comité o grupo de trabajo. La expresión «demasiados cocineros estropean el caldo» es muy cierta cuando se trata de la señalización de la biblioteca.

Diseñar para cumplir con la ley sobre discapacidades (ADA). Estos problemas deben tenerse en cuenta en cualquier proyecto de diseño de señalización. En «Sign Redesign: Applying Design Principles to Improve Signage in an Academic Library», un artículo publicado en 2014 en la revista Pennsylvania Libraries: Research and Practice, Sheila Kasperek se centra específicamente en cómo utilizar las normas de cumplimiento de la ADA para crear señales bien diseñadas y accesibles. Analiza el contraste de colores y tipos de letra, las combinaciones de colores, las fuentes con serifa frente a las sin serifa, la alineación, la colocación, el diseño del logotipo, la distancia de visualización, la repetición y la composición.

Kasperek describe tres elementos del diseño conforme a la ADA: contraste, alineación y repetición.

  • Las señales que cumplen con la ADA deben tener al menos un 70% de contraste de color. La señalización en zonas con poca luz necesita contrastes aún mayores: Los colores adyacentes deben ser significativamente diferentes entre sí en situaciones de poca luz. Para mantener la coherencia, la plantilla de señalización debe incluir los números RGB (rojo, verde, azul) o HEX (código hexadecimal) de cada uno de los colores utilizados. El contraste del tamaño de la letra también es importante: la sección del título del cartel debe tener un tamaño de letra mayor que las demás secciones del cartel.
  • La alineación es la forma en que el texto y las imágenes se colocan en el lienzo del diseño. Existen diferencias psicológicas en la forma en que los usuarios perciben el contenido centrado frente al alineado a la izquierda o a la derecha. Los títulos o encabezados deben estar alineados al centro, y el contenido secundario debe estar alineado a la izquierda o a la derecha. La alineación también abarca el texto con viñetas (o fragmentado), que puede ayudar a la legibilidad.
    La repetición es el uso reiterado de texto o imágenes en un signo concreto. La repetición puede ayudar a reforzar el mensaje de la señal, pero no hay que excederse; demasiada repetición puede molestar a los lectores o hacer que no presten atención a la señal.

Coloca la señalización con un propósito.

Para lograr la máxima eficacia, las señales deben estar situadas estratégicamente. Lo más importante: las señales deben colocarse en los puntos en los que los usuarios toman decisiones. Estos puntos deben determinarse mediante la investigación de los usos de los usuarios. Considere la posibilidad de crear un mapa de localización de la señalización, que marque los lugares más eficaces para montar o exponer las señales con el fin de llegar al mayor número de personas.

Varía el diseño de la señal para que se adapte a la ubicación, que determina el modo en que los usuarios se relacionarán con la señal. Las zonas de espera, como la zona del mostrador de circulación, son idóneas para las señales de punto de espera; estas señales deben contener más texto porque los usuarios permanecerán al lado de la señal durante más tiempo. En las zonas de gran afluencia son adecuadas las señales de punto de tránsito, que deben ser muy visuales y contener poco texto, ya que los usuarios probablemente no se detendrán a leer la señal. Las señales promocionales o informativas deben colocarse en líneas de visión claras para que los usuarios de la biblioteca puedan verlas desde lejos.

Las señales deben colocarse a una altura en la que la mayoría de los espectadores puedan leerlas, y el tamaño de la letra debe variar en función de la distancia a la que se encuentre la señal. La relación entre el tamaño de la fuente y la distancia de visualización es de aproximadamente una pulgada de altura de la fuente por cada 10 a 12 pies de distancia de visualización. (Un texto de una pulgada de altura corresponde a un tipo de letra de 72 puntos).

Otras consideraciones

El número de señales es importante. Tener menos ayuda a evitar el ruido visual. A veces, la sobreabundancia de señales produce incoherencias; cuando se añaden nuevas señales encima de las existentes, puede resultar confuso o contradictorio. Cuando los trabajadores de la biblioteca ponen demasiadas señales, la señalización se vuelve abrumadora e ineficaz.

