Microcréditos en alfabetización en la Biblioteca Universitaria de Pennsylvania

spotlight-micro

The Making of a Microcredential
Penn State University Libraries evaluates badge steps with help from artificial intelligence
By Emily Rimland | January 2, 2019

Original

En los últimos dos años, las Bibliotecas de la Universidad Estatal de Pennsylvania han incrementado la adopción de sus microcréditos de alfabetización informativa entre los estudiantes. Las microcréditos -formas transferibles de créditos educativos basados en el rendimiento y codificados con metadatos- no son nuevos; comenzaron usarse en las bibliotecas universitarias alrededor del año 2012. Lo que es diferente en Penn State es que para ayudar a manejar el repentino volumen de solicitudes, los bibliotecarios han recurrido a un nuevo aliado: la inteligencia artificial (IA).

Los títulos y las certificaciones profesionales son valiosos, pero en muchos escenarios es importante y rentable tener una manera de mostrar las habilidades granulares. Las microcredenciales -también conocidas como credenciales digitales o insignias digitales- son métodos de aprendizaje demostrado basados en la competencia que hacen precisamente eso. Por ejemplo, una insignia puede mostrar logros en programación Java o gestión de proyectos, lo que puede ayudar a un candidato a conseguir un ascenso laboral o a obtener una calificación en el aula.

En las Bibliotecas de la Universidad de Penn State, están adoptando y repensando las microcredenciales. Se trata de una oportunidad para ampliar el alcance y profundizar el compromiso de los estudiantes con la alfabetización informativa, y situar a los bibliotecarios como el personal mejor preparado para evaluar estas habilidades esenciales mejorando su reputación en la institución.

El uso de microcréditos en Penn State ha ido en un constante incremento. De 2013 a 2016, se emitieron 160 insignias en total; en el año académico 2017-2018, fueron 3.585. Se atribuye este incremento a una mayor conciencia de la necesidad de estos créditos educativos y como la institución comercializa con éxito los beneficios del programa.

 

cropped-badgeheader2

Microcredenciales -también conocidas como credenciales digitales o insignias digitales-

 

En 2013, cuando esta moneda virtual era bastante nueva, la biblioteca llevó a cabo una encuesta entre empleadores de 10 industrias diferentes para averiguar qué conocimientos básicos de información se traducirían mejor en el mercado laboral. La bibliotecaria de aprendizaje en línea Victoria Raish y Emily Rimland utilizaron los resultados de la encuesta para informar sobre el diseño de actividades para 10 microcréditos que se incluirán en los cursos de educación general. Se crearon insignias para temas de búsqueda, investigación y organización, tales como palabras clave, ética y citas. El objetivo era que, para la graduación, los estudiantes completaran todas las insignias para obtener la “insignia über”, la cual podría ser aprovechada en currículos o en sitios de redes sociales para iniciar una conversación con posibles empleadores. Los que obtienen la credencial incluso tienen control sobre los metadatos que se muestran, como la fecha de obtención, los pasos necesarios para completar la credencial o el trabajo real presentado para obtenerla.

la obtención de credenciales para temas como “Pensamiento crítico” y “Búsqueda inteligente” obligan a evaluar la evidencia que los estudiantes presentan para demostrar que han completado con éxito una serie de pasos. Las pruebas se pueden calificar automáticamente, pero es difícil cuando las preguntas exigen respuestas escritas. En 2017, un equipo de 14 empleados de Penn State evaluó más de 10,000 ejercicios individuales para la obtención de una insignia. La retroalimentación personalizada no se adaptó fácilmente al gran número de envíos, por lo que el personal comenzó a preguntarse si la IA podría ser una solución potencial o parcial.

Se quería mantener a los bibliotecarios en el circuito de retroalimentación, pero se recurrió a IA en algunos aspectos de la evaluación. Por casualidad, la Alianza Nittany AI de Penn State estaba ofreciendo financiación inicial para proyectos internos, por lo que la biblioteca se alió con el College of Information Science and Technology para desarrollar una herramienta que integra capacidades humanas y algorítmicas. El sistema se denomino IA tecnología mArI, en honor a Mary McCammon y Mary Katherine Yntema, las dos primeras profesoras de informática en Penn State.

La tecnología, que se añadió al proceso de microcreditación en beta en 2018, ayuda principalmente de dos maneras. Para los estudiantes, una función llamada Text sobre el objetivo utiliza el aprendizaje automático para comparar las respuestas redactadas con los envíos anteriores, de modo que sepan si es probable que sus respuestas se califiquen con éxito. Para los calificadores, mArI puede detectar la complejidad y el nivel de grado de una respuesta, lo que les permite concentrarse en proporcionar retroalimentación personalizada. La esperanza es que los microcréditos y la inteligencia artificial aumenten el presupuesto educativo de los estudiantes y ahorren tiempo al personal de la biblioteca.