10 años de Little Free Libraries: las casitas de hadas de materiales reciclados para compartir libros

32e656cbedb3103f970b26f56cad979a

Todd Bol, creador del movimiento Little Free Libraries

 

 

La idea de compartir libros libremente en pequeñas en cajas que imitan casas de hadas de vistosos materiales reciclados en los patios delanteros y a los patios de las escuelas, nació en Wisconsin hace 10 años, se ha convertido en una revolución en el intercambio de libros con más de 80.000 lugares de más de 90 países en los que los vecinos comparten libros libremente.

Las pequeñas bibliotecas gratuitas están en todas partes: fuera de las casas, dentro de los centros recreativos, al lado de las cafeterías, en bibliotecas, etc. La primera El primero la colocó Todd Bol en Hudson en un poste frente a la casa de Todd Bol en Hudson, Wisconsin, hace 10 años. La escuela en miniatura que Bol construyó tenía libros gratuitos que cualquiera podía disfrutar. La idea era  homenajear a su padre, que era maestro y que siempre tuvo gran amor por animar a leer a sus alumnos. Lo que fue un éxito a nivel local, se convirtió en un fenómeno mundial con el paso del tiempo. “Puse mi biblioteca y noté que mis vecinos le hablaban como si fuera un cachorrito”, dijo Bol, que falleció de cáncer hace unos años. “Y me di cuenta de que había algún tipo de magia en ello.”

Un año después de instalar su biblioteca, Bol y Rick Brooks, un amigo y socio de negocios, lanzaron Little Free Library, registrándola como una organización sin fines de lucro en 2012. Su objetivo era hacer que los libros estuvieran disponibles más ampliamente y, al mismo tiempo, fortalecer los vínculos dentro de las comunidades.

Se trata de bibliotecas sin bibliotecarios, en las que la gente sin más pone los libros que ya leyó, y que quiere que otros lean, si ningún tipo de registro, ni de transacción, simplemente igual que alguien deja un libro, otro al que le interesa lo coge sin más. Un aspecto que lo diferencia del Bookcrossing, que es la práctica de dejar libros en lugares públicos para que los recojan otros lectores, que después harán lo mismo, previo registro y preparación alguna, tal como explica Margret Aldrich, portavoz de Little Free Library. es “una pequeña biblioteca libre es una caja llena de libros que, cuando los encuentras, puedes llevarte a casa”,  “O si tienes un libro para compartir, puedes dejarlo para que otro lo lea.”

 

2 pensamientos en “10 años de Little Free Libraries: las casitas de hadas de materiales reciclados para compartir libros

  1. Pingback: La venta de libros usados en bibliotecas | Universo Abierto

  2. Pingback: ¿Deben las bibliotecas tirar los libros viejos? Una foto viral de un basurero de Chicago suscita un acalorado debate en los medios sociales | Universo Abierto

Los comentarios están cerrados.