Para agravar el problema, estas señales suelen ser negativas. La sobrecarga de señales expresa la frustración de los trabajadores de la biblioteca con los usuarios que incumplen las normas (como «no comer en la biblioteca»). A veces, estos trabajadores crean señales que regañan a los usuarios. Del mismo modo, cuando los trabajadores se sienten frustrados por las repetidas preguntas sobre las direcciones, crean señales para desviarlas, y su frustración se manifiesta. Mientras que la falta de señalización puede dar lugar a más preguntas de referencia, confusión y ansiedad de los usuarios, el exceso de señales puede dar lugar a un entorno agresivo, poco acogedor, policial, carente de concentración y que puede causar demasiado ruido visual.

Revisa sus señales con frecuencia. Las señales son documentos vivos que requieren una evaluación y revisión continuas. Los sistemas de señalización no deben funcionar con el piloto automático. Vigila los cambios en las necesidades de los usuarios de la biblioteca y su forma de utilizarla. Realiza estudios periódicos con los usuarios, pide a los trabajadores de la biblioteca que observen discretamente a los usuarios para evaluar cómo se relacionan con los carteles, y mantente al tanto de cómo cambian los caminos y los sitios de referencia de la biblioteca. Un barrido mensual de las ubicaciones de la señalización de la biblioteca puede ser una comprobación útil para ver si las señales están limpias, en buen estado y en sus lugares apropiados. Vuelve a evaluar la ubicación, la altura, la visibilidad y las líneas de visión de la señalización, y comprueba si hay algún nuevo obstáculo para que los usuarios vean o utilicen cada señal.

Las señales deben estar diseñadas por profesionales. Cuando contrates a una empresa de señalización. Hay empresas de señalización de servicio completo que pueden estudiar el entorno físico y diseñar, desarrollar e instalar la señalización. (Sin embargo, si utilizas este tipo de empresa de servicios completos, deberás realizar una estudio de usuarios. La mayoría de las empresas de rotulación no ofrecen este servicio).

Las empresas de rotulación tienen diferentes especialidades: algunas proporcionan rótulos a medida, atendiendo a un nicho de mercado como el de las pequeñas empresas, mientras que otras producen cantidades masivas de rótulos de interior o exterior para empresas más grandes, como cadenas de hoteles o restaurantes. Si no estás seguro de qué empresa es la más adecuada para tu proyecto, existen agentes y consultores de señalización que actúan como enlace entre usted y la empresa de señalización. Si eliges una empresa de rotulación que simplemente fabrica rótulos según sus especificaciones (no una empresa de servicios completos), estos consultores de rotulación pueden orientarle en proyectos de rotulación a gran escala y en rediseños.

Crea una política de señalización. Es bueno tener un documento que registre los parámetros específicos de la señalización de su biblioteca, que se eligen durante una auditoría de señalización para la usabilidad, la coherencia y la marca. El documento proporciona directrices para el estilo, el diseño, el tipo de letra, los esquemas de color, el tamaño, la colocación y la gestión del sistema de señalización de la biblioteca. Incluye un vocabulario controlado, plantillas de diseño y archivos de imagen del logotipo de la biblioteca. Nombra a las partes interesadas en la señalización, incluidos los miembros del comité o grupo de trabajo que toma las decisiones sobre la señalización. Por último, establece procesos y calendarios para la auditoría y el mantenimiento de toda la señalización de la biblioteca.

Este artículo es un extracto de Library Signage and Wayfinding Design: Communicating Effectively with Your Users de Mark Aaron Polger (ALA Editions, 2021). Sample

En lo que va de 2022 se censuraron 1651 libros: más que nunca desde que hay registros de libros prohibidos

«American Library Association Releases Preliminary Data on 2022 Book Bans«, American Library Association, September 16, 2022.

