Comparación de los espacios de creación dentro de las bibliotecas universitarias

 

wilson-edit-3-2-1024x666-1

 

Michalak, R. “Academic Libraries in 2018: A Comparison of Makerspaces within Academic Research Libraries.” Supporting Entrepreneurship and Innovation vol. 40, n. (2019). pp. 67-88. https://doi.org/10.1108/S0732-067120190000040008

 

 

Este capítulo informa sobre los resultados de una encuesta realizada a 113 de los 124 miembros de Association of Research Libraries (ARL) sobre el papel que desempeñan actualmente los espacios de creación en las bibliotecas universitarias. Casi una cuarta parte de las instituciones de la ARL (n = 26; 23%) indicaron que tienen un espacio de creación. Esta investigación analiza las instituciones de la ARL que han establecido makerspaces dentro de sus espacios físicos de biblioteca. Este capítulo describe los aspectos físicos de los espacios de creación, los programas y el marketing, y los detalles demográficos. Según los encuestados, lo que define un makerspace depende de los usuarios a los que sirven las instituciones de ARL.

 

Los primeros ejemplos conocidos de makerspaces comenzaron en 2005 en Alemania con tres sedes (Universidad de Dartmouth, 2017) para fomentar y catalizar la innovación y la creatividad. En 2014 existían más de 1.500 makerspaces en todo el mundo; sin embargo, solo hasta hace pocos años no han estado presentes en bibliotecas universitarias. Esta investigación analizó y comparó las bibliotecas académicas que pertenecen a la Association of Research Libraries (ARL) y que han establecido espacios de creación dentro de sus espacios físicos.

Los Makerspaces se originaron como lugares creativos para aprender activamente y en colaboración. Muchos estudios de investigación se han centrado en cómo las bibliotecas universitarias de todo el mundo han empezado a explorar la logística necesaria para incorporar plenamente los espacios de creación dentro de los departamentos académicos. Los makerspaces se proyectan con la intención de animar a los estudiantes a innovar y crear proyectos dentro del plan de estudios de la facultad sobre todo en las carreras técnicas. Más recientemente, las universidades han incorporado makerspaces en bibliotecas universitarias, pero muy pocos estudios de caso documentan los detalles sobre los aspectos físicos, la programación y el marketing, y los detalles demográficos de los makerspaces que operan y se gestionan dentro de los edificios de las bibliotecas académicas.

Burke (2015) realizó una encuesta en las bibliotecas universitarias y públicas para determinar las herramientas eran las más utilizadas en su makerspace. De acuerdo con esta investigación, las tres primeras de las 15 tecnologías y actividades más comunes ofrecidas en todas las bibliotecas fueron:

  1. Espacios de trabajo con ordenadores (73 casos, 67%),
  2. Impresión en 3-D (50 casos, 46%),
  3. Edición de fotos (49 casos, 45%)

En e caso de bibliotecas universitarias las tecnologías eran algo diferentes:

  1. Espacios de trabajo con ordenadores (25 casos, 67%)
  2. Edición de fotos (20, 54%),
  3. Impresión en 3-D, creación de un sitio web o portafolio en línea y edición de video (18, 49%)

En general, Burke (2015) estuvo de acuerdo con Watters (2014). cuando argumentó que si la misión de una biblioteca universitaria es proveer aprendizaje experimental y las bibliotecas universitarias además han sido tradicionalmente interdisciplinarias en su naturaleza, entonces la biblioteca es el mejor lugar para implementar un makerspace. La literatura profesional coincide en posicionar los makerspaces en una ubicación centralizada en el campus, como una biblioteca. Bowen afirma que las organizaciones de tecnología se benefician al asociarse con las bibliotecas, ya que éstas tienen un largo historial de proporcionar a los usuarios espacios de colaboración para la enseñanza y el aprendizaje.

