¿Cómo crear un makerspace en una biblioteca escolar?

 

magnatiles

Makerspace Made Easy
BY COLLEEN R. LEE on Knowledge Quest 05/06/2019

Ver origial

 

Muchos bibliotecarios se sienten intimidados por la idea de crear un espacio de creación en su biblioteca. Generalmente se piensa que no se tiene el tiempo o el espacio para crear un makerspace. Crear un makerspace no es tan difícil como parece. La clave es empezar de a poco y construir su espacio de creación paso a paso.

Obtención de materiales

Existen algunos materiales y juegos que se pueden utilizar en un espacio de creadores y que no suponen un coste exageradamente alto tipo el Lego, o los juegos de bloques.

  • Tegu Blocks: a los niños les encanta construir con estos bloques magnéticos de madera. Con este juego los niños pueden crear dibujos usando varios imanes.
  • Juegos de imanes: Estos juegos vienen con varitas, canicas magnéticas, chips magnéticos y muchos otros tipos de imanes.
  • Stick BotsPermita que los estudiantes hagan películas de animación de stop-motion usando estas figuras geniales.
  • Boligrafos 3D: Para aquellos que no estamos listos para dar el salto de obtener una impresora 3D, esta es una alternativa fácil y económica.
  • Magna Tiles: Estas coloridas baldosas son otro gran éxito para mis estudiantes.

 

Se pueden vincular estas actividades en el espacio del fabricante con la literatura. Después de leer un cuento, los estudiantes eligen los materiales de construcción que quieren usar (Legos, Baldosas Magna, Bloques IO, o Bloques Tegu) y se les propone un reto. Por ejemplo, después de leer How to Catch a Leprechaun de Adam Wallace, reté a mis alumnos a construir su propia trampa para duendes. Cada grupo tenía su propio trébol brillante recortado para utilizarlo como cebo para el duende. Después de leer varias versiones del Hombre de Jengibre, reté a mis estudiantes a crear un vehículo que ayudara a su hombre de jengibre a cruzar el río y evitar al zorro.

Deje que los estudiantes se hagan cargo

Muchas veces, mis estudiantes han inventado sus propias ideas sobre el espacio de creación. El año pasado, para nuestra Noche Internacional, transformamos la biblioteca en el Museo Internacional de la Cenicienta. El museo contenía artefactos relacionados con diferentes historias de Cenicienta de todo el mundo. Un grupo de estudiantes de 5º grado preguntó si podían crear el carruaje de Cenicienta. Les di un montón de cartulina, luces del árbol de Navidad, tul y cualquier otra “chatarra” artesanal que tuviera a mano. Este grupo creó un hermoso carruaje en el que los estudiantes de K-2 podían sentarse para tomar fotos! Otro grupo creó un tipi de tamaño natural para The Rough Face Girl de Rafe Martin.

Cada día, estos estudiantes venían durante su tiempo libre para trabajar en sus proyectos. Me sorprendió lo bien que colaboraron para hacer estos complejos artefactos para nuestro museo. Yo sólo proporcioné el espacio y los materiales. Mis estudiantes eligieron sus propios grupos y su proyecto. Mi flexibilidad y mi enfoque de no intervención permitieron a estos estudiantes llevar sus creaciones al siguiente nivel.

Mantenga la simplicidad

No hay una respuesta correcta o incorrecta cuando se trata de espacios de fabricación. Se trata de dejar que los estudiantes creen y sean creativos. Lo admito, mis Stick Bots y mis bolígrafos 3D aún están en sus paquetes. No he tenido tiempo de empezar con ellos, pero está bien. Empieza de forma sencilla. Mira la “basura” que se ha ido acumulando en tu biblioteca. Las revistas y libros desechados por sí solos pueden utilizarse para todo tipo de actividades creativas. Hice que un padre tomara un libro de Calvin y Hobbes desechado y creara hermosos marcadores laminados. Ahora tengo un área de creación de marcadores para que los estudiantes la usen.

Menos es más

La belleza del makerspace es que los estudiantes hacen el trabajo. Como maestros, hemos sido entrenados para tener todos los aspectos de nuestras lecciones planeados a la perfección. Esto no es necesario en el caso de los espacios de fabricación. Una vez que los estudiantes conozcan sus expectativas, déjelos que se diviertan con los materiales. Su flexibilidad permitirá que la creatividad de los estudiantes crezca.