Ver original completo

Más sobre Censura

A los ocho meses de 2022, el número de intentos de prohibir o restringir los recursos de las bibliotecas en las escuelas, universidades y bibliotecas públicas, está en camino de superar los recuentos récord de 2021, según los datos preliminares publicados hoy por la Asociación Americana de Bibliotecas (ALA) antes de la Semana de los Libros Prohibidos (18-24 de septiembre).

Entre el 1 de enero y el 31 de agosto de 2022, ALA documentó 681 intentos de prohibir o restringir los recursos de la biblioteca, y 1.651 títulos únicos fueron el objetivo. En 2021, ALA informó de 729 intentos de censura de recursos bibliotecarios, dirigidos a 1.597 libros, lo que representó el mayor número de intentos de prohibición de libros desde que ALA comenzó a recopilar estas listas hace más de 20 años.

Además, más del 70% de los 681 intentos de restringir los recursos de las bibliotecas tenían como objetivo varios títulos. En el pasado, la gran mayoría de las impugnaciones de los fondos de las bibliotecas sólo pretendían eliminar o restringir un único libro.

«El número sin precedentes de impugnaciones que estamos viendo este año refleja los esfuerzos coordinados a nivel nacional para silenciar las voces marginadas o históricamente subrepresentadas y privar a todos nosotros – los jóvenes, en particular – de la oportunidad de explorar un mundo más allá de los límites de la experiencia personal», dijo la presidenta de ALA, Lessa Kananiʻopua Pelayo-Lozada.

«Aunque es natural que queramos proteger a los jóvenes de algunas de las realidades más difíciles de la vida, la verdad es que prohibir los libros no contribuye a protegerlos de los problemas más difíciles. Por el contrario, les niega los recursos que pueden ayudarles a enfrentarse a los retos que se les plantean.

«Los esfuerzos por censurar categorías enteras de libros que reflejan ciertas voces y puntos de vista demuestran que el pánico moral no tiene que ver con los niños: tiene que ver con la política. Organizaciones con una agenda política están difundiendo listas de libros que no les gustan.

«Los profesionales de las bibliotecas confían en que los individuos tomen sus propias decisiones sobre lo que leen y creen. ALA y nuestros socios en la campaña «Unidos contra la prohibición de libros» piden a los lectores de todo el mundo que se unan a nosotros en la lucha contra la censura.»

Las bibliotecas de todo el país pondrán de relieve el aumento de la censura de libros durante la Semana del Libro Prohibido de este año. Una amplia programación durante la semana reunirá a autores, bibliotecarios y académicos para compartir perspectivas sobre la censura y recursos para apoyar a los trabajadores de las bibliotecas.

Educar y capacitar a un alumnado diverso: apoyar la investigación sobre diversidad, equidad e inclusión a través de las colecciones de la biblioteca

Sappington, Jayne, Esther De León, Sara Schumacher, Kimberly Vardeman, Donell Callender, Marina Oliver, Hillary Veeder, and Laura Heinz. Library Impact Research Report: Educating and Empowering a Diverse Student Body: Supporting Diversity, Equity, and Inclusion Research through Library Collections. Washington, DC: Association of Research Libraries, July 28, 2022. 

Texto completo

Como parte de la iniciativa del Research Library Impact Framework initiative de ARL, un equipo de investigación de Texas Tech University (TTU) exploró métodos para evaluar las colecciones relacionadas con el estudio y la investigación de temas de diversidad, equidad e inclusión (DEI) y su capacidad de ser descubiertas por los usuarios.