Hay muchos factores de motivación positivos para crear un espacio de creación en las bibliotecas académicas : apoyar el aprendizaje, proporcionar acceso, fomentar la colaboración y apoyar la misión de la biblioteca.

 

En este estudio cuando se les pidió que describieran la implicación actual de su institución con los makerspaces, la mayoría (72,22%) indicaron que actualmente tienen un makerspace en su biblioteca. De las 26 instituciones de la ARL que indicaron que actualmente cuentan con un makerspace en su biblioteca, 22 (84,6%) están integrados en instituciones públicas y cuatro (15,4%) en instituciones privadas.

Tamaño de Makerspace

Se pidió a los encuestados que indicaran la ubicación y el tamaño de sus espacios de fabricación. La mayoría de los que respondieron a esta pregunta indicaron que disponían de una superficie de 10 metros cuadrados o menos.

Ruido en Makerspace

Se pidió a los encuestados que indicaran si había problemas de ruido relacionados con su espacio de fabricación. En todas las instituciones las respuestas a esta pregunta se clasificaron como Ruido, Algo de Ruido, Ruido Significativo o DNS (No se especificó). El mayor porcentaje de instituciones de ARL indicó respuestas que fueron categorizadas como No Ruido (42.3%), Algún ruido (30.8%), Ruido significativo (15,4%) No se especificó (11.5%).

Capacidad

Se pidió a los encuestados que describieran cuántas personas podían utilizar su makerspace al mismo tiempo. Las respuestas a esta pregunta se clasificaron como 0-10 personas, 11-19 personas, 20-29, o más de 30, y DNS (No se especificó). Entre los encuestados de las instituciones públicas, el 18,2% indicó que sus espacios podían acomodar 0-10 individuos, mientras que el mismo número indicó que sus espacios podían albergar más de 30 individuos.

Equipo y materiales

Se pidió a los encuestados que describieran los tipos de materiales que se necesitaban para crear sus espacios de creación. Las respuestas a esta pregunta se clasificaron como Muebles, Tech-H (Tech-Hardware), Tech-S (Tech-Software), Herramientas, Gente, y DNS (No se especificó). Más de la mitad (57,7%) de las instituciones que respondió indicó que necesitaron materiales de Tech-H cuando crearon su makerspaces. De las instituciones públicas de ALC que respondieron, el segundo tipo de material que se indicó con mayor frecuencia fue el de mobiliario (40,9%), mientras que Muebles (100%) y Herramientas (50%) fueron los otros materiales indicados con mayor frecuencia por las instituciones privadas de ARL.

Localización del Makerspace

Se pidió a los encuestados que informaran si tenían un espacio preparado para su makerspace o si habían adaptado un área para su makerspace. Las respuestas a esta pregunta se clasificaron como espacio nuevo, espacio existente y DNS (no se especificó). La mayoría de las instituciones de ARL tanto públicas (81,8%) como privadas (75%) que respondieron indicaron que reasignaron un espacio existente para sus makerspaces.

Máquinas y dispositivos Makerspace

Se pidió a los encuestados que describieran las máquinas y dispositivos principales utilizados en su makerspace. Las máquinas y dispositivos más comúnmente mencionados fueron  impresoras 3D, escáners 3-D, ordenadores, diseño, taladro, bordado, HTV vive, cortadoras láser, makerbot, prensadoras, sierras, escáners, costura, taller, software, herramientas, vídeo y realidad virtual. El dispositivo o máquina más popular mencionado por el público y el privado ARL institutions fue la impresora 3-D (17.65%).

Personal del Makerspaces

Se pidió a los encuestados que describieran la dotación de personal de su makerspace. La mayoría de los las categorías de personal comúnmente mencionadas fueron Bibliotecario, Personal de la Biblioteca, Estudiante, Trabajadores, personal de TICs y DNS (No se especificó). En general, los más comunes mencionados fueron la categoría de  Personal de la Biblioteca (73.08%). La categoría de personal más comúnmente mencionada para las bibliotecas de ARL privadas fue la de los estudiantes.

