El tiempo dedicado a la lectura en EE.UU cae considerablamente respecto al dedicado a Netflix o a Spotify

aa36fe3d8c78dd0650e35e1fae68e3cb-800x500

 

Michael Kozlowsk. “Reading books is on the decline” GoodEreader, 2018

Ver original

La lectura de libros, tanto electronicos como impresos, está en declive y todos los involucrados en la venta al por menor y la industria editorial están tratando de averiguar por qué. ¿La gente simplemente ya no está leyendo por placer y si consumiendo contenido original de Netflix o escuchando Spotify? Lo que se sabe es que entre 2003 y 2016, la cantidad de tiempo que el estadounidense promedio dedica diariamente a la lectura por interés personal bajó de 0.36 horas a 0.29 horas.

 

La Encuesta más reciente de la Oficina de Estadísticas Laborales de los Estados Unidos sobre el Uso del Tiempo encontró una importante disminución en la lectura en el tiempo libre – un sólo el 19% de los estadounidenses mayores de 15 años informaron que leen por placer. Las mayores disminuciones se producen en el grupo de edad de 35 a 44 años. El tiempo que dedican a la televisión y la visión de vídeos por Netflix, que es casi 10 veces la cantidad de tiempo dedicado a la lectura por placer.

american-reading-declines

El Centro de Investigación Pew publicó un informe en marzo de 2018 que encontró que los adultos con ingresos más bajos son “cerca de tres veces más dados que los adultos más acaudalados a no leer libros (36% vs. 13%)” y que aquellos con “un título de bachillerato o menos son cerca de cinco veces más favorables que los graduados universitarios (37% vs. 7%) a no leer libros en ningún formato en el último año”. El número de lectores que no leen libros es mayor entre los hispanos, quienes “son casi el doble de propensos que los blancos (38% vs. 20%) a manifestar no haber leído un libro en los últimos 12 meses. Pero hay diferencias entre los hispanos nacidos dentro y fuera de los Estados Unidos: Aproximadamente la mitad (51%) de los hispanos nacidos en el extranjero reportan no haber leído un libro, comparado con el 22% de los hispanos nacidos en los Estados Unidos”. Mientras que el 28% de los adultos estadounidenses de 50 años de edad y mayores dijeron no haber leído un libro en el último año, esta cifra fue del 20% para los menores de 50 años.

Entre los datos más desgarradores, es que el 33% de los graduados que termina secundaria nunca leen ningún otro libro el resto de sus vidas y el 42% de los graduados universitarios nunca leen otro libro después de la universidad. El 70% de los adultos estadounidenses no han estado en una librería en los últimos cinco años y el 80% de las familias estadounidenses no compraron ni leyeron un libro el año pasado.

Adam Rowe, colaborador de Forbes, informa que según PubTrack Digital de Nielsen, las ventas totales de libros electrónicos fueron de 162 millones en 2017, un 10% menos que los 180 millones del año anterior. Sin embargo, Rowe explica que “esto no significa que se vuelve al libro impreso, y no debería ser considerada una evidencia de un decreciente interés público en los libros electrónicos. Simplemente se lee cada vez menos.

Este año se han publicado varios informe que lamentan que el típico estadounidense simplemente ya no lee por placer. El smartphone siempre está en nuestro bolsillo y mucha gente tiende a leer en él, pero es muy fácil romper la inmersión en la lectura cuando recibes notificaciones de Facebook o Twitter. Netflix constantemente nos da pop-ups acerca de una nueva película original o programa de televisión que acaban de añadir y las alertas de mensajería instantánea son omnipresentes. Los E-Readers ya no son tan populares como antes y Barnes and Noble está almacenando cada vez más juguetes, discos y otros artículos que libros.

 

 

Un pensamiento en “El tiempo dedicado a la lectura en EE.UU cae considerablamente respecto al dedicado a Netflix o a Spotify

  1. Pingback: El impacto del libro en la industria audiovisual – PROYECTO451

Los comentarios están cerrados.