Tendencias clave en bibliotecas universitarias 2018 (ACRL)

 

send-innova-design-solutions-library-concept

2018 top trends in academic libraries. A review of the trends and issues affecting academic libraries in higher education. ACRL Research Planning and Review Committee, 2018

Texto original

 

Cada dos años, el Comité de Planificación y Revisión de la Investigación de la ACRL publica un documento sobre las principales tendencias sobre las bibliotecas en la educación superior. Las principales tendencias de 2018 comparten varios temas generales, incluyendo el impacto de las fuerzas del mercado, la tecnología y el entorno político en las bibliotecas.

 

Editores y proveedores de datos

Los editores y proveedores de bases de datos continúan yendo más allá de sus funciones tradicionales de difusión y distribución de la investigación hacia áreas de descubrimiento enriquecido, análisis, productividad y flujo del trabajo de investigación. En agosto de 2017, Elsevier adquirió el repositorio institucional y la plataforma de publicación bepress. Esta compra siguió a las compras de Elsevier de SSRN y Plum y ejemplifica una tendencia de los principales editores que compran y desarrollan servicios que amplían radicalmente sus capacidades más allá de la publicación.

A medida que estos grandes editores y proveedores prestan más atención a la infraestructura editorial y a los elementos de la comunicación académica, se están convirtiendo en proveedores de servicios completos que prestan apoyo a todos los aspectos del flujo de trabajo de publicación de los académicos, desde el descubrimiento hasta la difusión. Estos cambios podrían tener importantes repercusiones en las editoriales más pequeñas, los proveedores de servicios independientes y las bibliotecas universitarias en los próximos años.

El atractivo de este modelo radica en la racionalización de elementos dispares de la investigación académica y la publicación con un único proveedor que puede coordinar la financiación, la recopilación y el análisis de datos, la colaboración más allá de las fronteras institucionales e internacionales, la redacción, la publicación y la promoción de materiales publicados. Cómo los investigadores encuentran información que impacta el mercado.

Kyle Siler argumenta que es más probable que los investigadores adquieran información a través de búsquedas en línea que a través de la lectura,y si este es el caso, las grandes editoriales tienen la ventaja infraestructural de hacer más visibles los resultados de la investigación. Esto puede parecer un misterio familiar para las bibliotecas: ¿Es esta la nueva versión del “Big Deal”, donde estamos atrapados entre demostrar nuestro valor a los investigadores y determinar compromisos sostenibles con el contenido licenciado y las plataformas?

Un artículo en The Chronicle of Higher Education es uno de los recientes llamamientos a los miembros de la comunidad académica para que estén más informados sobre las decisiones que toman y sean más activos para cambiar este entorno. Los esfuerzos de las instituciones europeas, particularmente en Suecia, Alemania y los Países Bajos, para presentar enfoques alternativos para el acceso abierto y las negociaciones con los principales editores, son otros ejemplos notables de acciones hacia la sostenibilidad del ecosistema de información académica.

Los intentos de cambiar el modelo de pago de las publicaciones académicas también han cobrado fuerza en el movimiento OA2020. Esta es una tendencia que los bibliotecarios deben considerar, ya que podría tener implicaciones significativas para los presupuestos de las colecciones, las suscripciones y las prioridades del campus.

En un esfuerzo por racionalizar el acceso al contenido con licencia y reducir o eliminar la necesidad de que los usuarios recurran a herramientas como SciHub e ResearchGate (amenazados con una demanda), editores, bibliotecarios y otras partes interesadas han estado colaborando en RA21.9 Highwire Press, mientras tanto, se ha asociado con Google Scholar para desarrollar CASA (Campus-Activated Subscriber Access). Estas herramientas proponen un sistema de identidad federado que eliminaría la necesidad de autenticación IP y servidores proxy, permitiendo a los usuarios iniciar la sesión una vez y ser reconocidos en todas las plataformas participantes.

Existen varios problemas en juego en el establecimiento y difusión de los sistemas federados de identidad, entre los que se incluyen 1) los problemas de privacidad asociados con la agregación de esta gran cantidad de datos de los usuarios, 2) los desafíos potenciales para los editores más pequeños que no pueden participar en el proceso federado, y 3) el aumento de las barreras a las que se enfrentan los usuarios en el campus. El acceso y el descubrimiento seguirán siendo una prioridad y un desafío para las bibliotecas, ya que las empresas y los individuos externos desarrollan mecanismos alternativos que se perciben como más fáciles de usar.