Marketing de Makerspaces

Se pidió a los encuestados que describieran los esfuerzos de marketing utilizados para promover sus espacios de fabricación. ¿Cómo ha anunciado a los usuarios sobre la creación y disponibilidad del makerspace? Los métodos de promoción más comúnmente mencionados fueron la publicidad, el propio campus, los cursos, los correos electrónicos, los eventos, la facultad, la biblioteca, los periódicos, los carteles, la señalización, los medios sociales, los patrocinadores, los estudiantes, el sitio web, el boca a boca y vídeo en YouTube. En general, las menciones apunta a anuncios en el campus (9.5%), la facultad (.5%), dentro o por la biblioteca (9.5%), y a través de sitios web (9.5%).

Programación de actividades en Makerspaces

Se pidió a los encuestados que describieran los programas ofrecidos para sus espacios de creación. Los tipos de programación más mencionados fueron la impresión en 3D, clases, consultas, proyectos, club de estudiantes, entrenamientos y talleres. En general, las menciones de talleres (25.64%) y clases (23.08%) fueron las más populares.

La singularidad de Makerspaces

A los encuestados se les pidió que describieran en qué se diferenciaba su makerspace de una sala de trabajo típica de una biblioteca. Los temas más mencionados fueron la impresión en 3-D, las actividades, el equipo, el laboratorio, la ausencia de libros, los usuarios y el personal capacitado para su uso. En general, las menciones de no libros (específicamente que los libros no se usan en los espacios de creación) fueron las más frecuentes (23.53%).

Políticas de permisos en los espacios de fabricación

Se preguntó a los encuestados si habían creado formularios de autorización o permiso para que los usuarios utilizaran su espacio de creación. En general, un número ligeramente mayor de instituciones indicaron que utilizaban formularios de autorización u otros tipos de formularios de permiso (42,31%) que no (38,46%), mientras que el 19,23% no lo especificó.

Recogida de datos estadísticos

A los encuestados se les preguntó si tenían estadísticas sobre su makerspace que pudieran compartir. En general, las instituciones se dividieron casi por igual en cuanto a si estaban actualmente recogiendo estadísticas sobre sus espacios de fabricante con un 38,46% indicando Sí y un 42,31% indicando No, mientras que el 19,23% no lo especificaron.

Usuarios típicos de los Makerspaces

A los encuestados se les pidió que describieran la base de usuarios de su makerspace. En general, las instituciones indicaron con mayor frecuencia que tenían estudiantes de UG (licenciatura) utilizando sus makerspaces (34.55%). Esto fue seguido de cerca por los estudiantes de GR (postgrado) con 25.45% de las instituciones indicando que utilizaban sus espacios.

Receptividad de los usuarios

Se preguntó a los encuestados cuán receptivos eran sus usuarios a su makerspace. En general, la mayoría de las instituciones que respondieron indicaron que sus usuarios fueron receptivos a su makerspace (61.54%). Tanto las instituciones públicas como las privadas estuvieron de acuerdo, y más de la mitad de los encuestados indicaron que sus usuarios fueron receptivos a sus espacios de creación, 59.05% y 75,00% respectivamente.

Distribución del horario de uso del Makerspace

Se pidió a los encuestados que describieran las horas punta de uso de su makerspace. En general, la hora punta más comúnmente mencionada fue la de los días de semana (31.03%). Esto fue seguido de cerca por la tarde (27.59%).

Financiación de Makerspace

A los encuestados se les preguntó si recibían subvenciones u otro tipo de apoyo financiero especial para crear su espacio de fabricación. La mayoría de los encuestados (53.85%) indicaron que recibían apoyo financiero especial fuera de sus líneas presupuestarias típicas de la biblioteca; 30.77%  no lo tuvieron.

