Un 15% de las revisiones científicas de las revistas denuncias hechas por Retraction Watch son fraudulentas

 
 

Basado en

Academic journals are facing a battle to weed out fake peer reviews. By Aja Romano. The Daily Dot – Aug 21, 2015, 8:30am

 

Cada vez son más las estafas que están enmascarando publicaciones que no lo son como revistas científicas que requieren del pago para aceptar y publicar trabajos sin ningún tipo de revisión por pares. Estas revistas son generalmente fáciles de detectar. Pero ahora hay un nuevo problema: el propio proceso de revisión por pares está siendo “hackeado” gracias a los servicios de terceros a los que se paga para fabricar falsas revisiones por pares.

La condición sine quanum para que consideremos que una revista es científica es que haya sido sometida a un proceso de revisión por parte de expertos o pares. El proceso de revisión por pares es crucial para la integridad de las publicaciones académicas, y es una tarea clave para asegurar que la información que se publica se ha examinado a fondo y es lo más precisa posible. Si una revista afirma que los documentos que publica son revisadas por expertos, se supone que este hecho proporciona  a los lectores un grado de confianza de que un grupo de expertos ha evaluado los contenidos que se publican en la misma, y que han pasado un examen concienzudo.

El proceso de revisión científica da validez como tal a una investigación, el desarrollo del proceso de revisión lo lleva a cabo el comité científico de la revista o publicación. El comité científico en general es designado por el editor de la revista entre aquellos expertos más cualificados o con mayor experiencia en ese área de conocimiento.  Cuando un autor envía un original a una revista, el editor designa a dos o tres de esos expertos para que revisen la calidad de la publicación; normalmente este proceso se lleva a cabo por lo que se denomina doble ciego; es decir los revisores no saben quién es el autor de la publicación y a la viceversa, el investigador desconoce quienes son los que hacen la revisión de su publicación. Cuando el comité científico emite el juicio de evaluación normalmente se dan tres posibilidades.

1. Publicación del artículo sin modificaciones

2. Aceptación del artículo con modificaciones

3. Rechazo

En resumen los revisores analizan la metodología de investigación utilizada en el trabajo y hacen sugerencias para mejorar y optimizar la calidad de lo publicado. También pueden optar por rechazar un trabajo si la investigación es poco sólida. y como vimos anteriormente los revisores normalmente no tienen contacto directo con los investigadores, si no que les comunican sus comentarios, críticas y preocupaciones por medio de los editores de la revista, sea directamente o a través de la plataforma de la revista (OJS), que luego son quienes deciden finalmente si aceptan o no el documento para su publicación en base al consenso respecto al juicio emitido por aquellos otros. En el caso de que haya una diferencia fuerte de criterio entre ambos revisores se designa a un tercero.

La presencia de entidades falsas que fingen validar la investigación no es nuevo en el mundo académico, pero en los últimos años  con el auge del libre acceso, los falsos informes de investigación fraudulenta han ido siendo objeto cada vez de más atención. El hecho de que el nombre del revisor asignado a un trabajo suene legítimo no quiere decir que en realidad lo sea. Según una noticia aparecida esta semana en The Dai ly Dot, no es ningún secreto que cualquiera puede fingir casi todo en Internet: referencias falsas de trabajos, noticias falsas, falsas audiencias, falsas credenciales académicas y ciencia falsa. Incluso las revistas universitarias que distribuyen importantes investigaciones de universidades de todo el mundo comienzan a ser objeto de estos mismos tipos de influencias, ya que en los últimos años es bastante frecuente encontrar revistas evaluadas por falsos revisores que proliferan en el mundo académico, según Retraction Watch una página web dedicada a la vigilancia científica al menos un total de 250 revistas de este tipo han sido denunciadas en los últimos tres años.

La tendencia reciente que permite a los autores del original e incluso a los propios revisores recomendar a otros investigadores para hacer revisiones por pares de su trabajo ha sido en parte el factor desencadenante de la corrupción en el sistema. En algunos casos incluso se está produciendo el robo de identidad, ya que los pares falsos suelen utilizar nombres de importantes científicos pertenecientes al área de investigación del documento a revisar, sin que los verdaderos científicos sepan que su identidad ha sido robada y está siendo utilizada para la emisión de opiniones falsas sobre una investigación a evaluar.

El proceso está mucho más extendido de lo que podríamos creer en un principio. El número total de documentos con revisiones por pares falsos desde 2012 sólo representa el 15 por ciento del número total de las denuncias hechas por Retraction Watch, una cifra relativamente importante respecto a miles de artículos científicos que se publican cada año en el que además se han visto implicadas importantes firmas editoriales. En el último año la revista Nature informó que parte de su plataforma, un software de gestión y publicación de servicios llamado ScholarOne, había sido utilizado para enlazar a más de un centenar de cuentas falsas de falsos revisores, las cuales redirecionaban  de nuevo a un único autor en Taiwán. Incluso sistemas tan sólidos como el de Elsevier también son vulnerable, aunque se sabe que esta importante editorial está trabajando para no permitir a los usuarios agregar cuentas fraudulentas, o hackear cuentas de editores y asignarlas a  colaboradores fraudulentos.

La buena noticia es que a medida que han ido apareciendo falsas revisiones científicas también lo han hecho los sitios de vigilancia que identifican revistas que ofrecen revisiones por pares falsos, e incluso en algunos casos de estafas por parte de revisores reales que ofrecen a los autores buenas críticas a cambio de dinero para crear reseñas falsas.

Todo esto tiene importantes daños colaterales para muchos autores, ya que muchos de los trabajos de investigación que aparecen en estas revistas fraudulentas son legítimos, y sus autores no tienen nada que ver con el falso proceso de revisión por pares, de modo que estos autores son víctimas de esta pantomima de sistema de revisión por pares, y una vez que sus documentos se retraen, será muy difícil para ellos volver a dar a conocer los resultados de su trabajo legítimos de investigación.

 

Anuncios

4 pensamientos en “Un 15% de las revisiones científicas de las revistas denuncias hechas por Retraction Watch son fraudulentas

  1. Pingback: Los avances en la revisión por pares | Universo Abierto

  2. Pingback: Un 15% de las revisiones científicas de las revistas denuncias hechas por Retraction Watch son fraudulentas | Valor de cambio

  3. Pingback: Revisión científica: monográfico | Universo Abierto

  4. Pingback: Revistas depredadoras: soluciones para detener la “Corrupción de la Ciencia” | Universo Abierto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s