Los estudios sobre la diversidad, la equidad y la inclusión (DEI) han cobrado mayor importancia en los campus académicos junto con los llamamientos a cuestionar los privilegios y las estructuras de poder, lo que hace que la evaluación de las colecciones DEI sea fundamental. Las bibliotecas de la TTU emprendieron un proyecto en dos partes que estudió las necesidades de los usuarios, el uso de las colecciones, la catalogación y la capacidad de descubrimiento, y el comportamiento de los usuarios en la búsqueda y la evaluación de los recursos DEI. Si bien los investigadores no pudieron identificar un método eficaz para evaluar la DEI en las colecciones a gran escala, las principales conclusiones indican el potencial de asociación con los estudios de la mujer y el género y los estudios mexicano-americanos y latinos, así como la necesidad de prestar mayor atención a la catalogación y los metadatos, en particular los campos de índice y resumen. El equipo de investigación identificó que muchos usuarios expresaron incertidumbre en la búsqueda y evaluación de los recursos DEI y expresaron su interés en las mejoras de búsqueda para un mejor filtrado y una presencia más prominente en el sitio web para la ayuda a la investigación DEI.

Competencias culturales para la equidad racial en bibliotecas: un programa de trabajo.

Cultural Proficiencies for Racial Equity: A Framework. Chicago and Washington, DC: American Library Association, Association of College & Research Libraries, Association of Research Libraries, and Public Library Association, August 23, 2022.

Texto completo

Cultural Proficiencies for Racial Equity Framework es una herramienta tanto teórica como práctica en su orientación, como una guía para desarrollar el conocimiento y la comprensión personal, organizacional, institucional y a nivel de sistemas de la naturaleza del racismo y sus muchas manifestaciones. El racismo tiene un impacto diferencial, no equitativo y devastador sobre los negros, los indígenas y otras personas de color (BIPOC) en el sector de las bibliotecas y las ciencias de la información (LIS), en las comunidades a las que sirven las bibliotecas y más allá. El marco no pretende ser una práctica liberadora en sí misma -un instrumento o agente que abolirá la inequidad racial o una guía paso a paso- sino, más bien, proporcionar la base necesaria para efectuar un cambio en el pensamiento, el comportamiento y la práctica que conduzca a mejores resultados para las poblaciones racializadas y minorizadas. Por lo tanto, si bien el marco ofrece ejemplos de implementación, éstos no pretenden representar una lista exhaustiva. Aunque el sector de la información y la comunicación no puede, por sí solo, resolver el problema del racismo en la sociedad, puede reconocer el papel que ha desempeñado en la contribución y el mantenimiento de los sistemas de desigualdad y opresión de las comunidades de color, y asumir la responsabilidad de contrarrestar sus efectos, tanto históricamente como en la actualidad. Y aunque reconocemos las repercusiones mundiales del racismo, a efectos de este marco, abordaremos específicamente las repercusiones del racismo tanto en Estados Unidos como en Canadá.

Siendo muchacho dividí en partes iguales el tiempo entre los bares y las bibliotecas

“seguro.”
terminamos nuestros tragos, no paramos, nos movemos hacia el
fondo del bar, afuera en el callejón; nos
damos vuelta, mirándonos cara a cara.
le digo, “no hay más que aire entre nosotros. ¿algo
para cerrar el hueco?”
él se precipita hacia mí y de alguna forma es una parte de una parte de la parte. 