Conocimientos básicos sobre noticias e información falsas

Aunque lejos de ser un fenómeno nuevo, las noticias falsas han demostrado ser muy influyentes como término descriptivo y dispositivo retórico. Las noticias falsas desempeñaron un papel importante en las elecciones presidenciales de 2016, y es una frase utilizada con frecuencia por el actual Presidente de los Estados Unidos para socavar los principales medios de comunicación. Las bibliotecas han respondido al problema de las noticias falsas, definidas como desinformación deliberada que se basa en contenidos llamativos o incendiarios para difundirlos ampliamente e influir en otros, promoviendo la alfabetización informativa como medio de verificar la exactitud y credibilidad de la información. Iniciativas como la infografía de la IFLA “How To Spot Fake News” se han vuelto virales y han aparecido en las noticias internacionales.

Las noticias falsas y otras formas de información engañosa presentadas como hechos han llamado la atención sobre los viejos problemas de evaluación de recursos y credibilidad de la información. Los bibliotecarios han respondido rápidamente, y la confianza en la información y las noticias falsas son temas de los próximos estudios de investigación de Project Information Literacy, un libro de ALA Editions, y la edición de primavera de 2018 de Reference and User Services Quarterly. Los bibliotecarios académicos han desarrollado numerosos talleres y guías de investigación dedicadas a la lucha contra las noticias falsas y a la promoción de la alfabetización informativa.

En el futuro, será importante considerar la complejidad de las noticias falsas y los límites de la alfabetización informativa en la lucha contra ellas. Un estudio reciente encontró que las noticias falsas pueden no ser tan profundamente influyentes como se informó anteriormente, afectan principalmente a los lectores hiperpartidistas, y generalmente son utilizadas por los individuos para reforzar lo que quieren creer.. El problema de las noticias falsas no se limita a los hechos, ya que es poco probable que la información por sí sola cambie las creencias de las personas. El impacto del ecosistema mediático bien vale la pena una mayor consideración y acción por parte de la profesión, y abre posibilidades para asociaciones con otras personas en nuestros campus que se enfrentan a las mismas preocupaciones.

Enfoques de gestión de proyectos en bibliotecas

Los principios de gestión de proyectos se centran en un enfoque gradual basado en el trabajo en equipo al abordar proyectos digitales de gran envergadura, lo que permite a las bibliotecas priorizar de manera eficaz y eficiente los modelos de dotación de personal, las colecciones y los presupuestos. La gestión de proyectos se ha convertido en parte del trabajo cotidiano de muchos bibliotecarios universitarios, y la mayoría de ellos han participado en proyectos de tres a ocho en los últimos cinco años. Esto es especialmente cierto en la medida en que las bibliotecas universitarios colaboran en proyectos digitales o involucran a socios institucionales más allá de la biblioteca o el campus.

Michael J. Dulock y Holley Long informan sobre cómo su biblioteca incorporó una metodología de gestión de proyectos adaptada a partir de técnicas utilizadas en el desarrollo ágil de software para entregar objetos y colecciones digitales con recomendaciones para otras bibliotecas. La documentación y visualización del proceso iterativo ha evolucionado desde la edición de grupos con viñetas, textos narrativos y diagramas de Gantt hasta software y aplicaciones de colaboración más robustos que pueden compartirse entre muchos usuarios y varios socios institucionales.

Con una mayor necesidad de los conocimientos y habilidades asociados con los principios formales de gestión de proyectos, muchos profesionales tradicionalmente formados en Biblioteconomía y Ciencias de la Información se encuentran carentes o necesitados de cursos adicionales para familiarizarse o certificarse en gestión de proyectos.

James H. Walther, profesor de administración de información y bibliotecas, examinó las habilidades específicas de la administración de proyectos adaptando el trabajo de los cursos de posgrado para incorporar planes de cursos personales. Brett D. Currier, Rafia Mirza y Jeff Downing proponen que las habilidades de planificación de la gestión de proyectos siempre han existido dentro de las bibliotecas y los bibliotecarios, pero una mayor participación en las iniciativas de humanidades digitales requiere un ajuste a una “mentalidad más holística”, en la que los bibliotecarios “se posicionan como socios colaboradores en los proyectos en lugar de como proveedores de servicios para los proyectos”.

