La biblioteca escolar que soñamos: hacia la construcción de una política pública para las bibliotecas escolares

 

la2bbiblioteca2bescolar

La biblioteca escolar que soñamos : hacia la construcción de una política pública para las bibliotecas escolares de Colombia. 1ª. ed. Bogotá : Ministerio de Educación Nacional, 2014.

Texto completo

Diversos estudios internacionales han demostrado que la biblioteca escolar, y todo cuanto se promueve desde ella, resulta crucial en el aprendizaje y los logros académicos de los estudiantes. Algunos resultados indican que los estudiantes no repitentes tienen puntajes significativamente más altos en lectura que los que han repetido en dos o más oportunidades. Adicionalmente, un mejor desempeño en lectura está asociado con leer una gran variedad de textos y disfrutarlos, realizar actividades de lectura en línea, como consultar diccionarios o enciclopedias virtuales, leer la prensa, manejar el correo electrónico, participar en grupos de discusión o buscar y generar información en la web..

Países que cuentan con una política pública de bibliotecas escolares propenden por una articulación cada vez más profunda de estas con la comunidad educativa. Las investigaciones hechas en estos países dan muestras de la obtención de resultados positivos en el logro académico de los estudiantes. Por citar solo una de estas, en el año 2008, la National Comission on Libraries and Information Science (NCLIS) comprobó que diecinueve estados y una provincia de los Estados Unidos habían mejorado los resultados académicos de los estudiantes por el uso de la biblioteca escolar y su relación con el currículo y el cuerpo docente.

Adicionalmente, la Unesco establece que: “La biblioteca escolar es un elemento esencial de cualquier estrategia a largo plazo para alfabetizar, educar, informar y contribuir al desarrollo económico, social y cultural. La biblioteca escolar es de la incumbencia de las autoridades locales, regionales y nacionales, por eso es preciso darle apoyo mediante legislaciones y políticas específicas. Las bibliotecas escolares deben contar con una financiación adecuada para disponer de personal capacitado, materiales, tecnologías e instalaciones.”