Una biblioteca se reconoce por sus sonidos y sus silencios.

biblioteca-de-arte3

LA BIBLIOTECA

A la biblioteca Luis Ángel Arango.

 Una biblioteca se reconoce por sus sonidos y sus silencios. Las pisadas por los pasillos, los cuchicheos y las risitas de las niñas. El pasar rápido de las hojas al ojear. El sonido de los ojos al leer, el silencio de las bocas al callar.

Dixon Acosta Medellín