Archivo de la categoría: PreTextos

Información y poder

tieneunlibro

 

“La era de la información, que es la nuestra, nos brinda generosamente todo lo necesario para acertar el camino que haya de emprenderse, pero la decisión justa no está en los materiales, sino en el buen tino de quien los conoce y los maneja, La información abundante es una ayuda poderosa, pero no una garantía. Con una cantidad mayor de información se puede cometer errores más grandes y por supuesto más responsablemente cometidos, sobre todo si esa información es más o menos monopolizada por un insensato o por un  grupo de insensatos, conscientes -sólo ellos por lo visto- de que el monopolio de la información les otorga también el monopolio del poder. “

 

Roberto Coll Vinent

Información y poder. Barcelona: Herder, 1988

Roberto Coll Vinent (Alaior, Menorca, 9 de octubre de 1924 – Barcelona, 1 de enero de 2018) fue catedrático, escritor, redactor y director de periódicos, profesor de ESADE y fundador de NovoEstudio, doctor en Derecho, periodismo, y diplomado en Psicología.Fue conocido por su amplia bibliografía, ya que publicó más de diez libros. Es considerado un experto en ciencias de la comunicación, la información y la documentación. Por sus clases van pasado más de 5.000 alumnos. Tuvo una larga trayectoria y experiencia en el ámbito de la enseñanza.

“…ha hecho más daño con su pluma que otros con sus pistolas”.

 

do01724

 

“…ha hecho más daño con su pluma que otros con sus pistolas”.

 

Frase de Ramón Ruiz Alonso, inductor de la detención y posterior asesinato de Federico García Lorca para justificar la detención del poeta.

Quizás en eso no estuviese del todo errado. La poesía, cuando es verdadera, nunca es inocua. Y Lorca era nada menos que un poeta. Según dicen, Federico García Lorca es el poeta español contemporáneo más leído en todo el mundo. Nadie le dedicará a Ruiz Alonso una elegía, ni bautizarán con su nombre ninguna escuela. Ni una sola de las líneas que escribió será recordada sino por su ridícula extravagancia y su fanatismo. Sin embargo, el crimen del poeta, en el cual él incidió activamente, quedó impune. Queda, al menos, la justicia histórica. Y fundamentalmente queda, sobreviviente y victoriosa, la poesía.

 

 

La dama de los libros

marta-terry-2-portada-2

Marta Terry: un poema de Abdul Alkalimat

La dama de libros.
Ella se burla e incluso se mofa de los cuentos de la cultura.

Ella recoge clasifica conservas
y colabora
y siempre que las campañas.

Ella es una señora de libros, una bibliotecaria, un cuadro en la batalla de las ideas.

Ella vive ahora,
pero su tiempo es el futuro.

—La Habana, primero de enero de 2007

Biografía:

Abdul Alkalimat y Kate Williams Javier Ramón Santovenia Díaz, Traductor Revisión realizada por Jone Vicente Urrutia. Raíces y flores: vida y obra de la bibliotecaria afrocubana Marta Therry. Urbana, IL, USA : Twenty-First Century Books and Publications, 2019.

 

84 Charing Cross Road: las cartas entre una escritora y un librero

 

charing-cross-road

Hanff, Helene. 84 Charing Cross Road.  London: Sphere, 2009

Disponible en TRDC

 

Un día, en octubre de 1949, Helene Hanff, una joven escritora desconocida, envía una carta desde Nueva York a Marks & Co., la librería situada en el 84 de Charing Cross Road, en Londres. Apasionada, maniática, extravagante y muchas veces sin un duro, la señorita Hanff le reclama al librero Frank Doel volúmenes poco menos que inencontrables que apaciguarán su insaciable sed de descubrimientos. Veinte años más tarde, continúan escribiéndose, y la familiaridad se ha convertido en una intimidad casi amorosa. Esta correspondencia excéntrica y llena de encanto es una pequeña joya que evoca, con infinita delicadeza, el lugar que ocupan en nuestra vida los libros… y las librerías.

FRAGMENTOS

“¿Tienes el Viaje a América de De Tocqueville? Alguien tomó prestado el mío, y no me lo ha devuelto. ¿Por qué será que personas a las que jamás se les pasaría por la imaginación robar nada encuentran perfectamente lícito robar libros?”