Recursos Educativos Abiertos y Asequibilidad de los libros de texto 

Los Recursos Educativos Abiertos (Open Educational Resources, OER) siguen demostrando su importancia de varias maneras: colecciones sostenibles en bibliotecas, libros de texto asequibles para los estudiantes, nuevas opciones para el desarrollo curricular y vías para la erudición digital. Los desafíos para la adopción por parte del profesorado incluyen la dificultad para encontrar recursos, la falta de recursos en un área temática, la calidad y las actualizaciones del contenido. Estas barreras percibidas pueden convertirse en oportunidades para que los bibliotecarios establezcan asociaciones con el profesorado en el descubrimiento, la promoción y la preservación de los OER.

Para crear una colección sostenible de OER en cualquier medio, los bibliotecarios deben primero identificar las necesidades de los usuarios para apoyar el currículo y la investigación a través de una variedad de prácticas de gestión de colecciones. Al incorporar la educación de adultos en el plan de estudios, los bibliotecarios tienen la oportunidad única de desarrollar colaboraciones con el profesorado, los bibliotecarios de las materias y los tecnólogos para ayudar a determinar qué recursos de educación de adultos están disponibles, evaluar su calidad y añadir estos materiales al sistema de gestión del curso (CMS).

Los bibliotecarios también han promovido la adopción de los OER a través de programas de concesión de subvenciones y de asistencia en el desarrollo y la publicación de OER. La producción de OER puede ser un objetivo para los esfuerzos de publicación en las bibliotecas, aprovechando los esfuerzos de promoción a través de la biblioteca y publicando la experiencia a través de la prensa universitaria para reducir los costos para los estudiantes, a la vez que se muestran las fortalezas de la investigación y la enseñanza en una universidad.

Las bibliotecas no son el único grupo que aboga por los OER y la asequibilidad de los libros de texto. Hay numerosos socios en el campus, incluyendo estudiantes. Para ayudar a los estudiantes a controlar el costo de su educación y alentar a los profesores a elegir opciones asequibles, algunas escuelas incluyen personas de apoyo en sus sistemas de inscripción en cursos para indicar cursos con textos requeridos de bajo costo y de costo cero.

Varias bibliotecas también están aprovechando el contenido de sus libros electrónicos para apoyar las iniciativas de asequibilidad de los libros de texto. Estas iniciativas se centran en proporcionar acceso electrónico a los textos de los cursos, así como en ofrecer a los profesores la posibilidad de considerar y seleccionar los títulos de libros electrónicos disponibles para el uso de los cursos. Las limitaciones del mercado, como las restricciones de DRM y los inicios de sesión y el software necesarios que los usuarios pueden no haber instalado ya, son impedimentos para la implementación.

Estos enfoques son una evolución de las funciones tradicionales de la edición tradicional y electrónica de la biblioteca, y aprovechan el contenido que la biblioteca ha licenciado, creando una oportunidad para concienzar sobre el valor de la biblioteca.

 

Análisis del aprendizaje, recopilación de datos e inquietudes éticas

El uso de la analítica de aprendizaje, que implica la extracción y el análisis de los datos de los estudiantes para hacer mejoras o predicciones basadas en el comportamiento de los estudiantes en el pasado, se ha intensificado en toda la educación superior. Las bibliotecas universitarias son parte de esta tendencia, vinculando el uso de los materiales y servicios de la biblioteca a las medidas de rendimiento de los estudiantes, tales como el GPA y las tasas de retención. Algunos bibliotecarios y administradores consideran que el uso de la analítica de aprendizaje es una herramienta prometedora para lograr resultados positivos para los estudiantes y las instituciones, así como para ilustrar las maneras en que las bibliotecas universitarias contribuyen a la productividad institucional y al rendimiento académico. El informe de Impacto de la Biblioteca Universitaria de la ACRL ACRL Academic Library Impact  aboga por trabajar con las partes interesadas para “analizar estadísticamente y predecir el aprendizaje y el éxito de los estudiantes basándose en análisis compartidos”

Sin embargo, la analítica de aprendizaje puede plantear conflictos significativos con el Código de Ética de ALA y “compromisos profesionales para promover la libertad intelectual, proteger la privacidad y confidencialidad de los usuarios y equilibrar los intereses de propiedad intelectual entre los usuarios de la biblioteca, sus instituciones y los creadores y vendedores de contenido”.

A través de la educación superior, se están planteando preocupaciones sobre la reducción del aprendizaje y las experiencias de los estudiantes a un conjunto de variables y el uso de datos para identificar a los estudiantes “en riesgo”. Las dimensiones éticas de la participación en esta área serán cada vez más importantes a medida que avance la participación de la universidad y la biblioteca de investigación en los programas de análisis.

