Declaración de Stavanger sobre el Futuro de la Lectura

Boy holds old book and tablet

Declaración de Stavanger

Inglés

El documento recoge los principales hallazgos y recomendaciones del proyecto E-READ (Evolution of Reading in the Age of Digitisation), una iniciativa europea de investigación sobre el impacto de la digitalización en las prácticas lectoras.

 

El proyecto Evolution of Reading in the Age of Digitisation (E-READ) (La Evolución de la Lectura en la Era de la Digitalización) es una iniciativa europea de investigación que ha unido a casi 200 académicos y científicos de toda Europa en el ámbito de la lectura, la edición de textos y la alfabetización, en un esfuerzo conjunto para investigar el impacto de la digitalización sobre las prácticas de lectura. Gran parte de nuestra investigación se ha centrado en cómo los lectores, particularmente los niños y los jóvenes, comprenden y recuerdan los textos escritos cuando usan materiales impresos o materiales digitales. Los miembros de esta Acción COST de investigación financiada por la Unión Europea y otras partes interesadas se reunieron los días 3 y 4 de octubre de 2018 en Stavanger (Noruega) para discutir los principales hallazgos de cuatro años de investigación empírica y debates (2014-2018). La presente Declaración de Stavanger sobre el Futuro de la Lectura representa un sumario de dicho intercambio.

 

Declaración de Stavanger de la Acción COST ‘E-READ’
Sobre el Futuro de la Lectura, 2019

Vivimos en una era caracterizada por una digitalización cada vez más rápida y generalizada. Las tecnologías digitales ofrecen numerosas oportunidades para la producción, acceso, almacenamiento y transmisión de la información, pero al mismo tiempo desafían a una serie de prácticas de lectura bien consolidadas hasta ahora. A lo largo de los últimos cuatro años, un grupo de casi 200 académicos y científicos de toda Europa en el ámbito de la lectura, la edición de textos y la alfabetización han investigado el impacto de la digitalización en las prácticas de lectura.

El papel y las pantallas fomentan, respectivamente, sus propios tipos de procesamiento. En el actual entorno híbrido de lectura en papel y en pantalla necesitamos encontrar las mejores formas de utilizar las ventajas de ambos tipos de tecnologías, para todos los grupos de edad y propósitos.

La investigación en este campo indica que el papel continúa siendo el medio preferido para la lectura de textos largos, especialmente cuando se trata de comprender en profundidad y retener la información, y que dicho medio es el más adecuado para la lectura de textos largos expositivos o informativos. Este tipo de lectura posee un valor incalculable para alcanzar logros cognitivos como la concentración, el desarrollo del vocabulario o la memoria. Por tanto, es importante que la preservemos y promocionemos como uno de los posibles modos de lectura. Asimismo, dado que el uso de las pantallas continúa en crecimiento, descubrir formas para facilitar la lectura en profundidad de textos largos en el medio digital se configura como uno de los retos más urgentes.

Hallazgos más relevantes:

– Las diferencias individuales en talentos, habilidades y predisposiciones dan forma a distintos perfiles de aprendizaje que afectan a la capacidad de los niños para aprender de fuentes digitales y fuentes impresas;

– Las herramientas digitales ofrecen excelentes oportunidades para ajustar la presentación de los textos a las preferencias y necesidades de cada individuo. Se han demostrado sus beneficios para la comprensión y la motivación cuando el entorno de lectura digital es diseñado cuidadosamente teniendo en cuenta al lector;

– Los entornos digitales también suponen desafíos. La tendencia de los lectores a sobrevalorar su capacidad de comprensión es mayor cuando leen en medios digitales que cuando leen en papel, particularmente cuando leen bajo presión temporal, lo que les lleva a leer de forma más superficial y menos concentrados;

– Un meta-estudio que incluye 54 estudios y un total de más de 170.000 participantes demuestra que la comprensión de textos expositivos e informativos es más elevada cuando se lee en papel que cuando se lee en el medio digital, particularmente cuando el lector se encuentra bajo un tiempo de lectura limitado. Una diferencia que desaparece al leer textos narrativos;

– Contrariamente a lo esperable respecto a los llamados ‘nativos digitales’, este efecto de
inferioridad de la lectura digital se ha incrementado a lo largo del tiempo, sin importar
la edad o la experiencia previa con entornos digitales.

