Un poema para mi bibliotecaria, la señora Long

 

tumblr_mrj9yasqma1rmp97po1_500_zps37d8a522

 

UN POEMA PARA MI BIBLIOTECARIA, LA SEÑORA LONG
(Nunca se sabe qué niña afligida necesita un libro)

 

En un tiempo cuando no había tele antes de las 3 de la tarde.
Y el domingo, nada hasta las cinco
Nos sentábamos en el porche de la entrada observando
El letrero de jfg encendiéndose y apagándose, saludando
A los vecinos, discutiendo de la situación política,
felicitando al predicador
por su sermón

Siempre teníamos la radio que nos traía
Canciones de la wlac en nashville que ahora llamaríamos
De escucha fácil o jazz suave pero cuando lo escuchaba
Tarde por la noche con mi transistor (del que estaba tan orgullosa)
Colocado bajo mi almohada
Oía a nat king cole, a matt dennis, june christy y ella fitzgerald
Y a veces a sarah vaughan que cantaba café negro
Lo que ahora bebo
Solo se le llamaba música

Había una librería en la parte alta, en Gay Street
Que yo visitaba e inhalaba aquel aroma maravilloso
De libros nuevos
Incluso hoy leo tapa dura preferentemente y en rústica solo
Como último recurso

Y arriba en la colina en Vine Street
(el principal corredor negro) se asentaba nuestra biblioteca Carnegie
La Sra. Long siempre contenta de verte
El estereoscopio siempre listo para mostrarte lo muy lejano
Lugares sobre los que soñar

La Sra. Long te preguntaba qué estás buscando hoy
Cuando quise Hojas de Hierba o Alfred north whitehead
Ella iría a la gran biblioteca arriba en la ciudad y ahora lo sé
El sombrero en la mano para pedirlo prestado y que yo lo pudiera sacar

Probablemente le dirían algo humillante ya que a los blancos del sur
Les gusta humillar a los negros del sur.

Pero no obstante ella traía los libros
De vuelta y yo los sujetaba contra mi pecho
Cerca de mi corazón
Y felizmente me iba a casa de la abuela
Donde me sentaría en el porche de delante
En una mecedora gris y soñaría con un mundo
Que estaba muy lejos

Amaba el mundo donde vivía
Estaba segura y con calor y la abuela me besaba en el cuello
Cuando me iba para la cama

Pero había un mundo
En algún lugar
Allí fuera
Y la Sra. Long abría aquel armario
Pero ni los leones ni las brujas me asustaban
Pasé por todo ello
Sabiendo que habría
Primavera

 Nikki Giovanni

Taducción José R. Alonso