 

“La expresión “libreros anticuarios” me asusta un poco. Porque asocio “antiguo” a “caro”. Digamos que soy una escritora pobre amante de los libros antiguos y que los que deseo son imposibles de encontrar aquí salvo en ediciones raras y carísimas, o bien en ejemplares de segunda mano en Barnes & Noble que, además de mugrientos, suelen estar llenos de anotaciones escolares.”

 

“A mí me encantan las inscripciones en las guardas y las notas en los márgenes: me gusta el sentimiento de camaradería que suscita el volver páginas que algún otro ha pasado antes, así como leer los pasajes acerca de los que otro, fallecido tal vez hace mucho, llama mi atención.”

¿No les había dicho que me dedico a escribir guiones de crímenes para la serie de Ellery Queen en televisión? Todos ellos tienen como telón de fondo un marco artístico -el ballet, un auditorio de conciertos, la ópera…- y todos mis sospechosos y cadáveres son personas cultas. Tal vez me decida a escribir en su honor otro que se desarrolle en el marco del negocio de libros raros. ¿Qué prefiere usted ser, el asesino o el cadáver?

Cada primavera hago una limpieza general de mis libros y me deshago de los que ya no volveré a leer, de la misma manera que me desprendo de las ropas que no pienso ponerme ya más. A todo el mundo le extraña esta forma de proceder. Mis amigos son muy peculiares en cuestión de libros. Leen todos los best-sellers que caen en sus manos, devorándolos lo más rápidamente posible… y saltándose montones de párrafos según creo. Pero luego JAMÁS rellen nada, con lo que al cabo de un año no recuerdan ni una palabra de lo que leyeron. Sin embargo, se escandalizan de que yo arroje un libro a la basura o lo regale. Según entienden ellos la cosa, compras un libro, lo lees, lo colocas en la estantería y jamás vuelves a abrirlo en toda tu vida, ¡PERO NUNCA LO TIRAS! ¡JAMÁS DE LO JAMASES SI ESTÁ ENCUADERNADO EN TAPA DURA! Pero… ¿por qué no? Personalmente creo que no hay nada menos sacrosanto que un mal libro e incluso un libro mediocre.

Mil gracias por su maravilloso volumen. Jamás he tenido un libro con los cantos dorados. […] Habría deseado que no hubieran sido ustedes tan excesivamente correctos dedicándomelo en un tarjetón adjunto, en lugar de escribir su dedicatoria en la página de guarda del propio libro. Pero ustedes son libreros, claro… y se les nota: han temido que una dedicatoria manuscrita en el libro le hiciera perder valor…, cuando para su actual propietaria lo habría incrementado muchísimo. (Y posiblemente también para un futuro propietario. A mí me encantan las inscripciones en las guardas y las notas en los márgenes: me gusta el sentimiento de camaradería que suscita el volver páginas que algún otro ha pasado antes, así como leer los pasajes acerca de lo que otro, fallecido tal vez hace mucho, llama mi atención).

Me encantan esos libros de segunda mano que se abren por aquella página que su anterior propietario leía más a menudo. El día en que me llegó el ejemplar de Hazlitt, se abrió por una página en la que leí: “Detesto leer libros nuevos.” Y saludé como a un camarada a quienquiera que lo hubiera poseído antes que yo.

¿Por qué será que personas a las que jamás se les pasaría por la imaginación robar nada encuentran perfectamente lícito robar libros?

La Antología del aficionado a los libros salió del embalaje con su encuadernación de piel con estampaciones en oro y sus cantos dorados; es, sin lugar a dudas, el libro más hermoso que poseo […]. No me parece que éste sea un intercambio de regalos de Navidad muy equitativo. Vosotros os comeréis el vuestro en una semana y antes del día de Año Nuevo os quedaréis sin nada. Yo, en cambio, conservaré el mío hasta el día que me muera…, y moriré feliz sabiendo que lo dejo detrás para que algún otro lo aprecie. Pienso marcarlo a conciencia con suaves indicaciones a lápiz, para atraer la atención de un amante de los libros aún por nacer sobre los mejores pasajes.