Siendo muchacho dividí en partes iguales el tiempo
entre los bares y las bibliotecas; cómo me las arreglaba para proveerme de
mis otras necesidades es un puzzle; bueno, simplemente no
me preocupaba demasiado por eso-
si tenía un libro o un trago entonces no pensaba demasiado
en otras cosas- los tontos crean su propio
paraíso.
en los bares, pensaba que era rudo, quebraba cosas, peleaba
con otros hombres, etc…
en las bibliotecas era otra cosa: estaba callado, iba
de sala en sala, no leía tantos libros enteros
sino partes de ellos: medicina, geología, literatura y
filosofía. Psicología, matemáticas, historia, otras cosas me
aburrían. Con la música estaba más interesado en la música y en
la vida de los compositores que en los aspectos técnicos…
sin embargo, era con los filósofos con los que me sentía en hermandad:
Schopenhauer y Nietzsche, incluso aquel viejo difícil-de-leer Kant;
encontré que Santayana, bastante popular en aquella época,
cojeaba y era aburrido; con Hegel realmente tenías que escarbarlo, sobre todo
con una resaca; hay muchos de los que leí de los que me he olvidado,
quizás con buena razón, pero recuerdo un tipo que escribió un
libro entero en el que probaba que la luna no estaba allí
y tan bien lo hizo que después pensaba, está
absolutamente en lo cierto, la luna no está allí.
¿cómo cresta va un muchacho dignarse a trabajar
8 horas al día cuando la luna ni siquiera está allí?
¿qué otra cosa
estará faltando?
y no me gustaba la literatura tanto como los críticos
literarios; ellos sí que eran verdaderos aguijones, esos tipos usaban
un lenguaje refinado, hermoso a su manera, para llamar a otros
críticos, otros escritores, unos huevones. Me
subían el ánimo
peor eran los filósofos quienes satisfacían
esa necesidad
que acechaba en alguna parte de mi confuso cráneo: vadeando
por sus excesos y su
vocabulario cuajado
aún me asombraban
saltaban hacia mí
brincaban
con una llameante declaración lúdica que aparecía ser
una verdad absoluta o una puta casi
absoluta verdad,
y esta certeza era la que yo buscaba en una vida
diaria que más bien parecía un pedazo de
cartón.
qué grandes tipos eran esos viejos perros, me ayudaron a atravesar
esos días como navajas y noches llenas de ratas; y mujeres
regateando como martilleros del infierno.
mis hermanos, los filósofos, me hablaban como nadie
venido de las calles o alguna otra parte; llenaban
un inmenso vacío.
Qué buenos muchachos, ah, ¡qué buenos muchachos!
sí las bibliotecas ayudaron; en mi otro templo, los bares,
era otra cosa, más simplista, el
lenguaje y el camino era diferente…
días de bibliotecas, noches de bares.
las noches eran todas parecidas,
hay un tipo sentado cerca, quizás no de
mal aspecto, pero a mí no me parece bien,
hay una horrible muerte allí -pienso en mi padre,
en maestros de escuela, en caras, en las monedas y billetes; en sueños
de asesinos de ojos fríos; bueno,
de alguna forma este tipo y yo llegamos a cruzar miradas
una furia lentamente comienza a acumularse: somos enemigos,
gato y perro, cura y ateo, fuego y agua; la tensión crece,
bloque sobre bloque apilado, esperando el choque; nuestras manos
se abren y cierran, cada uno bebe, ahora, finalmente con un propósito:
su cara se torna hacia mí:
“¿alguna cosa te molesta?”
“sí. tú”
“¿quieres algo
para arreglarla?”

“seguro.”
terminamos nuestros tragos, no paramos, nos movemos hacia el
fondo del bar, afuera en el callejón; nos
damos vuelta, mirándonos cara a cara.
le digo, “no hay más que aire entre nosotros. ¿algo
para cerrar el hueco?”
él se precipita hacia mí y de alguna forma es una parte de una parte de la parte.

Bukowski, «Días como navajas, noches llenas de ratas»

Préstamo digital controlado.

Klosek, Katherine. Controlled Digital Lending. Washington, DC: Association of Research Libraries, June 17, 2022.

Texto completo

Este documento analiza la posición de la ARL sobre el préstamo digital controlado de materiales bibliotecarios y expone las consideraciones que pueden ayudar a las bibliotecas de investigación a elaborar su caso de uso y prepararse para un análisis de uso justo. El documento también refleja un debate sobre las prácticas, las preocupaciones y las oportunidades de los préstamos digitales que mantuvieron el Comité de Promoción y Política Pública de la ARL y los invitados durante la reunión de otoño de la Asociación de octubre de 2021. Esa discusión, y las conversaciones posteriores en torno a una versión anterior de este documento, informaron la posición de ARL sobre el préstamo digital.