Los bibliotecarios y otros profesionales de la información han expresado su preocupación por la forma en que los datos de los usuarios son capturados por las herramientas de descubrimiento de bibliotecas y, en particular, cómo y con quién se comparten. Las bibliotecas buscan proporcionar servicios más refinados y eficientes (marketing, interfaces de descubrimiento, uso de colecciones), pero estas mejoras pueden ser generadas o informadas a través del análisis de la actividad del usuario, estableciéndose una contradicción entre el servicio del usuario y la privacidad del usuario. Por ejemplo, los servidores proxy pueden involucrar la recolección de identificaciones de usuario (e información demográfica asociada, y relacionarlas con el uso de recursos provenientes de ese usuario. Las cuestiones relativas a la privacidad y la agregación y retención de datos deben considerarse y equilibrarse con la mejora de los servicios de la biblioteca, y a menudo requieren comunicaciones sostenidas entre la TICs del campus y la biblioteca.

 

Gestión de datos de investigación, minería de textos y ciencia de datos

Con el crecimiento de las necesidades de la ciencia de los datos y de la investigación cuantitativa, los responsables de la recopilación se han comprometido a establecer directrices y mejores prácticas más definidas para la adquisición de conjuntos de datos espaciales y cuantitativos independientes. Las fuentes de datos van ahora más allá de los datos textuales y numéricos, extendiéndose a los datos multimedia, los datos de los medios sociales y los datos de hipertexto e hipermedia.

Las técnicas y métodos de minería de datos relevantes van desde la extracción de información, la recuperación de información, el procesamiento del lenguaje natural, la clasificación y la agrupación hasta diferentes formas de resumen de texto

Los conjuntos de datos poseen sus propios conjuntos de desafíos de adquisición y administración, incluyendo restricciones de licencias, acceso y propiedad, soporte, mantenimiento, descubrimiento y costo. Algunas bibliotecas están empezando a ofrecer líneas de financiación más seguras y dedicadas a la gestión de datos de investigación. La mayoría de las bibliotecas están determinando la mejor manera de gestionar, financiar y desarrollar estas pequeñas colecciones de conjuntos de datos.

Existen desafíos para el bibliotecario y el investigador, ya que las fuentes de datos generalmente se encuentran en silos y utilizan diferentes estándares, lo que dificulta la integración de datos. Cuando se trata de conjuntos de datos que contienen información delicada, como datos de medios sociales, datos empresariales y datos de salud, las técnicas de preservación de la privacidad deben aplicarse cuidadosamente a lo largo de las etapas de integración, intercambio y procesamiento de datos.

El acceso a los datos sigue siendo un reto importante. Muchos conjuntos de datos están protegidos por derechos de autor, y los derechos de uso legítimo podrían estar limitados por licencias. Todavía existe una variedad de enfoques entre los proveedores para el acceso a sus respectivos corpus de datos/texto, que pueden o no estar en línea con las mejores prácticas de la biblioteca o con las capacidades técnicas de la biblioteca (por ejemplo, servidores dedicados para el almacenamiento o el desarrollo de los requisitos de contenido que deben soportar los recursos de los desarrolladores locales).

Los bibliotecarios pueden ayudar a los investigadores aclarando los aspectos jurídicos y negociando los permisos de licencia con los editores. Mediante la creación de guías sobre herramientas y métodos de extracción de textos y datos y el suministro de información sobre las bases de datos y las fuentes de datos de las bibliotecas, los bibliotecarios apoyan la formación y el conocimiento de los recursos y herramientas de datos que adquieren. Los bibliotecarios y los técnicos bibliotecarios también prestan apoyo en áreas como la digitalización, la extracción de datos, la preparación de datos e incluso la elaboración de modelos para el análisis de datos. Al final de los proyectos de extracción de textos y datos, las bibliotecas pueden ayudar a preservar los conjuntos de datos para su reutilización, ayudar a los investigadores a contribuir a los conjuntos de datos de acceso abierto y registrar los metadatos para su descubrimiento.

El establecimiento de programas de ciencias de la información en numerosas instituciones ha llevado a la necesidad de que los bibliotecarios adapten e integren la creciente experiencia en gestión, accesibilidad y temas técnicos para apoyar a los científicos de la información. Las asociaciones profesionales y los programas de ciencias de la información deben continuar ampliando y mejorando la capacitación en gestión y análisis de datos para preparar a los bibliotecarios en el uso y tratamiento de grandes preguntas sobre datos con colegas y usuarios.