Encuentran una sorprendente dedicatoria amorosa en un libro donado en una biblioteca de A Coruña

123

«Regalo de mi único amor, que ni siquiera se acordó de dedicármelo (ni yo de pedírselo)».

Mensaje encontrado en el  libro La extracción de la piedra de locura. Otros poemas, de la argentina Alejandra Pizarnik donado a la Biblioteca Municipal Sagrada Familia

 

El mensaje de amor desesperanzado en una biblioteca de A Coruña

La voz de Galicia

MILA MÉNDEZ 

El mensaje podría ser un poema en sí mismo. De su autora o autor solo sabemos el seudónimo con el que lo firmó: Perra Vida. La elegía fue descubierta por una de las trabajadoras de la Biblioteca Municipal Sagrada Familia. Está en la primera página de un libro desbordante también de metáforas, La extracción de la piedra de locura. Otros poemas, de la argentina Alejandra Pizarnik (Buenos Aires, 1936-1972). La nota, en este caso, no está sujeta a sanción ya que la pieza literaria es una donación. «Me pareció un mensaje muy bonito y quise compartirlo», cuenta Julia Varela. La imagen de la dedicatoria la subieron a la cuenta de Instagram de la Rede de Bibliotecas Municipais con el título: «Donativos deseperanzados». Como está en la misma página donde aparecen los créditos de la publicación, fue imposible arrancar la hoja. «No pudimos eliminarla, así que la dejamos», añade Varela.

La dedicatoria en el poemario de Pizarnik ya está en los anaqueles de la sala de lectura de Sagrada Familia. «Es un título con el que no contábamos en nuestro archivo y el ejemplar está en muy buen estado», apunta la bibliotecaria. La anécdota sirve de pretexto para hacer un llamamiento. Ahora que la nipona Marie Kondo está en boca de todos por su regla de los 30 libros (los que recomienda guardar como máximo en nuestra casa) no está de más recordar que las bibliotecas pueden ser el hogar de los títulos olvidados, aunque hay límites. «Non hai un día no que non recibamos unha mensaxe nas redes sociais de alguén que quere entregar libros -explica otra compañera, Catuxa Seone- . Non sei se o de Marie Kondo está a afectar, pode ser [sonríe la bibliotecaria]».

Los bibliotecarios, algunas de las raras capacidades de inteligencia de las que nuestro país puede estar orgulloso

 

tumblr_n3tpb7jrvi1rdpk23o1_500

John Steinbeck Library, Salinas, California, 2009

 

“Estuvimos allí para celebrar algunas de las raras capacidades de inteligencia de las que nuestro país puede estar orgulloso: las de los bibliotecarios. Los veo como sanadores y magos. Los bibliotecarios pueden obtener de individuos inarticulados suficiente información sobre lo que buscan para guiarlos por el camino de la conexión. Son guías de senderos a través del bosque de estanterías y pasillos – Si liberas a una persona que tiene habilidades limitadas, será golpeada por las ramas-. Pero los bibliotecarios emparejan a los lectores con los libros correctos. . .”

Anne Lamott

 

Se refiere a un encuentro ente escritores y actores en Sacramento para salvar las bibliotecas de Salinas, amenazada de cierre por recortes presupuestarios. La propia Lamott viajó en auto con el célebre artista y maestro budista Jack Kornfield. El grupo organizó una “lectura de emergencia” las 24 horas del día para sensibilizar a la opinión pública, no sólo de la importancia de las bibliotecas como instituciones culturales, sino también al capital humano que las impulsaba.

 

Una cafetería de Seúl que te hace sentir dentro de un comic

 

38545530_461185001045765_4107321033831219200_n

 

CAFE Yeonnam-dong 239-20

CAFE연남동239-20

 

Un café en Seúl llamado CAFE연남동239-20 asemeja estar inmerso en un comic, este efecto lo logra con decoración a base de imágenes en blanco y negro en dos dimensiones y con muebles a juego con las paredes y el suelo. Incluso la vajilla acompaña a eta ilusión. Toda una experiencia recreativa en el que los clientes entran en un mundo de dibujos animados.

El café tiene su página en FACEBOOK y los clientes ponen allíi sus fotos

51996526_1809654325807836_5850828587774509056_n