Origen del Plan/Idea de crear un Makerspace

A los encuestados se les pidió que describieran cómo su biblioteca llegó a tener un makerspace, los encuestados mencionaron más comúnmente recibir retroalimentación de los grupos de discusión que influyeron en su decisión de agregar un makerspace

Pago de Tarifa de uso dl Makerspace

A los encuestados se les pidió que describieran si sus usuarios tenían que pagar una cuota para usar o crear materiales en su espacio de creación. Las instituciones comúnmente informan de una mezcla de servicios gratuitos y de pago. En general, hubo más menciones a los servicios asociados a la cuota que a los no asociados (53,85%).

Conclusiones

Teniendo en cuenta que el espacio dedicado a los espacios de fabricación en la mayoría de las bibliotecas académicas que respondieron era menos de 1.000 pies cuadrados, los problemas de ruido eran potencialmente un problema tanto de los usuarios como de los equipos utilizados dentro del espacio; sin embargo, sólo un número mínimo de Los encuestados dijeron que el ruido era un problema. Los encuestados mencionaron la importancia de involucrar a las partes interesadas en el proceso de planificación del espacio de fabricación. Es probable que estas actividades hayan sido decisivas para elegir una ubicación para el espacio de fabricación.

La mayoría de las instituciones de ARL, tanto públicas como privadas, que respondieron a la encuesta indicaron que reutilizaban los espacios existentes en lugar de diseñar espacios completamente nuevos para sus espacios de fabricación (91%) Además, la ubicación específica de los makerspaces dentro de las bibliotecas de las instituciones que respondieron variaba. La ubicación de los makerspaces podría depender de varios factores incluyendo, pero no limitado a, consideraciones relacionadas con el ruido, la capacidad de una biblioteca para desplazar los materiales actuales (por ejemplo, estanterías, tecnología, etc. […]), y/o los metros cuadrados necesarios para el makerspace.

El tipo de materiales utilizados en los espacios de fabricación varia mucho entre las universidades. que han implementado makerspaces. Las instituciones fueron igualmente variadas con respecto a las herramientas y el equipo que ofrecieron a los usuarios. Sin embargo, la respuesta más popular fue, con mucho, la inclusión de impresoras 3-D, con 13 instituciones que mencionan este dispositivo como parte de su espacio(s). Mientras que se mencionaron otros dispositivos, como tipos específicos de impresoras o escáneres, y otras tecnologías como dispositivos de realidad virtual y MakerBot Estos artículos se mencionaron con menos frecuencia que las impresoras 3D. Otro tema común fue el uso de muebles nuevos o reutilizados, software, hardware y herramientas.

Aparte de los temas comunes descritos anteriormente, los makerspaces difieren en lo que ofrecen a los usuarios. Por ejemplo, algunos makerspaces tienen costura e impresoras 3D, mientras que otros tienen principalmente tecnología informática con varios paquetes de software. Los investigadores suponen que las diferencias en las herramientas de makerspace reflejan las diferencias en las poblaciones a las que sirven las bibliotecas universitarias. Además, como no hay un conjunto de directrices o definiciones establecidas En lo que respecta a lo que constituye un espacio de fabricación, uno esperaría que las herramientas y materiales fueran variadas.

La forma en que se financian los espacios de fabricación depende de la institución. Estas variaciones probablemente reflejen consideraciones presupuestarias específicas en las bibliotecas e instituciones anfitrionas. En algunos casos, las instituciones mencionaron que se creó una nueva partida presupuestaria para la fundación del espacio. En otros casos, no se estableció ningún nuevo presupuesto. Un poco más de La mitad de todas las instituciones de ARL dijeron que recibieron financiamiento externo, mientras que el resto informó de que utilizaba o redirigía los fondos del presupuesto existente hacia su makerspaces. Fue interesante notar que las instituciones que reportaron recibir financiación externa, más comúnmente cobran a sus usuarios por usar el espacio en algunas servicios específicos, y lo mismo hacen casi el doble de las instituciones que no recibieron financiación externa.