Desarrollo de modelos de adquisición

Las pautas de adquisición en función de la demanda siguen evolucionando a medida que la mayoría de las editoriales han modificado, restringido o eliminado sus opciones de préstamos a corto plazo (en particular para los títulos más demandados). Estos cambios en el mercado y las respuestas de los editores a las pérdidas de ingresos han puesto en tela de juicio la sostenibilidad y el atractivo de un libro electrónico.

Una opción más viable para numerosas bibliotecas ha sido comprometerse con los proveedores de bibliotecas establecidos para nuevos planes que eliminen el modelo tradicional y proporcionen acceso sin DRM (gestión de derechos digitales) a los títulos de uso en bibliotecas universitarias. Aunque el corpus de títulos, en particular los títulos de primera línea, sigue siendo limitado, los agregadores están trabajando para proporcionar más opciones libres de DRM,, para la compra a través de intermediarios de libros.

Más allá de los libros electrónicos, los nuevos planes de vídeo en tiempo real se han vuelto cada vez más populares para satisfacer la demanda de contenido en tiempo real.

El modelo de adquisiciones basado en la evidencia (EBM) es un desarrollo más reciente, en el cual las bibliotecas establecen un compromiso financiero inicial con una lista de títulos de los editores, y posteriormente eligen una cantidad acordada de títulos para la propiedad perpetua. Si bien este modelo es atractivo tanto para las bibliotecas como para los editores, las principales preocupaciones del modelo EBA son: 1) la posible necesidad de un compromiso anual a largo plazo, debido a las posibles variaciones en el uso de libros electrónicos por disciplina, y 2) la necesidad de estadísticas sólidas de uso para la toma de decisiones.

 

Políticas de desarrollo de colecciones de acceso abierto y planes de financiación

La financiación de las iniciativas de acceso abierto, incluido el apoyo a las tasas de procesamiento de artículos (APCs) constituye un reto permanente para los presupuestos y las políticas de acceso. David W. Lewis ha suscitado a las bibliotecas que consideren la posibilidad de dedicar el 2,5% de sus presupuestos a apoyar la infraestructura de acceso abierto. Dependiendo de cómo se defina la inversión en acceso abierto  y del presupuesto de cada biblioteca, el 2,5% podría tener un impacto sustancial sobre el presupuesto dedicado a colecciones.

Acumulativamente, si muchas bibliotecas dedicasen el 2,5%, este podría tener un impacto sustancial en las iniciativas de acceso abierto. Por lo tanto, incumbe a las bibliotecas, en particular a los administradores de colecciones, establecer políticas claras que esbocen parámetros para el apoyo y la financiación de iniciativas y programas específicos de acceso abierto.  Además, hay un debate cada vez más amplio sobre cómo incorporar los avances en materia de acceso abierto en la toma de decisiones sobre colecciones, en particular, en relación con los presupuestos dedicados a la adquisición de revistas cada vez mayores (una medida de coste por descarga ajustada al acceso abierto propuesta por Kristin Antelman)

 

Colecciones de impresas 

Varias  iniciativas de preservación de materiales impresos a gran escala se encuentran en diversas etapas de desarrollo, incluyendo el Programa HathiTrust, que ha acumulado compromisos de preservación de más de 4,8 millones de volúmenes de instituciones miembro. Al mismo tiempo que las bibliotecas digitalizan colecciones y compran más en formato electrónico, se debate en la profesión acerca de cómo gestionar, promocionar e involucrar a los usuarios con la colección impresa de la biblioteca. El informe de la Universidad Estatal de Arizona sobre el futuro de las colecciones de las bibliotecas universitaria, financiado por la Fundación Andrew W. Mellon, comienza a explorar posibles enfoques para adaptar, diversificar y comercializar mejor la colección impresa local, e incluye materiales y herramientas para ayudar a guiar a las bibliotecas. Curiosamente, se están utilizando algunas medidas tradicionales, como el uso interno, para comprender mejor el compromiso de los usuarios con las colecciones in situ.

 

Anuncios

Un pensamiento en “Tendencias clave en bibliotecas universitarias 2018 (ACRL)

  1. Pingback: Tendencias clave en bibliotecas universitarias 2018 (ACRL) | Boletín DIB: De interés para el bibliotecario.

Los comentarios están cerrados.