– Nuestra cognición encarnada (esto es, el hecho de que las características de todo el cuerpo influyen en qué y cómo aprendemos, qué sabemos o qué podemos hacer) podría contribuir a las diferencias entre la lectura en papel y la lectura digital respecto a la comprensión y retención de la información. Este factor es infravalorado por los lectores, educadores e incluso por los investigadores.

A la luz de los anteriores hallazgos, consistentes con los encontrados en países de otros continentes, hemos formulado las siguientes recomendaciones.

Recomendaciones:
– Es necesario aumentar la investigación sistemática y rigurosa acerca de las condiciones
bajo las cuales aumenta o disminuye el aprendizaje y la comprensión tanto en el medio
impreso como en los entornos digitales.

– Debe enseñarse a los estudiantes estrategias para el dominio en los entornos digitales de la lectura en profundidad y los procesos superiores relacionados con ella. Asimismo, es importante que los centros educativos y sus bibliotecas continúen motivando a los estudiantes para leer libros impresos y que se destine un espacio curricular para ello.

– Los maestros, profesores y otros educadores deben ser conscientes de que, en educación primaria, el intercambio indiscriminado de los materiales impresos, el papel y el lápiz por las tecnologías digitales no es indiferente. A menos que sea acompañado por un desarrollo cuidadoso de las herramientas digitales y de las estrategias de aprendizaje,
puede retrasar el desarrollo de la comprensión lectora y de las habilidades de pensamiento crítico.

– Son necesarias acciones apropiadas para desarrollar mejores pautas y directrices para la implementación de las tecnologías digitales especialmente en educación, pero también
en los medios de comunicación en general. Respecto a la educación, esto implica, por ejemplo, el desarrollo de métodos de instrucción en habilidades de alfabetización digital validados empíricamente (selección, navegación, evaluación e integración de la información encontrada en los medios digitales). Tales habilidades serán aplicables en
multitud de contextos, por ejemplo, al tratar con comunicación gubernamental u otra información pública.

– Los educadores, expertos en lectura, psicólogos y tecnólogos deben trabajar conjuntamente para el desarrollo de herramientas digitales (y el software relacionado) que incorpore la visión aportada por la investigación acerca del procesamiento de la información en la lectura tanto del formato impreso como el digital, incluyendo el rol de la cognición encarnada.

– La investigación futura acerca de materiales para el aprendizaje digital debe implicar una mayor cooperación entre los desarrolladores de tecnología y los investigadores en ciencias sociales y humanidades para ayudar en la promoción de debates públicos acerca de la transformación digital que sean imparciales y basados en la evidencia.

Preguntas para la investigación futura:

Dado el creciente uso de materiales digitales tanto para la educación como para la lectura personal, emergen importantes preguntas acerca del futuro de la lectura, la alfabetización y la permanente importancia de la comunicación textual:

– ¿En qué contextos de lectura y para qué lectores puede ser más fructífero el uso de textos digitales?
– Inversamente, ¿en qué dominios del aprendizaje y la escritura literaria se debe fomentar el medio impreso y abogar por su uso?
– ¿Se está transfiriendo a la lectura en papel la tendencia de la lectura en pantalla hacia una actividad más fragmentada y que implica menos concentración y un procesamiento más superficial?
– ¿Es posible que el exceso de confianza en nuestras habilidades de lectura digital esté amplificando la capacidad de influencia de las noticias falsas y aumentando nuestros sesgos y prejuicios?
– ¿Qué puede hacerse para fomentar un procesamiento más profundo de los textos en general, y cuando son leídos en pantalla en particular?