El mundo es una enorme biblioteca

 

tianjin-binhai-library-china

 

Desde cierto punto de vista intelectual, el mundo es una enorme biblioteca. Los libros se aluden unos a otros: se invocan, se refutan, se amplían, tienden entre sí puentes invisibles, hay pasadizos que comunican los libros de tu casa con los que tu amante o tu enemigo tienen en las suyas, y también hay pasadizos en el tiempo que unen nuestros libros con los que tuvieron y frecuentaron Goethe o Galdós. Todo eso ha creado una urdimbre de afinidades intelectuales, de sobrentendidos, de querellas…, en fin, un repertorio inagotable de vínculos y agravios afectivos.

 

LUIS LANDERO

“Entre líneas: el cuento o la vida”.